martes, 2 de junio de 2009

Ustedes estafan... nosotros también

Mucho se ha dicho y escrito sobre las candidaturas "testimoniales" que impulsa el kirchnerismo en un intento desesperado por preservar su estructura de poder.

Néstor Kirchner es un pésimo dirigente político que busca enfrentar a todo y todos los que piensen distinto a él con una violencia insoportable y, para colmo de males, arrastra a todo el Partido Justicialista tras su caprichos. Él mismo tomó la iniciativa de candidatearse como diputado nacional por Buenos Aires aunque declaró como domicilio personal a la Quinta de Olivos, un territorio federal; y después ató a otros políticos en esta suerte de patriada "Yo o el caos": se anotaron obsecuentemente Sergio Massa, Daniel Scioli y unos 45 intendentes de la Provincia de Buenos Aires.

En numerosos medios de comunicación se habla de las "testimoniales", aunque no son muchos los que avisan y recalcan a la población de la descarada estafa que impulsa el kirchnerismo.


Ellos... y nosotros también: ¡todos!

La oposición, en todos los ámbitos, no pasa del berrinche mediático y la crítica por la crítica misma. Así, no es muy loco suponer una victoria del kirchnerismo para el próximo 28 de junio ante la nada de propuestas alternativas, nada que nos permita creer que se puede enderezar el rumbo del país y de cada una de las provincias argentinas.

Repasando los nombres de los candidatos opositores en distintos distritos electorales, no solo encontramos alianzas y frentes electoralistas improvisados sino que observamos que la inmensa mayoría de esos políticos que hoy integran esas listas están más pensando en el 2011 que en servir a la República Argentina desde el Congreso de la Nación.

Vamos repasando solo algunos casos particulares de opositores al kirchnerismo:

1) En Buenos Aires, sabemos todos perfectamente que Francisco De Narváez usará esta elección legislativa para posicionarse decididamente como candidato a gobernador de la Provincia en el 2011; otro tanto ocurre con Margarita Stolbizer, la dirigente de la U.C.R.

2) En Santa Fe, Carlos Alberto Reutemann forma parte del peronismo disidente (léase, berrinchero) y quiere ser Presidente de la Nación en el 2011; frontal y sin ninguna vergüenza dijo: “Después del 28 de junio empieza el 2011”.

3) En San Juan, Eduardo Mauricio Ibarra, Rodolfo Colombo y Daniel Illanes están mirando de reojo al 2011 buscando la manera de destronar al "menemista-duhaldista-kirchnerista" José Luis Gioja quien pugna, a su vez, por ser tenido en cuenta como candidato a Presidente de la Nación.

4) En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Elisa María Avelina Carrió y Fernando Ezequiel "Pino" Solanas tienen la misma motivación en estas elecciones: ser candidatos a Presidente de la Nación en el 2011; mientras Carrió irá por ¡otro! intento, Solanas apunta a consolidar su agrupación "Proyecto Sur" y así obtener un mayor caudal de votos que en las anteriores ocasiones en que participó como candidato.

5) En Córdoba, Luis Alfredo Juez, fundador y líder del "Partido Nuevo contra la Corrupción, por la Honestidad y el Trabajo" (¿?), no alcanza a digerir todavía su derrota en las pasadas elecciones en donde perdió por pocos votos la gobernación de esa provincia a manos del ex oficialista Juan Schiaretti. Como ya lo ha dicho a los cuatro vientos, este simpático político quiere ir por la Gobernación de Córdoba en el 2011.


Como vemos, los políticos de la oposición, diría sin excepción, nos usarán a los votantes para que testear su poderes de convocatoria y ver como quedan parados para las elecciones generales del 2011. A ninguno de los anteriormente mencionados les importa un bledo desempeñar dignamente la noble labor de ser representante del pueblo en el Congreso de la Nación. Solo les importa ganar más y más poder.


...y nosotros también

Cuando se leen análisis políticos de la realidad, la inmensa mayoría de los cronistas omite detenerse en la responsabilidad que le cabe al pueblo a la hora de participar en la vida política del país. Es que es más facilista (y rentable) caer en la demagogia y no cuestionar a la gente.

El periodismo en la Argentina muchas veces se comporta irresponsablemente: aplaude al poder de turno, narcotiza a la gente con banalidades y contribuye a la estupidez de la política. Hoy en día es corriente escuchar a pseudos analistas políticos que pululan en todos los medios hablar de una "campaña caliente" y ninguno se detiene a cuestionar seriamente a los que quieren asumir algún cargo público.

Debo decir que, más allá de que podamos encontrar grandes individualidades en este bendito país, la conducta del pueblo argentino deja mucho que desear. En este país nos especializamos en culpar a todos los demás de los males propios y nunca hacerse cargo de lo que a cada uno le toca.

Así es que hoy en día escuchamos a quienes se rasgan vestiduras hablando pestes de los años de menemismo... pero nadie se hace cargo de haber votado a Carlos Menem: pareciera que el riojano llegaba a la Casa Rosada por medio de la fuerza o en algún plato volador. Nadie sabe como hizo. Nadie lo votó. Otro tanto ocurre con los gobiernos militares que sometieron a la Argentina entre 1976 y 1983: hoy casi todos los señalan como represores y genocidas... pero nadie parece asumir que fue un masivo apoyo cívico el que favoreció el derrocamiento en 1976 de María Estela Martínez, la entonces inepta Presidente de la Nación. Y durante los años alfonsinistas, culpábamos al Fondo Monetario Internacional por nuestros males. Cuando gobernó De la Rúa, Álvarez, Fernández Meijide y toda esa corte de torpes, acusábamos el hartazgo de tantos años de Menem y su corrupto séquito en el poder. En estos años de kirchnerismo, culpamos a los años de (des)gobierno de la Alianza y al imperialismo: Cuando el kirchnerismo sea historia, el que venga se quejará de los desbordes de Cristina Fernández y Néstor Kirchner... y así sucesivamente, como de nunca acabar.

Acá en Argentina es muy frecuente escuchar excusas como "no me interesa la política", "¡ah! ¡de política yo no entiendo nada!" o "no me meto en política porque es muy sucia". Es el maldito no-te-metás que tanto nos caracteriza a los argentinos.

De esa manera, con esa indiferencia y frivolidad los argentinos avalamos tácitamente el accionar de todos los corruptos y mediocres que hacen de la política sea solo un medio de subsistencia y poder para muchos que lucran con lo que debería ser servicio a la comunidad. Eso sí, después nadie se hace cargo de nada.

Ojalá en este 28 de junio sea el comienzo de un cambio en la conducta de la ciudadanía argentina y se el inicio de la maduración de la democracia en este país.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina