viernes, 26 de junio de 2009

Rest in peace, King of Pop

En el día de ayer, el mundo se conmovió con la noticia del fallecimiento de Michael Jackson.

Se ha apagado la estrella de quien fuera un gran artista que marcó toda una época de la música popular en todo el mundo. Tal vez sus composiciones musicales no hayan tenido la calidad de contemporáneos suyos como Stevie Wonder o Elton John, pero Jackson ha sido dueño de un magnetismo singular propio de los elegidos.

Su arte ha trascendido barreras culturales en todo el mundo al punto de convertirse en todo un ícono del Siglo XX. Su manera de cantar y bailar ya son toda una marca registrada y ha influido tanto a otros artistas como a millones de personas en todo el Planeta.

Fue famoso desde su más tierna edad cuando integraba los Jackson 5, en donde ya su carisma era irresistible por su talento natural para cantar y bailar; el suceso tan repentino tal vez le impidió vivir como una persona normal desde que era un niño lo que terminó condicionando el resto de su existencia.

Al margen (o no tanto) quedan también las incontables excentricidades y escándalos de su vida pivada que terminaron por minar su gran carrera artística en los últimos quince años. Siempre tuve la impresión de que, más allá de su gran éxito en todo el mundo y de la gran fortuna que construyó, "Jacko" no era una persona verdaderamente feliz: basta repasar sus constantes y obsesivos cambios en su fisonomía que lo terminaron convirtiendo casi en un monstruo, demostrando una alarmante falta de autoestima.

Desde mi fe, espero que ahora que Michael Jackson se sienta en paz y que pueda descansar, ya liberado de su cuerpo ya maltrecho y de toda la vorágine que vivió por haber sido toda una estrella del espectáculo.


El Rey del Pop en vivo en Bucarest


The Jackson 5 en vivo en Ed Sullivan Show (1970)

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina