martes, 25 de agosto de 2009

110 años del nacimiento de Jorge Luis Borges

Sin lugar a dudas, Jorge Luis Borges ha sido uno de los escritores más influyentes y vanguavardista del Siglo XX. Su obra ha sido elogiada por personajes de los más diferentes ámbitos y ha trascendido las barreras idiomàticas y culturales.

Nació el 24 de agosto de 1899 en la Ciudad de Buenos Aires y se crió en el Barrio porteño de Palermo: Aprendió a leer y escribir a los cuatro años de edad y, gracias a la fundamental influencia de sus padres, desde niño se enamoró de la literatura. Dijo alguna vez que su padre "Me reveló el poder de la poesía: el hecho de que las palabras sean no sólo un medio de comunicación sino símbolos mágicos y música" . Inspirado en la lectura de El Quijote, con casi siete años de edad, Borges escribió su primer cuento.

Escribió numerosos cuentos, ensayos y poesías. Dios clases de literatura inglesa y alemana en la Universidad de Buenos Aires. Entre sus obras más aclamadas encontramos Fervor de Buenos Aires (1923), Luna de enfrente (1925), Cuaderno San Martín (1929), El jardín de los senderos que se bifurcan (1941), Ficciones (1944), El Aleph (1949), El hacedor (1960), Elogio de la sombra (1969), El Informe de Brodie (1970) y Libro de los sueños (1976).

Su ceguera se debió a una enfermedad congénita que fue avanzando progresivamente desde su infancia hasta perder definitivamente la vista; según sus propias palabras, todo ese proceso de la pérdida de la vista fue como "un lento atardecer de verano". Esta dificultad no fue un impedimento para seguir escribiendo sus obras, las cual las iba dictando como así tampoco dejó de leer libros.

Tuvo una profunda amistad con Adolfo Bioy Casares, con quien escribió algunos libros de cuentos como el célebre "Seis Problemas para Isidro Parodi", que ambos firmaron con el seudónimo Honorio Bustos Domenq.

Fue también un personaje polémico que se animó a enfrentar al peronismo desde fines de la década de los 40. Fue Presidente de la Sociedad Argentina de Escritores entre 1950 y 1953. Cuando Juan Domingo Perón fue derrocado en 1955, el Gobierno de Facto lo nombró Director de la Biblioteca Nacional, cargo en el que se desempeñó hasta el año 1973.

Su segunda esposa fue la polémica María Kodama. Nacida en 1937 en Buenos Aires, Kodama empezó su relación con Borges cuando se convirtió en su alumna en 1953, aproximadamente.A partir de 1975, Borges y Kodama empezaron a compartir viajes por el mundo; a partir de allí, ella se convirtió en su vocera ante la prensa. Se casaron civilmente por poder en abril de 1986, meses antes de Borges falleciera. El entorno de este célebre escritor siempre desconfió de Kodama; Norah Borges fue lapidaria al sentenciar que esa unión de su hermano con su discípula era "diabólica".

Borges murió el 14 de junio de 1986. Sus restos descansan en el cementerio de Plain-Palais, ubicado en la Ciudad de Ginebra. La lápida, cuyo diseño e inscripciones fueron decididas por Kodama, contiene recurrentes referencias al cuento "Ulrica", incluido en El libro de arena. Es que, aseguró alguna vez Kodama, la Ulrica del cuento es ella.

Kodama inauguró la Fundación Internacional Jorge Luis Borges en 1988 y desde entonces se entregó a "el enorme trabajo que supone difundir una obra tan maravillosa e inmensa". Viaja constantemente: coordina ediciones, inaugura muestras, homenajes, dicta conferencias, presenta traducciones, da cursos. Inauguró el Centro Haiku, que funciona en la misma Fundación e impulsa un concurso anual para estudiantes secundarios, con el apoyo de Pepsi. Nadie pone en duda que ella dedica su vida a Borges. Pero se le ha cuestionado lo que hace con su obra. Cuando decidió reeditar El tamaño de mi esperanza, El idioma de los argentinos e Inquisiciones, fue criticada pues su autor había decidido no reeditar esos libros. También se la ha acusado de suprimir dedicatorias o eliminar de algunas ediciones el poema "Al olvidar un sueño", dedicado a Viviana Aguilar.

Han sido varios los litigios judiciales que Kodama ha tenido contra quienes han escrito sobre la vida de Borges y no la han dejado bien parada. En ningún caso, la Justicia falló a su favor.



Que otros se jacten de las páginas que han escrito;
a mí me enorgullecen las que he leído.
No habré sido un filólogo,
no habré inquirido las declinaciones, los modos, la laboriosa mutación de las letras,
la de que se endurece en te,
la equivalencia de la ge y de la ka,
pero a lo largo de mis años he profesado
la pasión del lenguaje.
Mis noches están llenas de Virgilio;
haber sabido y haber olvidado el latín
es una posesión, porque el olvido
es una de las formas de la memoria, su vago sótano,
la otra cara secreta de la moneda.
Cuando en mis ojos se borraron
las vanas apariencias queridas,
los rostros y la página,
me di al estudio del lenguaje de hierro
que usaron mis mayores para cantar
espadas y soledades,
y ahora, a través de siete siglos,
desde la Última Thule,
tu voz me llega, Snorri Sturluson.
El joven, ante el libro, se impone una disciplina precisa
y lo hace en pos de un conocimiento preciso;
a mis años, toda empresa es una aventura
que linda con la noche.
No acabaré de descifrar las antiguas lenguas del Norte,
no hundiré las manos ansiosas en el oro de Sigurd;
la tarea que emprendo es ilimitada
y ha de acompañarme hasta el fin,
no menos misteriosa que el universo
y que yo, el aprendiz.

Jorge Luis Borges.

1 comentario:

Pai dijo...

Una gran creación Argentina Borges, como Favaloro,como Belgrano, como Eva y como muchos seres comunes y corrientes que son héroes y nadie sabe de ellos...
Saludos y cariños
(PD: aguante en ciclón!!)

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina