miércoles, 15 de julio de 2009

Un cascabel al gato

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ha denunciado ante la Justicia a Luis Ángel D'Elia, titular de la Federación de Tierra y Vivienda, por haber interrumpido el tránsito en las calles de esa ciudad con una manifestación realizada el 08 de mayo de este año que él lideró para apoyar al kirchnerismo de cara a las elecciones legislativas del pasado 28 de junio.

Durante varias horas, los piqueteros generaron un nuevo caos en la Ciudad cuando marcharon por Avenida Rivadavia, desde Ciudadela hasta Plaza de Mayo.

El fiscal contravencional Claudio Silvestri elevó la causa a juicio oral, que estará a cargo de la jueza local Cristina Lara.

Seún consigna el Diario Crítica, el dirigente está imputado por infracción a los artículos 69 y 78 del Código Contravencional porteño. El primero se refiere a "afectar el funcionamiento de servicios públicos" y establece que "quien afecta intencionalmente el funcionamiento del servicio de alumbrado, limpieza, gas, electricidad, agua, teléfono, transporte, correo o transmisión de datos, es sancionado/a con 1.000 a 5.000 pesos de multa o arresto de dos a diez días".El artículo 78, sobre "obstrucción de la vía pública", sostiene que "quien impide u obstaculiza la circulación de vehículos por la vía pública o espacios públicos, es sancionado con uno a cinco días de trabajo de utilidad pública o multa de 200 a 1.000 pesos".Sin embargo, en la segunda parte aclara que "el ejercicio regular de los derechos constitucionales no constituye contravención. A tal fin deberá, con razonable anticipación, darse aviso a la autoridad competente, debiendo respetarse las indicaciones de ésta, si las hubiere, respecto al ordenamiento".

Como era de suponerse, el polémico dirigente kirchnerista rechazó los cargos que se le imputan y, a través de su abogado Adrián Albor, minimizó su accionar afirmando que hacer ese piquete "fue más leve que cruzar un semáforo en rojo" y que "no hay que pedirle permiso a Macri" para que una organización "social" salga a las calles a manifestarse.

En dicha manifestación, Luis D'Elia pidió un lugar en las listas de candidatos del Frente para la Victoria haciendo gala (una vez más) de su resentimiento social cuando disparó que entre los candidatos oficialistas deberían haber "deberían tener más morochos y menos blancos".

D'Elia se maneja siempre con prepotencia, rodeándose de matones y desposeídos para ejercer presión y ganar porciones de poder. Este dirigente es un personaje que desprecia toda institución democrática con sus actitudes. Además, acentúa divisiones sociales con sus frases cargadas de xenofobia.

Hay un orden social que hay que cuidar entre todos, hay un marco legal que regula la convivencia social y tenemos instituciones democráticas con autoridades a cargo que debemos respetar. Decir que se "criminaliza la protesta", que se "persigue a los pobres" por el mero hecho de aplicar la ley. Criticar los excesos de D'Elia de ninguna manera implica avalar los errores que puedan tener todos los políticos que se animaron a cuestionar sus modos.

Tampoco se trata de ser de "derecha" o "destituyente", es cuestión de saber convivir en paz y en libertad, respetando los derechos de todos y de cada uno de nosotros.

Lamentablemente, desde el año 2001 hasta esta parte los piquetes se han hecho muy frecuentes. Cualquier grupo de personas se cree con derecho a interferir en la circulación de la vía pública para salirse con la suya. Los piquetes han sido el recurso predilecto no solo de agrupaciones afines al kirchnerismo, sino también a grupos de opositores y demás grupos de personas.

Si uno está en desacuerdo con algo de este país, si uno quiere rebelarse contra la injusticia, es totalmente válido salir a manifestarlo... pero sin menoscabar los derechos de los demás. Si uno quiere impulsar acciones para fortalecer la justicia social, se puede recurrir al Defensor del Pueblo o a la Justicia misma para hacer oír la propia voz. Si uno descree de las instituciones republicanas y no hace nada dentro del marco legal vigentee es porque no sabe vivir en democracia.

Ojalá los piquetes dejen ser el recurso preferido de los patoteros y los argentinos aprendamos a dialogar y reclamar con firmeza y altura.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina