jueves, 10 de septiembre de 2009

Coronita intocable y más cortinas de humo

En el día de hoy, mientras se realizaba una cumbre opositora nada menos que en el despacho de Julio Cobos en el Senado de la Nación para criticar el proyecto oficialista que ataca a los multimedios, inspectores de la Administración Federal de Ingresos Públicos se llegaron a la sede del Diario Clarín, ubicado en la Ciudad de Buenos Aires.

Las cámaras de televisión del canal Todo Noticias, perteneciente a ese polémico grupo, estuvieron registrando en vivo la tarea de los funcionarios públicos a quienes los cronistas interpelaban agresivamente. Como era de esperarse, Clarín se victimizó de esta movida que habría estado digitada directamente desde la Casa Rosada y encontró la "solidaridad" de medios pertenecientes a otros grupos económicos, especialmente América Noticias, que pertenece al holding de empresas que lidera el reelecto Diputado Nacional Francisco De Narváez.

Los empleados de la A.F.I.P. se dispusieron a realizar inspecciones impositivas, previsionales y de seguridad social. Sabido es que, especialmente en el Diario Olé, se emplea periodistas a los que les paga en negro. Según el Grupo Clarín, habrían sido casi 200 personas que llegaron a auditar las cuentas del mencionado multimedio.

Todo configuró un confuso episodio, ya que horas más tarde cuando Ricardo Echegaray, titular de la AFIP, envió un escrito a Ricardo Kirschbaum, editor general del Diario Clarín, en donde manifiesta que él no ordenó ese operativo. Para ¿congraciarse? con Magneto, Noble & Cia., Echegaray dispuso el "sumario administrativo" de dos supervisores que habrían sido los responsables de esta circense investigación (¿esos supervisores serían echados por haber cumplido con su deber o porque habrían sido "contratados" por Clarín para este montaje?). Los medios de Clarín hablaron de que Echegaray habría pedido "disculpas" a Clarín, cuando en el escrito nada se lee al respecto...

Quien rápidamente pegó el grito en el cielo por la "intimidación" a Clarín fue la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), quien se lamentó de que "le quedó el sabor amargo que deja la sospecha de la persecución”. Lo que diga ADEPA no es para tomarlo muy en serio porque sus principales directivos pertenecen a multimedios y, por ende, todo avance sobre los espúreos intereses de esos grupos económicos serán velozmente etiquetados como "ataques a la libertad de prensa".

Aparentemente, Néstor Kirchner y Cristina Fernández se han tomado muy en serio la guerra contra el grupo que lideran Héctor Nagneto y Ernestina Herrera de Noble. El kirchnerismo ha presentado una ley nueva que apunta a menoscabar seriamente el poder de los inescrupulosos grupos económicos que lucran informando y desinformando según sus mezquinos intereses. Teniendo en cuenta que a partir del próximo 10 de diciembre el Congreso de la Nación se renovará, la Presidente Cristina Fernández está apurando a sus legisladores para que aprueben rápidamente a esta controversial Ley antes de que termine este periodo legislativo. El Gobierno Nacional quiere pasar a retiro a estos mercaderes de la realidad... pero nada nos asegura que quienes vaya a ocupar su lugar no sean otros empresarios tan o más corruptos que los que actualmente son propietarios de los principales medios de la Argentina.

Actualmente, el Gobierno Nacional está lanzando una agresiva campaña comunicacional para impulsar su propia Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. La medida de hacer que la televisación del fútbol argentino sea gratuita ha sido un golpe eficaz en la opinión pública en el sentido de que, al tratarse de un deporte masivo y el principal entretenimiento popular, la mayoría del pueblo argentino vé con buenos ojos que se haya deshecho el negocio de un monopolio.

Vuelvo a insistir en un concepto: los principales medios periodísticos de la Argentina actúan siempre corporativamente, es decir, se cubren unos con otros para quedar siempre impúnes de todos sus crímenes. Con total liviandad, los multimedios nos imponen sus propias agendas de temas: hoy es noticia tal cosa y, cuando deje ser conveniente, mañana tendremos otra sobre el tapete. Tienen el poder para poner en foco determinados aspectos de la realidad que solo a ellos les conviene, como así también ensalzan y crucifican a las personas que ellos se les antoja.

Desde hacen varias décadas, el Diario Clarín es el medio más influyente de la Argentina. Sus directivos han tenido siempre fluidas relaciones con los gobiernos de turno, de quienes han tenido ciertos favores que permitieron llevar a cabo su perversa expansión. Principalmente, los Presidentes Raúl Alfonsín y Carlos Menem fueron los más condescendientes con este Grupo.

Pareciera que no está permitido investigar a Clarín porque, si se hace, la corporación mediática reacciona histéricamente clamando por la "libertad de prensa". En su edición on line, Clarín habla de intimidación y amenazas, que serían en represalia porque este medio publicó una noticia sobre una decisión de la O.N.C.C.A. (Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario), administrada por Echegaray, se pagaron más de 10 millones de pesos en subsidios a una empresa sin habilitación.

Claro que ellos mismos nada dicen de cómo esclavizan la libertad de prensa de sus periodistas, quienes no pueden opinar distinto a los intereses de sus empleadores. Claro que ellos mismos nada dicen de cómo se han convertido en voraces devoradores de sus competidores al comprar señales de cable, señales de radio, proveedores de Internet y haber prohibido que sus colegas puedan filmar el fútbol nacional.

Quedan mis serias dudas de que este operativo haya sido digitado desde Casa de Gobierno porque, finalmente, favorece la imagen pública de Clarín que quiere disfrazarse de víctima cuando todos sabemos que, como multimedio que es, ha sido muchas veces un vil deformador de la realidad. Clarín fue quien habló de ¡200! inspectores, varios de ellos habrían rodeado la manzana de su edificio (¿?) ... pero nadie los contó efectivamente ni fue por las inmediaciones de sus instalaciones para comprobar la existencia de esos "malvados" inspectores que esperaban al acecho vaya a saber uno qué cosa. Debido a que el apoyo popular no les es suficiente, Clarín está pergueñando situaciones como la vivida en la tarde de hoy para mostrarse ante la sociedad como una nueva víctima del totalitarismo de la Presidente Fernández.

Desde hacen varias semanas, el Grupo Clarín, a través de sus medios, está protegiendo su "kiosco" trabajando arduamente para impedir el avance de la nueva Ley de Radiodifusión. Sus principales directivos están haciendo lobbies con los principales dirigentes opositores (Cobos, Macri, Solá, De Narváez, Stolbizer y Carrió) para frenar esa Ley al precio que sea. La estrategia opositora, instigada por el Grupo Clarín, es postergar la discusión de esta Ley para después de que asuman los nuevos congresales argumentando que se está actualmente en un periodo de transición en el Poder Legislativo de la Nación; ellos saben perfectamente que después del 10 de diciembre, al Gobierno Nacional se le hará cuesta arriba hacer que el Congreso apruebe sus iniciativas debido a que perderán hegemonía.

Kirchner esgrime a la AFIP como un factor clave en su juego, ya que puede amedrentar a Clarín sacando a la luz varios trapitos al sol de esos paladines del "periodismo independiente". Por su parte, Clarín se juega al desgaste del oficialismo y pone sus fichas a que Julio Cobos y la gente de Unión-PRO finalmente aborten el desbaratamiento de los multimedios.

No es mi intención ponerme del lado del kirchnerismo, pero me molesta mucho la maldita victimización de Clarín. A este grupo económico (como a todos los multimedios) no le interesa cumplir con el noble rol social de informar a la opinión pública, su misión es enriquecerse más y más manipulando la realidad en función a sus mezquindades.

Con la nueva Ley, ojalá no solo se favorezca la libertad de prensa para que el periodismo deje de ser un vil negocio, sino que también impulse la libertad para infomarnos para todos los argentinos.

6 comentarios:

Irma dijo...

Es verdad que algunos no quieren ninguna ley? y hay otros que quieren retoques no todo? el gobernador de San Luis anoche dijo que esto no debe debatir el congreso si no cada provincia, que eso está en la constitución y lo leyó, no entiendo nada....

Anónimo dijo...

Nota correspondiente a la publicación del día Viernes de 11 de Setiembre de 2009

19:20 - POLITICA

Víctor Hugo expuso su postura: "A los multimedios les importa el poder que acumulan"


El periodista se pronunció esta tarde a favor de la ley de Comunicación Audiovisual que se debate en el Congreso y cuestionó a los multimedios, al sostener que "les importa el poder que acumulan". "Los que se oponen a esta ley son los mismos que efectuaron el robo que durante 15 años se hizo del fútbol", aseguró.

El periodista Víctor Hugo Morales se pronunció hoy a favor de la ley de Comunicación Audiovisual que se debate en el Congreso y cuestionó a los multimedios, al sostener que "les importa el poder que acumulan".

"Hay una oportunidad maravillosa para que se convierta en ley" el proyecto del Poder Ejecutivo, aseguró el periodista al exponer su postura a favor de la iniciativa oficial, en el marco de la cuarta y última audiencia pública que se desarrolla en la Cámara de Diputados.

Durante su exposición, Morales añadió que "los que se oponen a esta ley son los mismos que efectuaron el robo que durante 15 años se hizo del fútbol" y se preguntó "a qué se oponen los que se oponen y al servicio de quién se oponen".

El relator de fútbol criticó al Grupo Clarín al señalar que "cuando una empresa pretendía poner avisos en otros diarios les decían que si lo hacían perdían la posibilidad de publicar en Clarín; por eso digo que les importa el poder que acumulan y el que destruyen”.

"En su momento se negaban a dar el fútbol de la selección por canal abierto y yo, como periodista deportivo, fui testigo del robo que durante 15 años hicieron del fútbol; una estafa no sólo contra el fútbol, sino contra millones de personas”, agregó.

Añadió que "tener –las trasmisiones- de fútbol les permitió comprar radios para ir destruyéndolas; querían generar trasmisiones y trasmisiones para ver flaquear a los que no tenían los medios para sostenerse”.

En relación al contrato con la AFA para la trasmisión del fútbol dijo que "son cinco papeles que nunca vio ningún dirigente de ningún club” y que, en base a ello, juntaron cadenas de TV por cable de todo el país y dijeron ‘tenemos un negocio tan bueno que lo vamos a poner en la bolsa’”.

Además, Morales cuestionó a quiénes quieren postergar el debate hasta después del 10 de diciembre al considerar que "sólo quieren que pase la oportunidad” y señaló que "ésta es una oportunidad maravillosa para que el proyecto sea ley”.

Sin embargo, sostuvo que, igualmente, "el proyecto puede ser perceptible” y dijo que no cree "que sean tan sonsos como para privarse de que la ley se vote, sólo para beneficiar a alguien”.

Al referirse a la posible incidencia de los gobiernos en la autoridad de aplicación de la norma, el periodista explicó que "los gobiernos cambian” y que, a los que no se puede cambiar desde el pueblo, "es a esos poderes que desconocemos, a esos poderes económicos”.

Por último, Víctor Hugo se preguntó: "¿a quiénes defienden? y "¿para quién trabajan los que se oponen?, si hay aspectos conversables para mejorarlas”.

(http://www.telam.com.ar/vernota.php?tipo=N&idPub=160733&id=313059&dis=1&sec=1)

Pablo de Córdoba dijo...

Quién es Héctor Magnetto

http://wap.perfil.com/contenidos/2009/09/05/noticia_0031.html

Pablo de Córdoba dijo...

Extracto. Artículo completo (http://www.revistadebate.com.ar/2009/09/11/2281.php)

Los “climas” de opinión son una variable central de la política democrática contemporánea. Lo son en todo el mundo, pero su peso es, en cada país, inversamente proporcional a la consistencia de los partidos políticos para administrar los tiempos de la disputa por el poder.
En nuestro país, el sistema de partidos, si bien no estalló instantáneamente como el de Venezuela o Bolivia ante crisis de parecida radicalidad, no ha logrado estabilizarse y proveer mínimos marcos de previsibilidad a la lucha política. El vacío que dejan los partidos tiende a ser ocupado por la escena mediática, y la relación de fuerzas es sistemáticamente medida por los sondeos de opinión que conforman una suerte de “mercado a futuro” de la competencia política. No es ajena a esta realidad la puja por la reglamentación del funcionamiento de los medios audiovisuales: detrás de la bandera de la “libertad de prensa”, las grandes empresas mediáticas defienden su centralidad en la fijación de la agenda, como un recurso fundamental de poder. Pretenden ser la única rama de la actividad económica en la que no rija regulación alguna y, al servicio de la defensa de esa prerrogativa, ejercen abiertamente todo tipo de extorsiones. Para algunos observadores, la tendencia a la mediatización y espectacularización de la política es tan profunda que llegan a dudar de la existencia de los partidos y a hipotetizar una vida política sin partidos.
Lo que ocurre en nuestro país desde el 28 de junio pone en duda el carácter absoluto e incontestable del dominio del estado de la opinión sobre la conducta de los actores. No sin irritación, los propios comentaristas, encarnizadamente enfrentados con el Gobierno, registran lo que consideran vacilaciones o falta de iniciativas de los líderes de la oposición. Describen cómo el kirchnerismo ocupa espacios, fija gran parte de la agenda y construye escenarios de conflicto en los que las oposiciones pasan a funcionar reactivamente, articulando sus libretos políticos sobre la base del repertorio mediático. Es decir, recitan un guión que no construyen y quedan en un segundo plano respecto de la hiperactividad de las corporaciones que batallan contra el Gobierno. Así ocurrió con el conflicto agrario, así ocurre hoy, en escala ampliada, con el proceso de discusión del proyecto gubernamental sobre comunicación audiovisual.

mario dijo...

Irma

Coincido con vos en el sentido de que esta ley debe ser más debatida y n oser tratada prácticamente a "libro cerrado" como lo está haciendo el kirchnerismo en el Congreso de la Nación.

Te comento que Alberto Rodríguez Saá n otiene autoridad moral para hablar de "libertad de prensa" porque es lamentable la censura que hay en San Luis.

Saludos.



Pablo:

Si bien tiene varios puntos poditivos, la ley de servicios de comunicación audiiovisula hace agua por varios lados.

No me parece eso de que las licencias sean renovables a corto plazo ya que habiklitaría al Estado Nacional a retirar licencias a aquellos que no les guste como opinan, al mejor estilo Chávez. ME parece bárbaro que desbaraten el corrosivo Grupo Clarín pero, por suerte sacaron lo de la intromisión de Telecom, porque parece que los Kirchner querían servirle en bandeja a sus amigos empresarios.

Saludos.

Julio-Debate Popular dijo...

Dios te oiga, pero también hay que decir que si bien los que informan pueden llegar a manipular a la gente, en los tiempos de hoy es muy difícil que eso ocurra por la velocidad que se manejan las noticias y la realidad. Casi no hay espacios para opinar y reflexionar. Creo que en eso la web es más democrática que la tele.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina