lunes, 10 de agosto de 2009

Fútbol, opio del pueblo y cuestión de Estado

El comienzo de una nueva temporada de la máxima categoría del fútbol argentino está programado para el próximo fin de semana y es aún incierto que así sea debido a los descalabros financieros que padecen todos los clubes de este país.

Según algunas estimaciones, los clubes argentinos de fútbol le deben a sus jugadores unos cuarenta millones de pesos. Todo a pesar de los grandes ingresos por transferencias de jugadores, que sus deudas anteriores a la devaluación del 2001 fueron pesificadas y ni hablar de los derechos de televisación y los ingresos por publicidades.

El presente del fútbol argentino es lamentable:

■ empresarios que ofician de intermediarios en las transferencias de jugadores que cada vez son más y cada vez ganan más dinero;

■ futbolistas que perciben sueldos tal vez inmorales y adquieren ribetes de vedettes mediáticas;

■ patoteros que simulan ser hinchas de un club y con eso se valen para hacer aprietes varios, cobrar dinero sin trabajar y viajar en primera clase,

■ dirigentes que incrementan impúnemente su patrimonio personal después de participar en comisiones directivas;

■ periodistas que más obsesionados por montar su show personal para satisfacer sus egos que en informar;

■ directores técnicos que cobran "comisiones" para incluir futbolistas en sus equipos.


Poco después de la finalización del Torneo Clausura 2009, Sergio Marchi, titular de Futbolistas Argentinos Agremiados, empezó a amanezar que los jugadores no iniciarán el torneo sin que antes los clubes les salden las abultadas deudas que mantienen con ellos en concepto de sueldos, primas y premios.

En la desesperada búsqueda de fondos, una buena noticia que asoma en el horizonte del balompié doméstico es que Julio Humberto Grondona, presidente totalitario de la Asociación del Fútbol Argentino, romperá el contrato con Televisión Satelital Codificada (TSC, sociedad entre Torneos y Competencias y el Grupo Clarín), empresa que ha monopolizado escandalosamente la televisación del este hermoso deporte. Que ahora Julio Grondona reniegue de TyC, su ¿ex? socio, no significa que Don "Todo Pasa" deje sus mañas. Aunque él se escude en las "decisiones" del Comité Ejecutivo de la A.F.A., fue el mismo Grondona el que le abrió las puertas a TyC en 1984, él fue quien facilitó el escandaloso monopolio de la empresa que liderara en su momento el empresario Carlos Ávila. Es más: en 1991, sin licitación alguna, Grondona abrochó un convenio de exclusividad para televisar el fútbol doméstico por los siguientes ¡23 años!.

Grondona fue quien renegoció la televisación del fútbol argentino con TSC e hizo que infinitos programas televisivos y radiales se reprodujeran para vivir de la pelota. Así, el fútbol argentino fue servido en bandeja a dicha empresa, al punto que sus periodistas gozan de la exclusividad para relatar partidos y ser los primeros en ingresar al campo de juego para hacer notas. Mientras muchos clubes de la Argentina se fueron empobreciendo y muchas canchas se fueron vaciando de espectadores, aparecieron más señales con transmisiones codificadas de los principales partidos del torneo nacional, el precio de los abonos de la televisión por cable y la satelital fueron ascendiendo considerablemente... ¡hasta los cotejos amistosos de la Selección Mayor fueron comercializados!

Desde hacen unas semanas, Grondona empezó a negociar con el Estado Nacional para salvar financieramente a los clubes y, a su vez, romper el vínculo contractual con Televisión Satelital Codificada (TSC), empresa en la que TyC y el Grupo Clarín son sus propietarios. Según informó el Diario La Nación, el Gobierno de Cristina Fernández habría ofrecido entre 500 y 600 millones de pesos anuales por los derechos televisivos del fútbol argentino, cifra que supera holgadamente a los 268 millones que está pagando TSC.

En una entervista con Crítica Digital, cuando le preguntaron si era conveniente que el Grupo Clarín dejara de televisar los partidos de fútbol, Don "Todo Pasa" fue muy gráfico al responder "Si vos tenés un marido que te pega y te da 200 pesos para vivir todo el año y viene uno que te ama con locura a darte lo que quieras, ¿con cuál te quedas?".

Para el kirchnerismo, el negocio cerraría en el sentido de que la abolición del monopolio televisivo impactaría positivamente en los millones de aficionados que tiene el fútbol en este país. Sería una medida de claro corte populista que tal vez ayude a levantar la alicaída popularidad de Cristina Fernández y Néstor Kirchner.

Quedarse con los derechos de televisación del fútbol sería un durísimo golpe que Kirchner le aplicaría al Grupo Clarín. De esta manera, el canal estatal sería quien enviaría a todo el país la televisación del fútbol en sus principales categorías y su rédito serían por los ingresos por publicidades. El Grupo Clarín ya activó todos sus mecanismos desinformando a través de sus muchos envíos periodísticos para intentar poner a los principales dirigentes como así también, mucho más difícil, a la gente. De varias maneras, ha estado presionando sin éxito para que el campeonato empiece indefectiblemente este fin de semana.

El opinólogo mayor de la Argentina, el Jefe de Gabinete Aníbal Fernández dijo a la prensa que el Gobierno Nacional "no tiene nada que ver" con la inminente ruptura entre el Grupo Clarín y la A.F.A. Pero, se dio tiempo para regalar una nueva frase para el recuerdo cuando dijo “Quien explota el fútbol viene a ser el dueño de la gallina de los huevos de oro. Se le está muriendo de hambre la gallina pero en vez de darle de comer para que esté sana y fuerte, inducen a todo el mundo a pensar a que el Estado es el que tiene que poner el maíz. Es una locura eso".

Claro que la virtual estatización de la televisación del fútbol no tiene el camino del todo llano porque ya se han hecho escuchar los lógicos cuestionamientos de la oposición a esta iniciativa del kirchnerismo. Al respecto, se pronunció Eugenio Burzaco, Diputado Nacional, quien lamentó que "Cuando estamos en plena discusión sobre retenciones y tarifas, cuando lo que falta son recursos del Estado, se quieren poner entre 500 y 600 millones de pesos para que los partidos pasen al canal estatal"; por su parte, la legisladora nacional Silvina Guidici se quejó de que "Piensan gastar más de 750 millones de pesos para crear un DirecTV kirchnerista".

Si efectivamente cae el monopolio del Grupo Clarín, serán varios los periodistas impresentables que perderán protagonismo. Hábiles lobbistas y por obra y gracia de pertenecer al imperio, hoy gozan de un insoportable vedettismo "comunicadores" ineptos e incultos como Sebastián Vignolo, Mariano Closs, Fernando Niembro, Marcelo Palacios, Horacio Pagani, Gastón Recondo, Alejandro Fabbri, Martín Líberman, Miguel Fernández, Marcelo Benedetto, Leo Farinella, Walter Queijeiro, entre tantos otros badulaques.


Grondona lo hizo

En este bendito país, han pasado gobiernos de distintos pensamientos y colores políticos, pero quien permanece increíblemente en el poder es Don Julio Humberto Grondona como Presidente de la Asociación del Fútbol Argentino. Asumió este cargo el día 6 de abril de 1979 en una asamblea supervisada por el Vicealmirante Carlos Lacoste, el hombre fuerte en el deporte de la última dictadura militar argentina y fue reelegido en siete oportunidades consecutivas por abrumadora$ mayoría$. No solo lleva más de treinta años digitando perversamente al fútbol argentino sino que, a pesar de haber sido cómplice del vaciamiento de muchos clubes y cargar varias muertes en los estadios de fútbol producto de los violentos que apaña, hasta se las arregló para llegar a ser Vicepresidente de la F.I.F.A., máximo ente del fútbol en todo el mundo.

De la mano de Grondona, las ligas profesionales de cada provincia argentina decayeron notablemente. El fútbol argentino está organizado de una manera tan injustamente poco federal que para que un club provinciano pueda escalar hasta la máxima categoría debe penar por larguísimos torneos, en donde se viaja mucho y en donde los presupuestos se hacen inalcanzables para la inmensa mayoría de los equipos.

Eso sí, los clubes capitalinos y del conurbano bonaerense siguen siendo los mimados por la A.F.A. al ostentar el status de ser afiliados directamente, lo que les implica un trato preferencial respecto a sus pares del "interior". Salvo algunos clubes de las Ciudades de Rosario y La Plata, todas las demás instituciones que están más allá del Gran Buenos Aires tienen el rango (discriminatorio) de "afiliados indirectos".

Es siempre sospechado el armado de campeonatos, como así también la injerencia en las labores de los árbitros para beneficiar o perjudicar, según convenga a algunos, a determinados equipos. Recientemente, se ha publicado el fixture del próximo torneo y se deduce nuevamente que no hubo sorteo, ya que nunca un River - Boca se juega en las primeras fechas del campeonato ni mucho menos sobre el final, cuando se define el título. Otro tanto sucede con los clásicos de menor popularidad como Independiente-Racing y San Lorenzo-Huracán. Asimismo, los llamados clubes "grandes" cuentan con la gran ventaja de la vigencia del perverso sistema del promedio para determinar los descensos de categoría: uno de esos equipos puede tener una mala temporada, a lo sumo dos pero nunca tres consecutivas.

Otra "genialidad" de Don "Todo Pasa" fue la implementación de los torneos llamados cortos, es decir, Apertura y Clausura: de esta manera, en la Argentina cada seis meses hay un campeón, lo que implicaría una mayor venta de partidos codificados, como así también otros medios se benefician con mayores ventas de diarios, revistas, ediciones especiales, DVD, merchandising y otras yerbas.

Los últimos negociados que Don Julio hizo fue con la televización de los partidos amistosos de la Selección Nacional que actualmente ¿dirige? Diego Armando Maradona. Después de finalizada su participación en el Mundial de Alemania 2006, la A.F.A. cerró un acuerdo con la empresa Gulgong (tiene domicilio legal en Road Town Tortola, British Virgin Islands...) que, a su vez, es una sociedad afiliada a Renova Group. En consecuencia, la televisación de partidos amistosos del combinado nacional en el exterior ante otras selecciones; cuantiosos dólares de por medio, la empresa impuso condiciones como la obligatoria convocatoria de jugadores titulares y mediáticos que aseguren la atracción de los televidentes. Claro que esos partidos han sido codificados para los hinchas que vivimos aquí en la Argentina.

Por otro lado, varios medios nos quieren hacer creer que para Grondona y Maradona "el interior también existe" (¿?), debido a la organización de partidos amistosos en el territorio nacional para los que se convoca a jugadores que se desempeñan en el torneo argentino. Esta improvisación para la que se presta Diegote y la muchachada de la A.F.A. es solo para embolsar más y más dinero, ya que el Grupo Santa Mónica es la empresa que tiene a su cargo la organización y, claro está, comercialización de esos eventos deportivos para la gilada.

Está claro que la sociedad "Maradona & Grondona" está basada en la mutua conveniencia. El mandamás de la A.F.A. sabe muy bien de la ineptitud de Diegote como director técnico, conoce muy bien sus excesos personales y sabe de su desmesurado egocentrismo con el que genera conflictos adentro y afuera del vestuario. Pero, por otro lado, sabe muy bien del impacto mediático que tiene tener a a su lado a un personaje como Diego Armando que es idolatrado hasta los límites de la estupidez. A su vez, el ex capitán de la Selección Argentina cumple su sueño dorado de ponerse nuevamente en el centro de la escena siendo (inmerecidamente) el entrenador del seleccionado mayor.

Los aficionados del fútbol podemos observar azorados tres casos emblemáticos que grafican claramente la corrupción enquistada en el fútbol argentino:

◘ El Club Atlético River Plate que es presidido por un ¿increíblemente? impune José María Aguilar. La institución del Barrio de Núñez ha vendido varios de sus jugadores por varios millones de dólares en los últimos diez años, se haya descapitalizado de una forma tal que hoy ostenta un pasivo insalvable, sin que nadie haya sido investigado ni mucho menos que haya alguien que haya sido obligado a devolver el dinero tomado indebidamente. De ser un prestigioso club, River Plate se ha convertido en un peligroso ghetto en donde conviven inescrupulosos dirigentes, empresarios mafiosos que obran de intermediarios, periodistas pagos por el club (Farinella, Recondo) y "barras-bravas" que no solo son mantenidos por dirigentes, entrenadores y jugadores, sino que hasta administran instalaciones del club.

◘ Otro tanto es el Club Atlético Independiente que en estos últimos años vendió a sus más preciadas joyas salidas de su cantera, Diego Forlán, Gabriel Milito, Oscar Ustari y Sergio Agüero, fondos que serían de sobra como para reinagurar su Estado que rebautizado como "Libertadores de América"... pero la realidad indica que más allá de haber recaudado casi U$S 50 millones por esas ventas, Independiente tiene sus finanzas muy comprometidas. Desde que Ricardo Enrique Bochini, su máxima figura, se retirara de la práctica activa del fútbol profesional en mayo de 1991, los diablos rojos de Avellaneda empezaron a perder poderío tanto en la escena local como en la internacional.

Andrés Ducatenzeiler fue Presidente del Club Atlético Independiente entre 2002 y 2004 y se atrevió no solo a cuestionar públicamente la perversidad de Don "Todo Pasa", sino que también lo acusó ante los medios de prensa. En una entrevista con el Diario Perfil, el ex titular de los "Rojos de Avellaneda", entre varias cosas, comentó que "¿Saben cómo se arma el fixture del campeonato? Lo hacen con una computadora en Torneos y Competencias. ¿Saben quién cambia y modifica todo hasta que sale el definitivo? Grondona. Y siempre está el detalle de que Arsenal tiene 10 días más de pretemporada porque siempre lo hacen jugar con los equipos recién ascendidos que empiezan más tarde. Los equipos que ascienden juegan más tarde porque terminaron el repechaje; bueno, siempre le tocan a Arsenal. Tiene esas ventajitas, que son legales, pero que te van condicionando." Resultado de su "osadía": Ducatenzeiler fue destituído de su cargo por el Comité Ejecutivo de la A.F.A. y suspendido por dos años; acto seguido, asumió como Presidente de Inpendiente Julio Comparada, gran socio de "Todo Pasa" y principal responsable del caos que hoy vive ese tradicional club argentino.

◘ A una cuadra de la sede de Independiente, está su eterno rival: el popular y sufrido Racing Club. La llamada Academia ha tenido que sobrevivir a desastrosas gestiones administrativas que fueron progresivamente vaciando el club y perjudicándolo en lo deportivo al punto en que descendió a la segunda división en el año 1983. A pesar de retornar a la máxima divisional dos años más tarde, Racing siguió siendo un caos institucional que lo tuvo al borde de la quiebra y de la desaparición en algunas oportunidades. Con la prédica de que la gestión privada sería más eficiente, a partir de 1997, este club tuvo un gerenciamiento que terminó siendo más de lo mismo. Solo el título doméstico obtenido en el 2001 fue un bálsamo para su estoica afición. En 2008, hundido en una crisis deportiva y administrativa, el club volvió a ser administrado por sus socios.


Es increíble como personajes que hoy son sus laderos, en algún momento de despecho, despotricaron con el inamovible Presidente de la A.F.A. En su momento, el actual manager de las Selecciones Argentinas, Carlos Salvador Bilardo fue lapidario al decir: "El día que se vaya Grondona se solucionarán muchos problemas del fútbol argentino; cuando hacen unos años amagó con postularse para presidente de la máxima entidad del fútbol argentino, el ex entrenador de la Selección Argentina se quejó de que "Muchos me dijeron que estaban entusiasmados conmigo, pero después, a la hora de levantar la mano, no me iban a apoyar. Hay otros dirigentes que por viajar a un Mundial o pedir miserias en la AFA hacen cualquier cosa y muchos nunca agarraron un libro. Por migajas, muchos levantan la mano. Ahora, a los Mundiales, viajan como 200 personas gratis; viajan de la primera B, de la C, de la D..., las señoras, los hijos..." Claro que hoy en día, el bueno de Bilardo ha olvidado todas sus acusaciones.

El (pésimo) periodista Ernesto Cherquis Bialo dijo alguna vez en "Tribuna Caliente", aquel lamentable programa televisivo, que "La AFA es una mafia. Grondona es el Padrino". Pero, como parece que todo hombre tiene su precio, Cherquis se transformó en otro obsecuente a Don Todo Pasa cuando fue nombrado como Director de Medios y Comunicación de la AFA.

El único que mantuvo una oposición firme y coherente a Grondona a lo largo de muchos años fue Raúl Gámez, ex Vicepresidente del Club Atlético Vélez Sarsfield, quien denunció varios entuertos en donde Don Julio estaría involucrado. Eso sí, ¿sospechosamente?, Gámez nunca tuvo apoyo de parte de los medios masivos de comunicación de Buenos Aires. Tiempo atrás, en una entrevista que concedió a la Agencia DyN, Gámez disparó con munición gruesa afirmando que "La televisión genera recursos que serían inimaginablemente producentes si estuvieran dirigidos a los clubes y no a particulares. Grondona es un tipo de malas costumbres que los está estafando y les quita la posibilidad de progresar económicamente. Los intereses de los clubes estan mal defendidos"; respecto a la posibildiad de que Grondona sea desbancado de su puesto de privilegio, el dirigente velezano descargó : "¿Por qué va a preocuparse, si hizo el estatuto de la AFA para él mismo. Según la reglamentación, el tipo que se presenta a elecciones tiene que tener el aval de siete asambleístas y es muy difícil que alguien se deschave con Grondona antes de tiempo de que va a ser de la línea del opositor".


Margaritas a los Chanchos

Mientras pareciera que la solución del fútbol argentino sería la estatización de este espectacúlo narcótico, hay que decir que lo peor que le pudo pasar a este hermoso deporte es la extrema mercantilización que se ha impuesto no solo en este país, sino a nivel mundial.

En estas últimas décadas, un futbolista profesional que llegue a participar en las principales ligas del mundo se ha convertido en un privilegiado en este mundo: un Cristiano Ronaldo, un Lionel Messi, un Kaká o un Ronaldinho poseen una gran fama y reconocimiento por ser actores principales en este circo y perciben suculentos salarios que superan largamente lo que millones de desposeídos no alcanzarán a ganar ni en toda su vida.

En Argentina es increíble y morboso que la Presidente Cristina Fernández esté dispuesta a gastar tremenda fortuna para contentar a la gigantesca afición futbolera (de la que yo soy parte), mientras miles de argentinos viven en la indigencia.

Es inmoral la desnutrición que padecen miles de niños en la Argentina, que no reciben contención ni atención alguna de parte del Gobierno Nacional, se valla destinar una suma brutal para masificar el espectáculo. Es inmoral que mientras se están comprometiendo seriamente las finanzas estatales con subsidios repartidos irresponsablemente a diestra y siniestra, estemos hablando de "darle alegría a la gente" permitiendo que los hinchas del fútbol puedan ver gratuitamente a través de sus pantallas a sus ídolos (de barro).

El fútbol es el principal entretenimiento de este mundo. Y la Argentina no es la excepción. Para los poderosos es muy importante que el espectáculo continúe porque distrae y apacigua a las masas populares. Gracias a la omnipresencia del periodismo y la exacerbación del entretenimiento, para mucha gente es más importante enterarse que pasó en el entrenamiento de Boca Juniors que preocuparse en atender el discurso de los políticos que rigen los destinos del país.

Cuando la televisión hizo de este juego un circo perverso, el fútbol fue perdiendo su magia, su espontaneidad, su imprevisibilidad. Y cuando hay dinero de por medio (mucho dinero, en el caso del fútbol profesional), el ser humano puede sacar lo peor de si mismo. En otras palabras, en el fúbol que es un reflejo bizarro de nuestra cotidianeidad, el negocio mató al juego.

No se sabe verdaderamente porqué, pero parece que ahora Julio Grondona quiere destruir al monstruo que él mismo creó. Recurre al Estado Nacional y obtendría una generosísima dádiva para encubrir sus manejos corruptos. Cristina Fernández y Néstor Kirchner aprovechan el entuerto para intentar reavivar sus popularidades... total, el dinero que se pondrá en tamaña empresa no es de ellos precisamente...

6 comentarios:

Don Gato dijo...

Que mas decir?

Lo tuyo es excelente...

Saludos de este Gato entrerriano.

Irma dijo...

Hay Dios mio!!! esto creo que colmó todo los vasos, y cada día peor... cuando Grondona dijo que iba a hablar con la presidenta para que le de el prode por internet,si no recuerdo mal salió el narco minnistro a decir el futbol no tiene nada que ver con nosotros porque es privado, y hoy ya estamos estatizado, y lo peor es que Néstor lo hizo, es una verguenza!!!!! pero somos muy manso el pueblo no sale con las cacerolas cada uno cuidamos nuestras quintitas y esas fotos que pones Mario, es escalofriante, duro, espantoso, eso Ello no lo ven porque no pisan la tierra, viven en el aire, no sabes la bronca y la impotencia, muy duro, y falta tanto para el 20011... y como dice Carrió este tipo tiene una capacidad de maldad increible.

mario dijo...

Hola Don Gato: Gracias por tu elogio. Saludos.


Hola Irma: en la Argentina el "fulbito" tapa muchísimas cosas, desde siempre. Saludos.

Anónimo dijo...

POR QUÉ KIRCHNER SE QUIERE QUEDAR CON EL FÚTBOL
NÉSTOR AVANZA

Los argentinos nos podemos quedar sin educación, sin salud, sin seguridad, pero evidentemente, no nos podemos quedar sin fútbol.
Lamentablemente, este parecería ser el criterio de quien nos gobierna, Néstor Kirchner, ya que en lugar de ocuparse de los verdaderos problemas a los que estamos sometidos, ahora se está ocupando en cómo armar la trama para quedarse con la televisación del fútbol.
¿Pero cómo? ¿No era que el Estado no debía intervenir en este conflicto? Así lo afirmó el multifacético Aníbal Fernández, pero claro, como reza el dicho popular, "En boca del mentiroso, todo resulta dudoso", y es evidente que es así.
El conflicto nace cuando Futbolistas Argentinos Agremiados decide no comenzar el torneo Apertura 2009 en tanto y en cuanto los clubes no se pongan al día con los jugadores.
Ahora bien, Don Julio Grondona, hábil de reflejos, inmediatamente invierte la carga de la prueba, y él mismo determina que no comenzará el torneo hasta que la situación se normalice.
Una cuestión un tanto ambigua, ya que la AFA está conformada por esos mismos clubes que no tienen, precisamente, las cuentas en orden.
Grondona, rápidamente, advierte que de esta situación conflictiva puede sacar provecho, ¿Cómo? Es simple; cualquiera sabe que a ningún gobierno le causa gracia que existan conflictos, y menos uno como este, que involucra, ya sea de forma directa o indirecta a muchísima gente.
Por más que Aníbal Fernández haya salido a decir que el Estado no iba, ni debía intervenir, no es difícil adivinar que a la corta o a la larga, de una forma u otra, si lo iban a hacer.
Parecería ser que como suele ocurrir en la mayoría de las veces, siempre el hilo se corta por lo más delgado, y en este entrevero, la parte más delgada es la televisión, que en realidad, y por más que muchos se empeñen en decir lo contrario, no sólo son los que menos responsabilidad tienen en el problema, sino que, contrariamente, la empresa que tiene los derechos televisivos, no sólo contribuyó permanentemente con dinero para los clubes, sino que además se ofreció para aportar el dinero en cuestión.
Como dijimos al principio, Don Julio Grondona es muy hábil y vio que del conflicto, que dicho sea de paso él es el mayor responsable, podría sacar una buena tajada, y comenzó a hacer circular la idea de realizar un nuevo PRODE "bancado" para solucionar el problema.
Pero evidentemente, Don Julio no es el único dirigente hábil y especulador, y es ahí cuando Néstor Kirchner ve la posibilidad de meter una cuña en la grieta.
Kirchner, tan hábil y especulador como Grondona, lo manda a llamar y le ofrece el doble de lo que actualmente le da la empresa dueña de los derechos, TSC (Televisión Satelital Codificada)

(http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=5577)

Anónimo dijo...

De esta manera, entre Kirchner y Grondona, van agudizando un conflicto que no es tan difícil de resolver, ya que se hubiera resuelto rápidamente si la AFA hubiese aceptado el dinero por parte de TSC.
¿Cuál es la verdadera razón por la que Grondona fue tentado por Kirchner? En realidad, no es una son varias.
La primera, es tratar de perjudicar, de cualquier manera, al Grupo Clarín, que es accionista del 50% de TSC. La segunda, obviamente, un gran negocio, y finalmente, seguir con la lógica kirchnerista de tener injerencia en cualquier empresa y/o negocio que tenga que ver con los medios de comunicación.
No es ninguna novedad que a Kirchner le encantaría manejar todo el espectro radial, televisivo y gráfico si pudiera. No tenemos más que repasar algunos hechos, como la creación del "Observatorio de medios", la facilitación para adquirir medios a amigos, como el Grupo Szpolski, con Radio América, Electroingeniería con Radio Del Plata, la futura creación del multimedia satelital estatal, y el más grosero, el caso de su ex chofer Rudy Ulloa que se convirtió en el propietario de multimedios más importante de Santa Cruz.
Ahora, a Kirchner se le ocurrió otro despropósito, que la AFA rompa el contrato que tiene con TSC y que nada menos Canal 7 se haga cargo de la televisación con el apoyo técnico y logístico de Telefé, que como sabemos no sólo es el competidor directo de Canal 13, sino que además mantiene muy buena relación con el kirchnerismo.
De esta manera, se trata de insertar en la opinión pública, especialmente, que el malo de la película es la empresa dueña de los derechos de televisación del fútbol, cuando en realidad es todo lo contrario. TSC cumplió, hasta la fecha, perfectamente los términos contractuales.
Lo que no se dice, es quiénes son los verdaderos responsables, que son, ni más ni menos, los dirigentes de los clubes de fútbol, únicos responsables y artífices de los desastres económicos de los clubes.
Lo que tampoco se dice, es que de ninguna manera ni Canal 7 ni Telefé están en condiciones de hacerse cargo de las transmisiones del fútbol.
La situación, es más que clara, Kirchner quiere perjudicar de cualquier manera al Grupo Clarín, y para lograrlo, no tiene ningún escrúpulo en tentar al "dueño de la pelota", Julio Grondona, que parece estar dispuesto a venderle el alma al diablo.

Pablo Dócimo

Anónimo dijo...

INVESTIGUEN A TSC Y TYC SPORTS
EXCLUSIVO: LA ESTRATEGIA K PARA VENGARSE DE CLARÍN A TRAVÉS DE LA AFIP

Mientras los medios de prensa siguen informando incesantemente acerca del "acuerdo" que han refrendado el Gobierno y la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), la empresa Televisión Satelital Codificada (TSC) advirtió que, junto a TyC Sports, iniciará en los próximos días una demanda por más de 1.500 millones de dólares contra Julio Grondona y los clubes de fútbol por "incumplimiento de contrato" referido a los derechos de televisación.
El comentario no ha pasado desapercibido a los oídos del kirchnerismo, motivo por el cual el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, ha armado en las últimas horas una improvisada reunión oficial con algunos de los funcionarios de su confianza para "aleccionar" a ambas firmas.
Los presentes en ese encuentro fueron, el abogado Héctor Fernando Caamaño, subdirector General de la Subdirección General Técnico Legal Impositiva; el abogado Sergio Ariel Mancini, subdirector General de Operaciones Impositivas Metropolitanas; y el contador Carlos Alberto Martínez, subdirector General de Operaciones Impositivas de Grandes Contribuyentes Nacionales. A todos ellos, Echegaray les dio instrucciones precisas para que investiguen a Marcelo Bombau, presidente de TSC y TyC Sports, por supuesta evasión fiscal y/o lavado de dinero.
En sentido similar, ordenó a los abogados aduaneros kirchneristas —y socios de Rudy Ulloa Igor en ciertos negocios aduaneros—, Carlos Sergio Cazolato y Eugenio Carlos Olaverria, que investiguen al estudio de abogados M & M Bomchil, cuyo Jefe de los Departamentos de Fusiones y Adquisiciones, Derecho Aduanero y Comercio Exterior, no casualmente, es el citado Bombau.
Por si esto no fuera suficiente, Bombau también es manager de las empresas norteamericanas Mergers & Acquisitions, Entertainment, E-commerce, Customs Law and Foreign Trade and High Technology Law, firmas que en estas horas también están siendo investigadas por supuesta evasión fiscal, lavado de dinero y/o comisión de supuestas infracciones aduaneras.
Todas esas indagaciones —probablemente infundadas— han sido ordenadas por Echegaray y tienen como fin último neutralizar los efectos de la inminente demanda que TSC y TyC Sports tenían previsto iniciar contra Julio Grondona, la AFA y los clubes, que decidieron la rescisión unilateral del contrato para la televisación del fútbol.
Ya Echegaray en su momento fue partícipe principal de un gran papelón, representado en la falsa acusación al dirigente Francisco De Narváez de estar vinculado al narcotráfico —dicho sea de paso, ¿qué pasó con esa "gravísima" denuncia?—, algo que parece querer emular en estas horas.
¿Otro tropiezo con la misma piedra?

Christian Sanz
(http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=5587)

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina