domingo, 28 de junio de 2009

(maldita) Encuestocracia

Conversaba con un conocido que me decía que hoy iba a votar a Eduardo Mauricio Ibarra, peronista "disidente" y presunto opositor al Frente para la Victora porque, según las encuestas que publicaban la prensa sanjuanina, sería el que tendría más oportunidades de hacer frente a la hegemonía giojista.

Este episodio cotidiano me reafirma la idea de que para nuestra democracia no es para nada constructivo la publicación de encuestas de cara a unas elecciones porque, de una u otra forma, terminan condicionando los votos de la ciudadanía.

En estos útlimos diez o quince años, las encuestas de opinión pública han cobrado vital importancia en la escena política argentina, al punto que los políticos están más pendientes de sus índices de popularidad más que en generar proyectos y políticas para toda la Argentina.

Por otro lado, los medios masivos de comunicación como formadores de opinión se dejan seducir por la estúpida vorágine de querer anticipar el resultado final de una elección. Y muchas veces, al hablar de las campañas proselitistas, los analistas políticos se entretienen más en leer encuestas como si relataran una carrera de caballos más que en ir a fondo con las cuestiones inherentes a planes y programas de gobierno.

La perversa difusión de las encuestas de opinión (que muy rara vez son cuestionadas científicamente en cuanto a su confección) perjudica notablemente a los partidos políticos que integran las minorías. Esos partidos que no tienen una convocatoria significativa pueden perder potenciales votantes que tienen la mala costumbre de pensar que votar uno de ellos es casi "perder el voto".

Cuando la ciudadanía vota, expresa su voluntad para elegir a sus representantes quienes deben honrar con su compromiso con el pueblo y, posteriormente, rendir cuentas de sus actos de gobierno. Como sociedad debemos favorecer un salto de calidad para nuestra democracia. Entonces, hay que fomentar la participación ciudadana en la política de nuestro país. Debemos ganar espacios para debatir y cuestionar ideas y propuestas, más que dejarnos manipular por los profesionales encuestadores.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina