miércoles, 19 de agosto de 2009

Cromagnon, o el suicidio masivo

Cuando faltan unos pocos meses para que se cumplan ¡cinco años! de ocurrida la tragedia en "República de Cromagnon", el Tribunal Oral en lo Criminal 24 comunicó su fallo en esta causa:

Emir Omar Chabán: 20 años de prisión por el delito de incendio doloso seguido de la muerte de 193 personas y heridas en 1432 personas y cohecho activo.

Callejeros (Patricio Fontanet, Juan Carbone, Cristian Torrejón, Elio Delgado, Daniel Cardell, Eduardo Vázquez, Maximiliano Djerfy): ABSUELTOS del delito de estrago doloso por el beneficio de la duda.

Diego Argañaraz, manager de Callejeros: 18 años de prisión por por ser partícipe necesario del delito de incendio doloso seguido de la muerte de 193 personas y heridas en 1432 personas y cohecho activo.

→ Raúl Villarreal, estrecho colaborador de Chabán en Cromañón: 1 año de prisión en suspenso como partícipe secundario.

→ Fabiana Fisbin, ex subsecretaria de Control Comunal del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires: 2 años de prisión por incumplimientos de los deberes de funcionario público.

→ Ana María Fernández, ex directora de Fiscalización y Control: igual condena y cargo que Fisbin.

→ Carlos Díaz, ex subcomisario de la Comisaría Séptima con jurisdicción en Cromagnon cuando ocurrió la tragedia: 18 años de prisión por el delito de cohecho pasivo en concurso real con incendio doloso en grado de partícipe necesario.

→ Miguel Ángel Belay, ex jefe de la Comisaría Séptima: ABSUELTO porque había abandonado el cargo dos meses antes de que ocurra la tragedia.

→ Gustavo Torres, ex director adjunto de Control Comunal de la Ciudad: ABSUELTO.

Los acusados escucharon el veredicto de la Justicia en los mismos Tribunales. Chabán fue ingresado a dicho recinto sobre las 6 de la mañana por lógicos motivos de seguridad, mientras que los músicos se presentaron sobre las 10 de hoy.

Una vez dada a conocer la noticia de que la banda Callejeros fue absuelta, estalló la furia de los familiares y amigos de las víctimas de Cromañón que estaban apostados en las adyacencias a Tribunales. Enardecidos, empezaron a arrojar todo tipo de proyectiles contra el edifico público e intentaron ingresar por la fuerza al recinto seguramente para intentar hacer justicia por mano propia. Al verse desbordados los agentes policiales allí presentes, entraron en acción las divisiones de infantería que reprimieron a los manifestantes.

Cuando se dan este tipo de casos tan mediatizados, surgen opiniones de las más diversas desde cada rincón de este país. En este caso particular, opinión "pública" había demonizado en este caso, básicamente, a Omar Chabán, Callejeros y Aníbal Ibarra. Habría que ver cuántos de los que se quejan de la calidad de Justicia Argentina se han molestado en leer y estudiar las casi 2500 hojas de todo el fallo.

Seguramente, quienes hemos seguido este caso a través de los medios de prensa podemos emitir alguna opinión acerca de todos los actores que participaron en este desastre que costó la vida de 194 chicos. No voy a detenerme a analizar la calidad de este fallo judicial porque no conozco la causa en profundidad. Pero me permito realizar algunas reflexiones.

En todo este tiempo, cada parte involucrada en esta lamentable tragedia intentó no solo exculparse, sino que también victimarse. Al fin de cuentas, todos dicen ser víctimas pero nadie reconoce ser victimario.

■ Callejeros

Con la voz cantante de su líder Patricio Santos Fontanet, procuraron siempre desligarse de toda responsabilidad y culpa por todos los medios que tuvieron a su alcance. Desde el año pasado, se dieron el gusto de brindar algunos recitales que terminaron siendo un éxito en convocatoria, más por curiosidad y hasta morbosidad de miles de adolescentes y jóvenes que por la calidad artística de esta banda de rock (que, personalmente, después de haber escuchado dos discos enteros, puedo decir que me parece bastante chata). Comercialmente hablando, la tragedia de Cromagnon ha beneficiado notablemente a la popularidad de este grupo, como así también a las cuentas bancarias de sus miembros.

Cuando en julio del año pasado se presentaron en Córdoba, su aceitado aparato organizativo repartía volantes con la leyenda "Justicia. Basta de culpar a Callejeros. No incentivaron la pirotecnia, no coimearon, no cerraron la puerta. ¿Culpables de qué?". A causa del juicio, hubieron desaveniencias en el seno de la banda por lo que Maximiliano Djerfy, quien era guitarrista, decidió abandonar a Callejeros. En el juicio, Djerfy declaró de aquella noche que "Se veían candelas por todos lados. Eduardo [Vázquez, el baterista] paró la banda con un golpe y comienza a caer fuego. Se arma un círculo de fuego y era como un ritual, todos agarrados de la mano, bailando alrededor."

Pero eso no es todo. Según informó el Diario Clarín, la banda Callejeros, con total caradurez, ha demandado al Estado Nacional y al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por $ 9.360.000 ($ 1.500.000 para cada uno). En dicha demanda, que se tramita en Juzgado Contencioso Administrativo Federal N° 4, el grupo reclama $3.600.000 por daño psicológico, $2.400.000 por daño moral, $2.130.000 por lucro cesante, $1.200.000 por daño a la vida de relación y $30.000 por daño emergente.

La Justicia ha reconocido que Diego Argañaraz, entonces manager de Callejeros, estuvo a cargo de la organización del recital y de la seguridad de los fanáticos y por ende debe pagar con la privación de su libertad; entonces cabe preguntarse ¿cómo se entiende que Callejeros no responda en nada por lo que haga o no haga su manager?. Si Argañaraz fue cómplice para que República de Cromagnon fuera un escenario propicio para la muerte, ¿cómo es que Callejeros nada tiene que ver si eran la atracción principal?

Desconozco cómo sus abogados habrán convencido al Tribunal de que ellos nada tenían que ver. ¿Cuándo será el día en que quienes gozan de cierta fama en una sociedad se hagan cargo de la responsablidad que les cabe por convertirse en referentes sociales? Considero que con el solo hecho de aceptar dar su concierto en esas condiciones, fueron partícipes necesarios de ese desastre y cómplices de la corrupción. Al subirse al escenario, con un mínimo grado de sentido común, los Callejeros se habrán dado cuenta de la precariedad del local y del abarrotamiento de sus fans... Pero no, también para ellos, "el show debía continuar" y solo les importó embolsar su dinero por su perfomance y nada les importó del peligro que corrían sus seguidores en aquel recital.

Párrafo aparte para los fanáticos de Callejeros que estuvieron en las afuera de Tribunales y festejaron ruidosamente la absolución de sus ídolos. Todo eso constituyó una muestra desagradable de banalidad y desorientación, ya que esos jóvenes celebraron con cánticos y arrojando papelitos que su banda predilecta eludió la cárcel sin ningún tipo de miramiento para con la tensión y el dolor de quienes perdieron a sus familiares y amigos. A su vez, la señora madre de Fontanet, enarboló el dedo mayor de su mano para provocar a padres y familiares de las víctimas del evento en el que su hijo era el protagonista.

Hay que recordar que, hasta antes de lo sucedido en "República de Cromagnon", tanto las bengalas como banderas y cantitos futboleros (no pocas veces con tintes xenófobos) formaban parte del "folklore" del llamado rock "chabón". En los videoclips de sus canciones, estas bandas exhibían con orgullo el agite de sus seguidores que estaban más obsesionados por montar su propio circo más que presenciar el espectáculo de los rockeros en cuestión. Le tocó a Callejeros como bien le podría haber pasado en algún recital de Attaque 77, Bersuit Vergarabat, la 25, Intoxicados o Pier, por mencionar a algunos. Vuelvo a reproducir unas declaraciones de Fontanet, líder de Callejeros: "Es así, la gente es todo, por eso no me gustan las grabaciones ni estar en un estudio. En cambio, disfruto mucho más de los recitales. Todo lo que pasa en un show me encanta, inclusive el tema de las bengalas, que me mata porque en cierto punto no puedo respirar y menos cantar. Nuestra gente lleva todo tipo de pirotecnia. A veces tratamos que no metan cualquier cosa, pero por una cuestión de que nadie se lastime”. (Revista 'El Acople', 18 de mayo de 2004).


■ Chabán

Realizó todo un raid por varios programas televisivos y diarios intentando explicar lo inexplicable que es su ineludible gran responsabilidad en este desastre. La estrategia de el ex gerenciador de Cromagnon fue intentar convencer a la opinión pública de que, al momento de la tragedia, su local cumplía con toda la normativa vigente en cuanto a seguridad se refiere y que todo se debió a algún desquiciado que prendió la "fatídica" bengala que desató el infierno.

Entonces, a entender por algunos de los dichos de Omar Chabán, si esa bengala "maldita" no hubiera sido el inicio de ese incendio que devino en la intoxicación de todos los presentes, todo hubiera estado perfecto.

■ Ibarra

El entonces Jefe del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires terminó pagando con su merecida destitución en base a la responsabilidad que le cupo por la corrupción de sus empleados que fueron sobornados para hacer la vista gorda a las condiciones edilicias de "República de Cromagnon". Aníbal Ibarra perdió mucho terreno en su carrera política, sin nunca reconocer la dosis de culpa que le correspondió.

Como en la Argentina todo es posible por la indiferencia crónica de su pueblo, este dirigente ya está increíblemente de nuevo en el ruedo político: actualmente, es legislador en la Ciudad de Buenos Aires; aunque fracasó en su intento de ser elegido Diputado Nacional por la Ciudad de Buenos Aires en junio de este año.

■ Familiares (y amigos) de las víctimas

Focalizaron todo su dolor y toda su ira en Chabán, Callejeros e Ibarra, de quienes seguramente esperaban que fueran todos condenados a cadena perpetua. Sin lugar a dudas, deben estar padeciendo un hondo dolor en sus almas... pero ese mismo dolor tan entendible es causante de una pérdida de objetividad para poder observar todo en su contexto... Si bien no se justifica esa reacción desmedida, es muy comprensible: es que los seres humanos caemos fácilmente en la tentación de creer que la venganza constituye en un mágico antídoto contra el dolor.

Quienes hemos asistido en algunas oportunidades a recitales de bandas de rock sabemos perfectamente de los riesgos que se pueden correr cuando el clima en el público se vuelve efervescente. Las avalanchas y agresiones de todo tipo sumadas la música y comportamiento de la banda sobre el escenario configuran una situación de gran adrenalina en donde todo parece estar permitido en nombre del rocanrol.

Cabe preguntarse si toda esa gente que hoy está sufriendo la ausencia de sus seres queridos hizo lo que correspondía en aquellos días: ¿En dónde estaban los padres cuando sus hijos fueron a ver a Callejeros?, ¿estaban felizmente de acuerdo con que sus propios hijos se metieran en un local que no brindaba garantías de seguridad?, ¿estuvo correcto que algunos jóvenes fueran a un recital de su banda favorita llevando consigo a niños y bebés, exponiéndolos innecesariamente a música a altísimo volumen, humos de los más variados orígenes y personas enajenadas?, ¿cómo puede ser que hubieron padres que permitieron que sus hijos que eran menores de edad en ese momento asistieran a un lugar peligroso para su integridad física y moral?.

Justicia en el país del "YO-NO-FUI"

En mi humilde opinión, la tragedia de Cromagnon es casi una desacarnada metáfora de la Argentina. Los argentinos gustamos de violar toda norma creyéndonos siempre más pícaros que el resto (bah, "viveza criolla") en todo sentido. Eso sí, cobardemente, a la hora de pagar los platos rotos, somos campeones para endilgar culpas a los demás y evadir toda responsabilidad.

Indudablemente, tanto Chabán como Callejeros y los funcionarios públicos de entonces, tuvieron todos sus culpas en este drama. Pero también son cómplices quienes fueron a participar de esa "fiesta" en torno a Callejeros, que hicieron caso omiso a toda precuación y terminaron pagando su imprudencia con su propia vida.

Por más que el fallo de la Justicia no me satisfaga del todo, confío en la honestidad y probidad de ese Tribuna y, sobre todo, respeto a la Justicia.

10 comentarios:

Don Gato dijo...

Excelente post, hermano del bit. Muy bueno y claro. Y obviamente, comparto tu opinion al cierre...

En lo personal, no me conforma el fallo, no creo en la honestidad totao del tribunal, pero respeto la justicia. Lo que pasa es que uno puede hablar asi porque NO tiene ninguna victima de ese desastre.

Saludos

Anónimo dijo...

CROMAÑÓN Y LA JUSTICIA QUE NO ALCANZA

El ex guitarrista de la banda Callejeros Maximiliano Djerfy reconoció hoy que fue "una provocación" que el grupo haya realizado varios recitales antes del veredicto del juicio por la tragedia de Cromañón, especialmente el del fin de semana pasado en Olavarría.

Asimismo, consideró que el boliche donde se desató la tragedia "hay que tirarlo abajo y hacer (allí) algo que sirva: una escuela o un hospital".

Djerfy, quien perdió cinco familiares en el fatídico recital, dijo a las radios Mitre y La Red que se distanció de Callejeros "porque no quise tocar durante el debate y los chicos siguieron tocando. Lo sentí así, no quise tocar".

Cuando se le preguntó si fue "una provocación" haber realizado un show a cuatro días de la sentencia, contestó: "Y... me pareció un poco, sí. Los familiares se iban a sentir mal, era obvio eso. Es jodido, doscientos pibes se murieron. Perder un hijo debe ser terrible, yo respeto mucho eso".

Respecto del boliche, señaló que "para mí hay que tirar abajo ese lugar, hacer una escuela, un hospital, algo que valga la pena, que sirva. Ya está, hay que abrir la calle, ya está. Lamentablemente es así".

"Yo nunca pensé que iba a pasar una cosa así. Si no, no sólo no llevaba a mi familia: directamente no tocábamos", sostuvo, y resaltó que sobre el uso de bengalas y pirotecnia en los recitales "hubo mucha hipocresía".

Djerfy reiteró que "no alentábamos el uso de pirotecnia y bengalas. Al contrario, les decíamos que no tiraran más, no podíamos respirar, no se podía cantar, llegaba un momento que era demasiado humo".

"Pongan un disco para eso, para qué vienen a ver a la banda si con el humo de las bengalas no se ve nada. Cuando tocamos en Obras, mi vieja me dijo que no pudo ver nada: 'Tanto que trabajan para la escenografía y después no se ve'", relató.

EL FISCAL APELARÁ. El fiscal general Jorge López Lecube adelantó que apelará el fallo que absolvió a los integrantes del grupo "Callejeros" en la causa por la tragedia de Cromañón, al sostener que "tenían el mismo nivel de responsabilidad" que el manager de la banda, Diego Argañaraz, quien fue sentenciado a 18 años de prisión.

"En el momento de mi alegato entendí y entiendo que tenían el mismo nivel de responsabilidad, tanto el manager como los restantes integrantes de la banda por la manera que adoptaron la decisiones", indicó López Lecube.

El fiscal añadió: "Entendí que todos ellos eran coorganizadores, junto con Omar Chabán de este recital, y que les cabía el mismo grado de responsabilidad".

López Lecube, en diálogo con radio Mitre y el canal Todo Noticias, anticipó que cuando lea el expediente completo sobre el fallo dictado ayer contra los acusados, va a analizar "la posibilidad de recurrir ante la Cámara de Casación" los sobreseimientos dictados a los miembros de la banda "Callejeros".

"Hay discrepancias entre lo que pedimos y se resolvió", expresó el fiscal, quien analizó que la explicación para juzgar al manager y no a Callejeros "se sostiene en que el dominio del hecho era distinto".

Sin embargo, insistió "que tenían el mismo nivel de responsabilidad" en la trágica noche del 30 de diciembre de 2004 en el recital que realizaba "Callejeros" en el boliche Cromañon, donde murieron 194 personas al incendiarse el local del barrio porteño de Once.

"Las pruebas y la postura que ellos habían tomado me llevó a atribuirle a todos el mismo grado de responsabilidad", manifestó López Lecube, quien explicó que "desde el punto de vista de la ley eran co-autores".

(http://www.criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=28323)

Guadyx dijo...

Entiendo que desde los padres hasta Ibarra, todos son responsables de esta tragedia. Incluso diria, somos... Parece que hasta que no nos toca, no aprendemos y no podemos ponernos en el lugar del otro. A los funcionarios que firmaron las habilitaciones deberian dejarlos encerrados de por vida, porque asi como Ibarra en cualquier momento está en un nuevo puesto firmando papeles.
Y lo último que quisiera agregar es que los pibes que se murieron en Cromagnon no son Heroes (no salieron de su casa fusil al hombro a hacer una revolucion) , son VICTIMAS, de un sistema corrupto en el que seguimos viviendo pese al dolor de cada familia y cada grito agonico del 30/12
Gracias por permitirme opinar.
Saludos

Irma dijo...

Guadyx, totalmente de acuerdo con vos, estos chicos no son montoneros por eso no tienen derechos humanos y a Ibarra le sacarón del gobierno por que no daba para más, pero libre de todo porque es el cuñado de Alberto Fernandez, y todos somos culpables por no denunciar cuando hay más gente de lo permitido. en mi Iglesia caben 3000 personas y como siempre hay más, se desdoblan los cultos hasta hay a la 1 de la mañana porque el G.de.de La Ciudad siempre está ahi mirando si hay gente parada, y en esos lugares jamás habrá desastres, y en esos boliches siempre seguirán siendo cromañón, seguro que hay dinero de por medio, los musicos también deberian ir presos una amiga mia médica y el marido igual, esa noche fuerón a cenar con amigos para despedir el año, y dejarón en su casa a su bebe con una niñera, antes de cenar llamán a la casa para ver como estaban, nadie contesta, le llama la atención que la chica no conteste, cenarón vuelta a llamar, no contesta, se van a su casa, con miedo por supuesto, no estaban ni el bebe ni la chica, se habia ido con el bebe a cromañon, y al bebe lo encontrarón muerto en el baño y la chica muerta por otro lado, si no se moria ahi seguro que mis amigos la matan. yo sabes que creo, que los que siguen a esos musicos son satanicos por las cancione que cantan y por eso seguramente no van a terminar bién el diablo se cobra todo, todo, todo, cuando eso pase se van a acordar de mi, Dios no puede ser burlado.

Anónimo dijo...

VERGÜENZA CROMAGNON
194 MUERTOS Y UN FALLO INEXPLICABLE

Finalmente, ocurrió lo que se esperaba: la Justicia falló. Falló en la aplicación de su propia norma, contra el sentido común y los principios más elementales del derecho vernáculo.
El Tribunal Oral N° 24, integrado por los jueces María Cecilia Maiza, Marcelo Alvero y Raúl Llanos, condenó a Omar Chabán a 20 años de prisión, y a Diego Marcelo Argañaráz y Carlos Rubén Díaz a 18 años de prisión cada uno; a su vez, a las funcionarias Fabiana Fiszbin y Ana María Fernández sólo les dieron 2 años de prisión —que obviamente quedará en suspenso— a cada una; y al ladero de Chabán Raúl Villarreal sólo lo condenaron a 1 año de prisión —también en suspenso—. Lo más insólito: a los integrantes del grupo Callejeros directamente se los absolvió.
¿Cómo explicar técnicamente a los padres de los 194 chicos fallecidos a fines de diciembre de 2004 que Chabán haya sido condenado a sólo 20 años de prisión y con posibilidad de apelar la sentencia?
¿Cómo explicar que no haya sido condenado el grupo Callejeros, a pesar de que se ha probado sobradamente que incitaron recurrentemente a ingresar bengalas a sus seguidores?
¿Cómo explicar que Fabiana Fiszbin no vaya presa siendo la persona que promovió el sistema de coimas por handy que permitió que se trampearan los controles municipales que llevaron a la desidia final?
¿Cómo explicar que siquiera haya sido mencionado Aníbal Ibarra, quien permitió que se dieran las condiciones que provocaron esta tragedia?
No hay manera de explicar ni tolerar la muerte de un hijo. No hay palabras que describan esa terrible sensación, más aún cuando ha sido en un marco tan horroroso como el incendio de República Cromagnon.
Por lo visto, no ha entendido la Justicia lo que ocurrió esa macabra noche de 2004. No sólo debe ponerse la lupa sobre la responsabilidad de los involucrados directos. Existe un compromiso intrínsico-lineal por parte de funcionarios públicos y empresarios privados que llevaron a que se dieran las condiciones que permitieron que sucediera lo que sucedió.
Aquel que no entienda este básico concepto, no ha entendido nada de lo que pasó hace casi 5 años. Es un grave error que esto suceda, porque el hecho de no contextualizar las responsabilidades, permite que la tragedia de Cromagnon vuelva a suceder en el corto, mediano o largo plazo.
Si la irresponsabilidad oficial no es penalizada, ¿cómo se evitará que vuelva a suceder lo ocurrido entonces?
Si el funcionario público —cualquiera que sea— no es sancionado por haber actuado incorrectamente, ¿quién asegura que no vuelva a cometer los mismos desaguisados a futuro?
El fallo que la Justicia ha dado a conocer en el día de la fecha, es compañero ideal para un día gris como el de hoy, donde las nubes ocultan todo atisbo de claridad.
Toda una alegoría para una jornada que será destinada a la inevitable condena social.

Christian Sanz
(http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=5608)

Anónimo dijo...

CARTA ABIERTA A LA SRA. SUSANA FONTANET
CROMAGNON Y LA BRONCA DE UN PADRE

Quiero agradecerle profundamente la actitud que tuvo el día 19 de agosto durante la sentencia por la cual, su hijito Santo fue absuelto.
Ese gesto obsceno, irreverente, desubicado, hiriente, desfachatado, irrespetuoso, no me hizo mas que demostrar los valores y grado de "humanidad" que usted, Sra., le supo dar a su hijito Santo. Lo digo con todo respeto. Aunque a nosotros, como padres de chicos que fueron a ver a su hijito Santo ese 30 de diciembre del 2004, recibimos todo lo contrario.
Ahora me cierran los gestos que tuvo su hijito Santo al comienzo del juicio con sus gestos, risas y expresiones obscenas.
Ahora entiendo las expresiones de él arriba del escenario.
Ahora entiendo el desprecio a la justicia antes de la sentencia.
Ahora sé porque siguieron tocando después de la masacre.
Ahora entiendo como piensa y como actúa, tanto él como toda su "banda" de seudos músicos que parece que no tienen ni la menor idea del daño que le hicieron al movimiento del Rock argentino.
Me avergüenza y me duele terriblemente eso, porque yo, con mis 54 años, era fanático del rock en mi juventud y ahora, gracias a su hijito Santo, no puedo escucharlo mas.
Gracias Sra. por el mensaje que les dejó a nuestra juventud.
Ahora podrán seguir tocando y llenado estadios.
Vaya a verlos, por su puesto, pero no se olvide de llevar y repartir esos "palitos" que tiran fuego, y que distinguen a la "banda".
Nadie salió a repudiar su actitud, por parte del grupo. O sea que lo consienten. O sea que todos son lo mismo. Como siempre lo dijeron y lo reconocieron. Sin embargo, a Argañaraz le dieron 18 años de prisión y al resto, lo absolvieron.
No puedo entender esta Justicia, pero no tengo otra que aceptarla. Seguiremos luchando.
Pero sabe una cosa, Sra.?. Yo creo en Dios y en la Justicia Divina. Y estoy seguro que en la conciencia de la banda "Callejeros"…, si es que existe, llevarán para toda la vida la pesada mochila con 194 muertes totalmente evitables de las cuales fueron partícipes necesarios.
Gracias Sra. Susana, porque ahora entiendo todo.
Sus valores, afortunadamente, no son los valores que mi esposa y yo le fuimos enseñando a mis hijos. Y de eso estoy orgulloso..., y podré mirar siempre para adelante …., y a los ojos de los demás…., cosa que ni usted, ni los Callejeros, ni los padres del resto de la "banda", podrán hacer nunca más, hasta que admitan el daño que ocasionaron a tantas familias y sobrevivientes.
Esos "invisibles", como creo que designan a sus seguidores, estarán por el resto de sus vidas bien adentro de sus conciencias y aparecerán todas las noches para recordarles que ellos confiaron, pero fueron vilmente engañados.
Así lo siento y así se lo quería transmitir.
Pido perdón si lastimé sus sentimientos, aunque no recibí lo mismo de su parte.
Ojalá que algún día se les caigan las vendas a todos los seguidores de la "banda" de su hijito Santo, para que no sean ellos los nuevos engañados.
Nunca bajaré los brazos. Eso quiero que lo sepa. Por el amor que les tengo a mis hijos y por el respeto que siento por toda la juventud hermosa que tenemos.

Raúl Morales
Papa de Martín y Santiago, sobreviviente y de mi eterna Sofía.
raulomorales@yahoo.com.ar
15-5720-4929

Anónimo dijo...

Callejeros reclama más dinero que familiares de víctimas de Cromañón

En total piden una suma que supera el millón de pesos para cada uno de los integrantres de la banda, en calidad de daño moral, psicológico y a la vida. Los padres reclaman un monto que va desde los $300 mil al millón

Los miembros de la banda Callejeros, que protagonizara el fatídico show que terminó con 194 muertos el 30 de diciembre de 2004, reclaman una indemnización que, en conjunto, se acerca a los 9 millones de pesos.

Los integrantes de Callejeros demandan al Estado nacional y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires una suma que ronda los $ 1.113.759 cada uno por daños y perjuicios. La misma al menos dobla las solicitudes de otros sobrevivientes, quienes piden entre $ 100 mil y $ 400 mil, y es superior a lo que piden otros familiares de víctimas de la tragedia, entre $ 300 mil y un millón de pesos.

Por un lado, desde el cantante hasta el manager y el coreógrafo de la banda consideran que desde la tragedia manifiestan sensación de miedo, desamparo y hasta culpa por la muerte de sus familiares; y que además se recluyeron socialmente y les cuesta relacionarse. En ese sentido, todos piden una indemnización de $ 450 mil por daño psicológico y de $ 150 mil por daño a la vida en relación.

En cuanto al daño moral, la cifra reclamada depende del integrante y las pérdidas que tuvieron. Así el cantante y líder de la banda, Patricio Fontanet, reclama $ 300 mil pesos por la muerte de su novia y una amiga de la madre de ésta y por las quemaduras de su propia madre; el manager de la banda, Diego Argarañaz –que fue condenado a 18 años de prisión el miércoles pasado-, pide $ 450 mil por la pérdida de su esposa, tres primos y amigos; y el escenógrafo Daniel Cardel pide $ 200 mil por la muerte de familiares y amigos directos del grupo y por la lesiones de su novia, quien estuvo en terapia intensiva.

El bajista Christian Torrejón pide $ 200 mil por la pérdida de amigos y familiares directos del grupo; el baterista Eduardo Vázquez quien perdió a su madre y a amigos, reclama $ 350 mil; el guitarrista Elio Delgado $ 200 mil por la muerte de amigos y familiares del grupo; el saxofonista Juan Carbone reclama $250 mil también por la pérdida de amigos y familiares; y el ex guitarrista del grupo, Maximiliano Djerfy, quien perdió amigos y cinco familiares directos $450 mil.

(http://www.infobae.com/contenidos/468009-100884-0-Callejeros-reclama-m%C3%A1s-dinero-que-familiares-v%C3%ADctimas-Croma%C3%B1%C3%B3n)

Anónimo dijo...

Califican como "ridícula" la indemnización que reclama Callejeros

El abogado querellante Patricio Poplavsky expuso en C5N que las cifras que demanda la banda, superiores a las de familiares y sobrevivientes, demuestran "lo que realmente les interesa"

Patricio Poplavsky es uno de los abogados que representan a familiares y a víctimas en el juicio por la tragedia del boliche de Once, aseguró que tenían conocimiento de la demanda y que es algo que no logran "comprender".

"A Callejeros los consideraron como responsables civiles, ellos van a tener que pagar", dijo y agregó que en ese sentido "la indignación de los familiares es algo lógico".

"Esto muestra lo que realmente les interesa. Pedir más que un padre que tiene un hijo fallecido llega al ridículo", subrayó y añadió que al grupo Callejeros la tragedia "lamentablemente lo favoreció económicamente y le generó una entrada de dinero que no tenían antes, con la venta de CD, entradas para recitales y merchandising".

"Es irrisorio. El manager de la banda, que fue sentenciado a 18 años de prisión como responsable, reclama por la muerte de su esposa", expuso Poplavsky
y dijo: "lo pueden pedir, pero realmente van tener que demostrar que sufrieron daños y dudo que algún juez se las de (a la indemnización)".

Los integrantes de Callejeros demandan al Estado nacional y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires una suma que ronda los $ 1.113.759 cada uno, por daños y perjuicios. La misma al menos dobla las solicitudes de otros sobrevivientes, quienes piden entre $ 100 mil y $ 400 mil, y es superior a lo que piden otros familiares de víctimas de la tragedia, entre $ 300 mil y un millón de pesos.

(http://www.infobae.com/contenidos/468023-100884-0-Califican-como-rid%C3%ADcula-la-indemnizaci%C3%B3n-que-reclama-Callejeros)

Anónimo dijo...

Callejeros no es culpable es una banda de rock... y el rock es al limite, al que no le gusta que se quede en su casa escuchando boleros, es así.
los organizadores deben hacer su trabajo.
Si lo hacen mal que paguen.
Callejeros hacen bien lo que saben ROCK y si a los blandos no les gusta prohiban el ROCK... pero si está permitido solo es posible así AL LIMITE.

mario dijo...

Anónimo del 9 de diciembre de 2009 13:21

Tu visión sobre el rock sostiene mi opinión.

Callejeros es culpable de todas esas 194 muertes. Pero no el único.

El rock es una expresión cultural. Todos tenemos derecho a disfrutarlo, sin necesidad de cagarnos en los demás.

Saludos.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina