martes, 30 de junio de 2009

Según el INDEK, fue victoria kirchnerista nomás

Ayer por la tarde, la Presidente Cristina Elisabet Fernández dio la cara el día después de las elecciones legislativas que hirieron de muerte al poder kirchnerista.

Hubo gran expectativa por la conferencia de prensa de la titular del Poder Ejecutivo Nacional, la cual es la segunda en mucho tiempo. Aunque, a decir verdad, la misma fue muy limitada ya que se permitieron solo nueve preguntas de parte de la prensa que se dio cita en la Casa Rosada: tres para medios nacionales (léase, nacionales = porteños... parece que solo ellos son "la Nación", ¿los demás qué somos en la Argentina?), tres para medios "provinciales" y las restantes tres para medios internacionales.

Con la irrespetuosidad que la caracteriza, la primera mandataria argentina llegó con más de media hora de atraso a la cita con la prensa nacional e internacional en la Casa de Gobierno. Escoltada por sus colaboradores Sergio Massa y Florencio Randazzo, Fernández expuso su particular lectura del pronunciamiento popular en las urnas en el pasado domingo.

Llego a la conclusión de que Cristina Fernández es una mujer muy previsible. Si uno escuchó sus declaraciones desde que es Presidente de la Nación, con un poco de lógico se podía inferir de antemano lo que esta mujer tan vanidosa iba a declarar: "no perdimos", los otros perdieron", "los periodistas deben informar bien y decir la verdad", "ustedes tienen que aprender"... bueno, ayer le faltó el clásico "todo me costará el doble por ser mujer".

Es aceptable que los resultados de unas elecciones puedan tener más de una lectura. Cristina Fernández tiene todo el derecho a pensar lo que quiera, pero debería llamarse a la sensatez porque se trata nada menos de la Presidente de la Nación.

Pero bueno, en el caso de la Sra. Presidente, con su soberbia a prueba de balas, llegó a la conclusión de que su Frente para la Victoria terminó consagrándose en todo el país el pasado 28 de junio. Es decir, Cristina Fernández buscó el lado amable de una estruendosa derrota haciendo un análisis federal de las elecciones y resaltó la cantidad de distritos que consagraron candidatos kirchneristas (entre los que se cuentan, claro está, los candidatos del Gobernador de San Juan).

Es llamativo que los Kirchner fueron los primeros en centralizar sus esfuerzos y luchas en la Provincia de Buenos Aires, prácticamente ignorando la suerte del FpV en el resto de las provincias argentinas. Como quedaron los resultados, la Presidente "se acordó" de que eran 24 los distritos electorales: a fuerzas de los resultados, ella tuvo que recurrir a una mirada federal.

Minimizó el rechazo del electorado bonaerense para con su marido y ahí nomás le tiró la pelota a Mauricio Macri, de quien dijo que hizo una peor elección con Gabriela Michetti como candidata ya que su caudal de votos se redujo a casi la mitad comparando los comicios de 2007 y los de ayer domingo. Claro que después cuando le dijeron que ella había obtenido un 46% de votos cuando se candidateó para Presidente de la Nación y ahora Néstor Kirchner apenas superó el 31%, dijo que no hay que comparar elecciones para cargos legislativos con los de cargos ejecutivos...

Su visión de los hechos la llevó a trazar paralelismos con los reveses que en su momento sufrieran sus antecesores Raúl Alfonsín en 1987 y Carlos Menem en 1997. Negó una temida devaluación como cambios en su gabinete. Negó las escandalosas adulteraciones en los índices que publica el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos. Enfatizó el notable triunfo de Fernando "Pino" Solanas en la Ciudad de Buenos Aires no tanto porque le tenga alguna simpatía al cineasta sino porque le restó una importante cantidad de votos al macrismo.

Sobre la estrepitosa derrota del kirchnerismo en la Provincia de Santa Cruz, la Presidente le tiró el fardo a los kirchnerista locales ya que dijo que se debió a "problemas de la gestión del Gobernador y problmeas internos del partido"... La remató diciendo que también se debió a "nuestra ausencia", como si los santacruceños siguieran idolatrándolos ciegamente. Eso sí, celebró increíblemente el triunfo en El Calafate (¿?), su "lugar en el mundo" según sus propias palabras.

La Presidente volvió a quejarse de una supuesto maltrato de los principales medios de comunicación capitalinos, a quienes acusó nuevamente de no tener "rigor intelectual" ni "tener autocrítica" por ser exigentes con el oficialismo y ser condescendientes con la oposición. Lo cierto es que ella tiene que asumir que, al ser parte fundamental del oficialismo, le corresponde un protagonismo importantísimo en la escena política de nuestro país y por ende, estará en el centro de las miradas... no porque se trate de ella en particular, sino porque así sucede y debe suceder con quien le toca circunstancialmente regir los destinos de la Argentina desde el Ejecutivo Nacional.

Si lo que todos entendimos que fue un contundente rechazo hacia la Presidente y su marido en realidad se trató, según la visión de la Sra. Fernández, de una nueva victoria del Frente para la Victoria, ¿por qué Kirchner estuvo escondido gran parte del pasado 28 de junio y apareció desencajado recién después de las 2 de la mañana?. Si tan bien conduce al Partido Justicialista, ¿por qué Kirchner se sintió obligado a renunciar como Presidente del partido?, ¿por qué ningún dirigente justicialista le pidió que no renuncie?.

Cobra vigencia una vez más ese dicho que dice que "Las victorias tienen muchos padres pero las derrotas siempre quedan huérfanas". Si el Frente para la Victoria hubiera salido realmente airoso en las últimas elecciones, el domingo por la noche no solo Kirchner y su esposa, sino que muchos otros dirigentes hubieran buscado las cámaras de televisión y las fotográficas para mostrarse sonrientes. Pero no, fue un duro revés y todos se esconden como es el caso más evidente del camionero Hugo Moyano, líder de la CGT y Vicepresidente Primero del Partido Justicialista, que brilló por su ausencia a la hora de dar la cara.

Personalmente, en principio, no estoy a favor de pedirle la renuncia a la Presidencia de la Nación. Por el bien de las instituciones democráticas, la Sra. Fernández debería cumplir con el mandato que le confirió el pueblo en el 2007. Eso sí, deberá necesariamente basarse en consensos, llamando humildemente a la oposición para acordar medidas y políticas para encauzar el rumbo de la Patria.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Para Solanas, la Presidenta "fabula"

Indignado, negó cualquier posibilidad de alianza con el FPV; "¡Eso es adulterar la realidad!", dijo

Marcelo Veneranda
LA NACION

"¿Hasta qué punto alguien puede fabular y alejarse así de la realidad?", se preguntó Fernando "Pino" Solanas al escuchar que Cristina Kirchner había incluido a los diputados electos de Proyecto Sur entre sus futuros aliados en la Cámara baja. La sola mención de lo "compartido" por ambas fuerzas lo terminó de impacientar: "¡Eso es adulterar la realidad!", bramó.

La situación no fue muy distinta entre otros miembros del partido. Al inicio del discurso, cuando el cineasta fue felicitado por su segundo lugar en los comicios, hubo sonrisas. Luego, las menciones de la proximidad ideológica y la eventual alianza las transformaron en muecas de disgusto.

"Nos tiraron un yunque", deslizaron allegados de Solanas, y atribuyeron la maniobra a un intento del kirchnerismo de recostarse nuevamente en la izquierda, tras la renuncia de Néstor Kirchner a la presidencia del PJ.

"Pino" no anduvo con vueltas. En diálogo con LA NACION se mostró indignado y acusó a la Presidenta de fabular y alejarse de la realidad. "Hasta hace muy poquitas horas éramos el demonio para el oficialismo", subrayó, para completar: "¡Eramos prácticamente canallas!".

A partir de ahí, deshilvanó las diferencias con el Gobierno, que calificó de "abismales", en especial la recuperación de los recursos naturales y energéticos, así como las cargas a las rentas excepcionales. "Hemos sido críticos feroces; si hay una fuerza que enfrente el núcleo central del kirchnerismo, ésa es Proyecto Sur", dijo.

Lo cierto es que a lo largo de la campaña -aunque también desde antes, en sus películas y apariciones públicas- el cineasta viene denunciando al Gobierno como "la continuidad" del modelo "agrominero exportador iniciado por [el ex presidente] Carlos Menem".

El matrimonio presidencial también fue mencionado cada vez que "Pino" se refirió a la necesidad de recuperar los recursos naturales y energéticos del país. "Con la extensión por 30 años de las concesiones petroleras, los Kirchner traicionaron la línea histórica nacional en políticas energéticas", repitió.

Diferencias y coincidencias
Proyecto Sur propone nacionalizar y reestatizar el petróleo. Como el recurso pertenece constitucionalmente a las provincias, hasta que se modifique la Carta Magna el partido pretende que se apliquen mayores retenciones a la renta petrolera y se coparticipen los ingresos.

Además del petróleo, Solanas propone que se graven las rentas financiera, pesquera y del agro. "El objetivo final es lograr una reforma tributaria gradual, para salir del sistema regresivo del IVA a un sistema progresivo, que grave las rentas excepcionales", explicó. También recordó que, tras años de crecimiento y mayoría parlamentaria, el Gobierno no le quitó "ni siquiera un decimal al IVA".

Tampoco hay puntos de acuerdo con respecto a la minería a cielo abierto, para la cual Proyecto Sur exige su prohibición. "Es como permitir que la gente se mate", graficó.

Las diferencias se repiten con respecto a los superpoderes y la ley de emergencia económica. "Es el país en broma, que distribuye 41.000 millones de pesos en subsidios a las grandes empresas y acepta el crimen del hambre de 5 millones de indigentes", indicó.

Con todo, Solanas advirtió que su partido no se convertirá en un opositor automático y que acompañará los proyectos que sean un aporte para "el país, la democracia y el pueblo". Con respecto a la ley de radiodifusión, reiteró su negativa a cualquier acuerdo con el Gobierno. "Aceptamos parte del proyecto de los 21 puntos [elaborado por la Coalición por la Radiodifusión], pero no la iniciativa del kirchnerismo", concluyó.

(http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1145167)

Anónimo dijo...

¿Engaño o autoengaño?

Por Mariano Grondona
Especial para lanacion.com

Cuando la Presidenta llamó a conferencia de prensa al día siguiente de las elecciones, abrió en algunos la tímida esperanza de que, después de reconocer francamente su derrota, el Gobierno empezaría a dialogar con sus vencedores. La renuncia casi instantánea de Néstor Kirchner a la presidencia del Partido Justicialista había reforzado esta tenue expectativa como un posible signo de que la pareja gobernante estaba tomando contacto, finalmente, con la realidad.

La expectiva tuvo corta vida porque, al delegar la presidencia del PJ en Daniel Scioli, Kirchner se siguió aferrando a él como lo había hecho durante la campaña electoral que ambos perdieron, con lo cual la posibilidad de que haya un cambio ha quedado reducida, en última instancia, al propio Scioli. En su conferencia de prensa, Cristina Kirchner distorsionó gravemente las cifras electorales, tratando de convertir una derrota en una suerte de "empate" y hasta imaginando que el notable avance de Pino Solanas en la Capital equivalía al triunfo de un aliado del Gobierno, al que sólo le habría pedido supuestamente "profundizar el modelo" que acababa de ser rechazado por tres de cada cuatro argentinos. Después de la derrota del domingo, ¿se han limitado entonces los Kirchner a extender el "método Indec" mediante el cual pretendieron desconocer sistemáticamente la realidad económica, al campo político?

Si alguien ingresa en el escabroso reino de la mentira, esto puede significar dos cosas. Una que, conociendo la realidad, pretende ocultásela a los demás. La otra, que no desconoce la realidad porque "engaña" sino porque "se engaña". No es fácil determinar cuál de estas dos actitudes es peor. El que engaña a otros a sabiendas comete una falta moralmente más grave pero, como aún así conoce la realidad, podría eventualmente volver a ella. El que se engaña a sí mismo, en cambio, comete una falta moralmente más leve porque es sincero, pero es más difícil que reconozca un error en el que sigue creyendo. ¿Qué es peor entonces para una sociedad? ¿El cinismo de los que tratan de engañarla deliberadamente o la desorientación de los que han perdido el contacto con el mundo que los rodea?

La frontera entre estas dos actitudes es menos nítida de lo que podría suponerse. El que engaña a conciencia, en efecto, necesita justificar tanta veces lo que sostiene que termina por beber su propio veneno. Hitler y Goebbels habían engañado una y otra vez al pueblo alemán. También sabemos que, al fin de sus días, Hitler impartía órdenes a regimientos que ya no existían. La verdad es la casa de la palabra, y a quienquiera que se haya alejado de ella por el motivo que fuere, le espera un arduo camino para volver a encontrarla.

(http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1145487)

Anónimo dijo...

EDITORIAL

Fracasan los Kirchner

Los argentinos humillan a la pareja gobernante quitando la mayoría parlamentaria al oficialismo

La humillación sufrida por los Kirchner, la presidenta argentina y su marido y antecesor, en las elecciones adelantadas de mitad de legislatura supone un cambio político y anticipa incertidumbres en la tercera economía latinoamericana. La pareja gobernante había hecho de los comicios del domingo un referéndum sobre su gestión de la crisis y su crispado manejo de los asuntos públicos, que los argentinos han zanjado quitando al oficialismo peronista la mayoría en la Cámara baja y el Senado. Para el ex presidente Néstor Kirchner, que anoche renunció a la presidencia del peronismo, el varapalo ha sido monumental en Buenos Aires, el bastión de los votos que le catapultaron al poder en 2003. Allí, Francisco de Narváez, un millonario nacido en Colombia, que encabeza una facción rival, le ha sacado dos puntos y medio, a pesar de las advertencias apocalípticas del hasta ayer jefe peronista, en una campaña ventajista y sin ideas.

La presidenta Cristina Fernández adelantó de octubre a junio las elecciones, en las que se ha renovado la mitad de la Cámara baja y un tercio del Senado, esperando evitar un deterioro económico mayor. Los votantes han suspendido no sólo la gestión económica del dúo presidencial, su innecesario y perdido enfrentamiento con los agricultores a cuenta de una subida confiscatoria de los impuestos, la nacionalización del sistema de pensiones o las trabas a la inversión exterior, expresiones todas de un nacionalismo populista y un anquilosado burocratismo que bebe en el peronismo más añejo. El malestar tiene también que ver con la inseguridad ciudadana y un aumento de la inflación, el 15% extraoficialmente, que el Gobierno maquilla sin ningún pudor desde los centros estadísticos oficiales.

A la espera de una crisis de Gobierno, anticipada por la renuncia de Kirchner al liderazgo de su partido, los resultados electorales suponen una bocanada de aire fresco, y no sólo porque alumbran una alternativa a una pareja desgastada, puesto que la popularidad de Fernández, tras año y medio de mandato, dista mucho de cuando fue elegida. Un Congreso no controlado por el oficialismo obligará a la presidenta a una política menos vitriólica, además de revitalizar presumiblemente y hacer más coherente a la oposición argentina, la peronista y el radicalismo. En última instancia, la derrota de los Kirchner abre la carrera en el peronismo a las presidenciales de 2011, donde confluyen todos los ojos.

(http://www.elpais.com/articulo/opinion/Fracasan/Kirchner/elpepiopi/20090630elpepiopi_2/Tes)

Ramon dijo...

No soy ni kichnerista ni de derecha ni de izquierda, solo quiero compartir un video donde Macri reconoce el exceso de gastos de Narvaez y se burla de pino solanas.

http://www.youtube.com/watch?v=eoyj7VtcLNQ

Insisto, no defiendo en absoluto al gobierno, solo deseo que la gente sepa como piensan algunos politicos fuera de camara.

mario dijo...

Hola Ramón

Ví el video y sí, no es muy agradable ver a Mauricio Macri hablando de esa forma.

De todas maneras, no debe ser el único político que piensa de esa manera. Tuvo la "mala suerte" de que alguien dejó grabando una cámara y todo eso quedó registrado.

Todos somos testigos de la gran campaña publicitaria que viene haciendo Francisco De Narváez de un tiempo a esta parte con tal de instalar su figura en la ciudadanía argentina. Personalmente, De Narváez me parece un inepto porque hasta ahora no ha hecho nada en concreto por Buenos Aires y la Argentina, solo tirar eufemismos y slongans vacíos. Con esa parafernalia y muchísimo dinero se ha convertido en uno de los políticos más relevantes de la Argentina. Increíble.

Me apena que con el sistema democrático que tenemos hoy en la Argentina, cualquier impresentable puede llegar a ocupar cargos importantes en la Argentina si tiene mucho dinero y una logística que lo apoye.

Para la ciudadanía argentina toda no valen las ideas, los proyectos, la honestidad ni la capacidad de los políticos. Basta que nos vendan espejitos y les damos el voto... la evidencia de ésto que digo la tenemos ante nosotros con los resultados de las elecciones de los últimos 15 ó 20 años.

Gracias por tu aporte. Saludos

Anónimo dijo...

La humillación de los Kirchner

Perdieron por lejos en las más pobladas provincias y en varias otras, incluso en Santa Cruz, que gobernaron por años. El oficialismo quedó en minoría en ambas cámaras del Congreso y el ex Mandatario se vio forzado a renunciar a la presidencia del justicialismo. Dejaron el gabinete sólo el ministro de Transportes, por inminente procesamiento en un caso de corrupción, y la antes renunciada ministra de Salud, que había solicitado más recursos para combatir el dengue y reconocer la emergencia nacional por influenza humana (hasta antes de la elección, se admitían oficialmente algo menos de mil 600 casos; tras ella, el nuevo ministro anunció que eran más de 100 mil; ante la molestia de la Presidenta, prontamente matizó esa cifra).

Muchos estiman que la principal causa de este rechazo generalizado es el autoritarismo del matrimonio gobernante y de su círculo íntimo. Otros agregan su resistencia para relacionarse con otras corrientes del justicialismo, la inseguridad pública, la corrupción, inepcia para controlar la crisis económica y de salud, el despilfarro de oportunidades, los enfrentamientos con el agro, el despojo del patrimonio del sistema de pensiones, la inflación, el aislamiento externo, las inequidades y trabas a los inversionistas extranjeros y otra serie de desaciertos.

Pero también les salieron al frente decididos opositores al kirchnerismo y mejores candidatos, como Felipe Solá, ex gobernador de la Provincia de Buenos Aires; Carlos Reutemann, ex gobernador de Santa Fe y hoy senador, y Mauricio Macri, jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, todos aspirantes a la Presidencia. Destacable es el caso de De Narváez, que tiene el límite constitucional a la Presidencia por haber nacido en Colombia, pero que será decisivo para garantizar la gobernabilidad y determinar al candidato del peronismo en 2011, a menos que se adelante la convocatoria presidencial. El Vicepresidente Julio Cobos, ex radical y que antes rompió con la Presidenta, es otro favorecido con los resultados y también postulante con posibilidades a la primera magistratura.

El balance de los Kirchner parece ser distinto: dicen haber triunfado en la mayoría de las provincias y que la suma de los votos obtenidos por el Frente para la Victoria supera individualmente a las alianzas opositoras. Pero el paso de los días va demostrando que, como antes, la lealtad de los caudillos peronistas, de los gobernadores e intendentes de esa tendencia, se traspasa fácilmente a los vencedores. Kirchner ha perdido la imagen de invencible, y tanto más ahora, con menos recursos para asegurar la dependencia de los barones provinciales y de su reducto en la Provincia de Buenos Aires.

Tras el desconcierto inicial por la inesperada derrota, la Mandataria y su cónyuge hicieron declaraciones conciliadoras, pero sus actitudes posteriores y la ausencia de cambios efectivos en el gabinete hacen pensar que creen continuar contando con capacidad para imponerse.

A mediano plazo, muchos esperan que la conciencia de los graves problemas que padece Argentina y el espíritu constructivo de los principales vencedores -Reutemann, De Narváez, Macri, Solá y el Vicepresidente Cobos- conducirán a un gobierno de algún consenso nacional y menos fundado en el populismo y en la peligrosa división entre incondicionales y enemigos -bases de la política kirchnerista.

No obstante, existe el temor de que la actual legislatura, de ensombrecida legitimidad, ignore los resultados y sus consecuencias políticas y siga procediendo como antes, delegando facultades extraordinarias en la Jefa de Estado. Entretanto prevalecen la incertidumbre y un vacío de poder que pueden traer negativas consecuencias a un país estancado por la crisis económica, bajo un liderazgo derrotado.

(http://blogs.elmercurio.com/editorial/2009/07/06/la-humillacion-de-los-kirchner.asp)

PiensoLuegoPiensoLuegoExisto dijo...

La verdad que terrible (aunque previsible) el discurso de la presidenta.
Por un lado la oposición rezaba por que los resultados legislativos "abrieran el diálogo con el Gobierno"; por otro, ella y el marido dándo cátedra pinochista (por Pinochet y Pinocho) sobre como la realidad es una matrix que puede ser traducida y salvada solo por los dos 'neos' que la entienden...

Saludos
PLPLE

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina