martes, 2 de junio de 2009

Carta Abierta de una ciudadana a la Presidente

Señora Presidente:

Cansada de escucharla repetir frases partidistas perimidas, impostando un tono de voz seudo emocionado y recitando cada oración creída que nos muestra una verdad revelada, me siento a escribir estas líneas porque así como usted, Señora Presidente, encuentra su desahogo en la verborrea desde preparados escenarios, yo lo intentaré desde la escritura, ya que no tengo los medios económicos para reunir un auditorio de tamaña magnitud.

Quiero desahogar en primer lugar la desazón que me produce cuando Usted hace uso y abuso de su condición de mujer. Se auto discrimina, se victimiza. Señora: estamos en el año 2009, hace casi una década que hemos comenzado el nuevo milenio, ya ninguna mujer occidental, profesional y dirigente se siente discriminada por ser mujer. No nos pasa por la cabeza ni sentimos en la piel esa sensación... gobernamos todo tipo de países, desde súper potencias hasta emergentes, dirigimos mega empresas, somos científicas, ejecutivas, eminencias en cada disciplina.

Es una postura obsoleta titularse discriminada por ser mujer, hasta me atrevo a decir que es infantil y caprichosa, la mujer occidental ya no se ampara en este prejuicio. Como mujer me da rechazo que Usted utilice este argumento para conmover sensibilidades que no lograría de otra forma..

También quiero desahogar el pensamiento que tuve cuando la escuché decir que Usted es la primera mujer Presidente elegida por el pueblo en la Argentina, todos recordamos que Isabelita también lo fue, Vice por supuesto, pero luego llegó (muy parecida a Usted) y también tuvimos a Evita, quien no llegó pero que por momentos Usted recrea en el timbre de voz y en la cadencia de su discurso . No nos engaña...es un viejo símbolo del peronismo ortodoxo 'la mujer peronista' al lado de su pueblo y de su hombre que le posibilita la vanidad del poder.

Desahogo también el fastidio de escucharla decir 'esta Argentina es otra, esta es la plaza de la transformación' La Argentina no es otra lamentablemente, gracias a su política sigue siendo la Argentina de las arengas, de las divisiones entre clases.

La escucho hablar del 'color de piel', 'de los oligarcas', de 'los dueños del país', al igual que el peronismo del 45 hablaba de 'los descamisados', 'de los oligarcas' y de 'los dueños del país'..

Nos advierte a los que la miramos por TV que esto ha sido como el lock out patronal del 76...por favor!!! se me cruza por la mente la cara y las pocas pulgas del paisano Alfredo De Angeli, parado en una ruta entrerriana , él representa a todo el otro pueblo que Usted niega. Ya no hay lugar para golpistas Presidenta, por suerte aprendimos esa lección, pero lamentablemente aún hay lugar para aparatos peronistas, gremialistas con panzas y bolsillos gordos, fuerzas parapoliciales como sus seguidores a sueldo. No existen los intentos de golpe de Estado que usted nos cuenta envuelta en alta costura, adornada con su Rolex de oro y brillantes, que menos para el pueblo!, Evita era amada a pesar de sus visones. He dudado en escribir este último párrafo porque no quiero discriminarla a Usted por millonaria... pero nobleza obliga... usted discrimina a todo un sector de gente de campo laburadora tildándolos de 'ricos que viven en la abundancia y golpistas' yo no puedo menos que bajar a su nivel y tildarla a Usted de tilinga y vanidosa... entre otras cosas..

También desde el mismo escenario de la histórica Plaza, hoy tan peronista como entonces, porque nada ha cambiado, nos indica que debemos terminar con 200 años de desencuentro y fracaso. Presidenta, no sé si sabe que hace 100 años atrás la Argentina era pujante, emprendedora, trabajadora. Inmigrantes escapados de la pobreza de sus países poblaron esta tierra donde pudieron progresar, produjeron, trabajaron, abrieron caminos, ferrocarriles, fábricas, en fin... fuimos una Nación y sin su partido.

Después vinieron los últimos 100 años de historia donde se mezclaron gobiernos militares y casi 50 años de peronismo....sí....sumemos: Perón, Perón, Cámpora, Perón, Isabelita, Luder, Menem, Menem, Duhalde, Kirchner, Kirchner..., de manera que todos estos años de desencuentros y fracasos ¿a quién se los debemos?, creo que a nuestros emergentes: los dirigentes....USTED en este caso. Y esta situación de retroceso, de estancamiento y enfrentamiento con el campo argentino es el claro ejemplo de los fracasos del pasado: Campo versus Pueblo. Campo y pueblo son lo mismo o campo también es pueblo, mal que le pese a su partido y a Usted que ha recogido su bandera más ortodoxa y destructiva. La Argentina siempre ha sido y es considerada una Nación muy 'rica' por su campo, y Ud. viene con sus aires de matona a que el pueblo se enfrente con la gente de campo, que gracias a ellos somos el país que GANA exportando carne y granos más que ninguno!!! y no hablemos de que más que seguro el gobierno, o sea Ud. ha mandado a prender fuego a los pastos de las islas de Entre Ríos para echarles la culpa a la gente de campo...!!!

Y este antagonismo que Usted declama desde el escenario, esta diferencia que deliberadamente pretende instalar en el colectivo de los ciudadanos referida a 'colores de piel', 'rubios contra negros' es una perimida utilización de la más vieja y burda política: instalar el resentimiento, declararse del lado de los pobres y arriarlos como rebaño detrás de la zanahoria. Pero los tiempos y la gente común la superan altamente Presidenta; ya nadie suscribe esas antinomias, ya nadie se obnubila con esos antiguos enunciados, la verdad pasa por otro lado, por el lado de los que trabajan y los que no, de los que quieren justicia y los que no, los que no roban y los que si. Ya todos sabemos muy bien que los gremialistas son los dueños del país, que los políticos y funcionarios son, al finalizar sus mandatos, los nuevos ricos de turno, todos sabemos muy bien que el campo y la industria no son antagónicos sino que son complementarios y motores indispensables para el desarrollo y todos sabemos muy bien que, como simple pueblo sin banderías, contamos con una sola herramienta para corregir fracasos y desencuentros: el voto... ya le tocará su turno Señora y como decía Perón: el pueblo hará sonar el escarmiento.

No nos subestime Señora, nosotros -los argentinos comunes- sabemos muy bien que aquí no hay intención de golpe, que este reclamo del campo es económico y nada tiene que ver con 'voltear un gobierno', no necesitamos mezclar esto con el tema de los 'derechos humanos', el aparato que usted mueve es el pasado y la mentira, el reclamo del campo es pedir políticas de Estado con proyección de desarrollo federal y esto es genuino, si no hay alimento en las mesas de los argentinos es su culpa y responsabilidad y de nadie más, hay un sector que le esta reclamando que no confisquen sus ingresos y hay un gobierno que por soberbia, incapacidad y debilidad en vez de comprender y corregir errores sumerge a todo el país en un nuevo desencuentro.

Basta, ya me siento más desahogada y sobre el final me doy cuenta que Usted no me falló, Usted es como yo esperaba: Una persona incapaz frente a tanta responsabilidad, una persona aferrada a la vieja política que se empeña en destruir nuestro futuro, una persona ambiciosa de poder y nada más.

Aquí termino, no quiero cansar con este texto como usted me cansa con su discurso, se ha corrido un telón en Argentina, ahora todos los actores están en el escenario y precisamente Usted, no está desempeñando el mejor papel.

Virginia E Pugliese

1 comentario:

Anónimo dijo...

EL PARECIDO DE LAS PRESIDENTAS
CRISTINA, MÁS QUE A EVITA, SE PARECE A ISABEL


No cabe ninguna duda de que Evita fue, es, y seguirá siendo el icono de la mujer política en la Argentina.
No por casualidad el Frente para La Victoria reclutó, para las próximas elecciones, a la actriz Nacha Guevara, tratando de recolectar los votos de, por lo menos, aquellos y aquellas que guardan en su memoria los logros de la mujer más sobresaliente de la historia argentina, aprovechando que la actriz, evidentemente, en algún rincón de su intimidad, se debe creer que tiene algo en común con Evita.
No en vano, tampoco, Cristina Fernández, trata de emular en sus discursos los mismos tonos, cadencias y gestos que Eva, imitaciones que, dicho sea de paso, llegan hasta el hartazgo.
Esto no hace más que demostrar que, luego de haber ignorado categóricamente, en los primeros años de gestión kirchnerista todo aquello que tenga que ver con el peronismo tradicional, hoy, no tengan más remedio que volver a las fuentes.
No tenemos más que recordar la total ausencia de los símbolos justicialistas en los actos del Frente para la Victoria, y ni hablar de algo realmente insólito, no entonar la marcha peronista, a tal punto que el mismo Aníbal Fernández les dijo a quienes le hacían notar semejante sacrilegio, sin ruborizase: “Que se metan la marchita en el c...”.
Sin embargo, la supuesta abogada, Cristina Fernández de Kirchner, logró lo único que no pudo lograr Evita, llegar a la presidencia, e incluso, superó a la única mujer que había sido Presidente de los argentinos, Isabelita, quien, como sabemos, ocupó la Primera Magistratura tras el fallecimiento de Juan D. Perón.
Es obvio que cualquier mujer que se dedique a la política quisiera llegar atener la popularidad que tuvo Evita, ¿será por eso que Cristina se esmera tanto en imitarla? Seguramente sí.
Pero lo triste de todo esto, es que lo único que está logrando Cristina, que es Kirchner, es parecerse cada vez más a Isabel que a Evita. Cristina, tiene varios puntos en común con Isabel, a saber:
Cristina, al igual que Isabel, es presidenta por obra y gracia de su marido.
Cristina, al igual que Isabel, sola no hubiera llegado a nada.
Cristina, al igual que Isabel, no sabe qué hacer con el gobierno.
Cristina, al igual que Isabel, nos miente y nos quiere hacer ver que vivimos en el país de las maravillas.
Cristina, al igual que Isabel, está rodeada por aduladores y serviles que les deforman la realidad., el famoso “entorno”.
Cristina, al igual que Isabel, vive en una burbuja y no en el país real.
Isabel tenía a López Rega, y Cristina a Néstor, Guillermo Moreno y anida más.
El descontrol y la desorientación del gobierno de Cristina es la misma que la del gobierno de Isabel.
La diferencia es que, como salta a la vista, intelectualmente Cristina está mucho más preparada que Isabel, se nota que leyó algunos libros más que Isabelita, esto dicho con el mayor de los respetos, pero es evidente, que por más que Cristina se esmere en imitar a Evita, sus similitudes cada vez son más notorias con Isabel.

Pablo Dócimo

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina