domingo, 31 de mayo de 2009

Un festejo en que no importó la institución que merece homenaje

El viernes pasado, se realizó en San Juan un gran desfile militar en la Av. José Ignacio de la Roza en conmemoración del 199º aniversario de la creación del Ejército Argentino. Dicho desfile contó con la participación de integrantes de regimientos de distintos puntos del país y el acto fue presidido por Nilda Celia Garré, la impresentable e inepta Ministro de Defensa de la Nación. Asimismo, se contó con la presencia de jefe de Estado Mayor General del Ejército, Luis Alberto Pozzi, del Gobernador Gioja y demás autoridades provinciales y municipales que se dieron cita.

En una medida cargada de demagogia e irresponsabilidad, el Gobernador de la Provincia de San Juan dispuso asueto para ese viernes para toda la administración pública a partir de las 10 de la mañana "para que todos puedan asistir al desfile". Los municipios, todos se obsecuentes con el Ejecutivo Provincial, se plegaron a la medida impuesta por Gioja. Así fue que centros de salud de toda la provincia cerraron a media mañana sin importar la necesidad de la gente, como así también el Ministerio de Educación de la Provincia dispuso que no hubiera clases en ninguna escuela en toda la mañana del viernes y hasta las 14 hs; claro que los docentes son muy obedientes cuando se habla de suspender el dictado de clases...

La Ciudad de San Juan amaneció con lógicos cortes de calles para ultimar los detalles del desfile, pero se suman a los numerosos que ya hay por la reparación de la red cloacal que hicieron más difícil e insoportable el tránsito vehicular. Desde que se creó la Peatonal frente de la Casa Natal de Sarmiento, no se ha hecho más que complicar el tránsito de norte a sur por la Ciudad, provocando una suerte de cuello de botella en la Calle Mendoza.

Con casi dos horas de retraso, el acto contó con el discurso de Nilda Garré que no hizo más que elogiar su propia gestión al frente del Ministerio de Defensa. La designación de Nilda Garré al frente del Ministerio de Defensa de parte de Néstor Kirchner es una afrenta para con las Fuerzas Armadas Argentinas. Es que Garré es una persona que detesta a los militares por su activa participación en Montoneros durante la Década de los 70, participando en el terrorismo que padeció la sociedad argentina durante aquellos difíciles años de nuestro país. Por eso mismo su designación generó malestar en diversos sectores de la seguridad nacional y, aunque no se reconozca abiertamente, a los militares mayoritariamente hombres les cuesta recibir ahora órdenes de una mujer.

En San Juan, además de fustigar a la oposición, Garré reivindicó su labor diciendo que el Ministerio a su cargo fue recibiendo mayores partidas presupuestarias durante su gestión; eso sí, no dijo una sola palabra del desarme del armamento del Ejército como así tampoco se avergonzó de que los soldados portaban armas fabricadas en la década del 70.

Más allá de los elogios que ella misma se dio públicamente, la Ministro tuvo que enfrentar una denuncia por contrabando de armas en el 2007 que, por pertenecer al oficialismo, quedó en la nada, como así también demostró su ineptitud en la inexistencia de radares en aeropuertos de Buenos Aires que provocan todo un caos en la aeronavegación comercial, abandono de personas en tropas militares argentinas en Haití, pilotos de la Fuerza Aéreas que fallecieron por pilotear naves oficiales obsoletas, el incendio del buque Irizar por falta de mantenimiento, la falta de presupuesto para la Fragata Libertad, entre tantos otros escándalos durante su caótica labor.

La nota de color la dio Carlos Tula, célebre "percusionista" del ex Presidente Carlos Saúl Menem, conocido por ser animador de numerosos actos menemista como así también viajar por el mundo asistiendo a mundiales de fútbol con barra-bravas argentinos. Cual personalidad farandulera, Tula integró la comitiva oficial del Gobierno Nacional y hasta se dio tiempo para saludar efusivamente a José Luis Gioja, tal vez recordando tiempos compartidos como genuflexos menemistas. Diario de Curro hizo una extensa cobertura de este evento (hasta dedicó un gran espacio a un perro que se la pasó ladrando mientra la multitud empezó a protestar por la demora del inicio del desfile...) y trató a Tula como toda una personalidad a la que también le pidieron una opinión sobre las chances "presidenciales" Gioja para el 2011. Es increíble como este personaje que ostenta como mérito tocar un bombo y arengar multitudes reciba privilegios que no gozan científicos y profesionales que a diario trabajan por la Patria...

Gioja quiere estar en el tapete de la política argentina para hacer crecer sus figura para ser Presidente de la Nación en el 2011 y por eso organizó este acto. Desesperadamente, quiere llamar la atención nacional, aunque por ahora no le sale muy bien.

Lo que ni a Garré ni a Gioja les importa es la urgente y necesaria reconciliación de las Fuerzas Armadas con el pueblo argentino. Producto de la política revanchista del kirchnerismno, hemos vuelto a caer en el estúpido antagonismo "Milicos versus Guerrilleros que se hacen llamar militantes de derechos humanos" y así mezclamos todo. Lamentablente, las Fuerzas Armadas sufren las represalias del rencor guerrillero como así también de los excesos que ciertos militares cometieron.

Las Fuerzas Armadas precisan de una revalorización y, aunque no suene de lo más simpático, una modernización y reequipamiento que dará mayor solidez a la soberanía de la Nación Argentina.

1 comentario:

Agustín dijo...

La verdad que me da mucha bronca la forma en que el Gobierno Nacional se encargó de escupir, humillar,denigrar y demonizar a una institución emblemática y patriótica como lo es el Ejército Argentino.
Para los que lo siguen haciendo, para los que apoyan la teoría de los dos demonios y para los idiotas que aún viven del setentismo, que no se olviden que los desaparecidos no son 30 mil ni tampoco fueron todos inocentes que luchaban por la justa distriubución de la riqueza, como afirma el impresentable y "erudito" Felipe Pigna, de hecho la mayoría eran TERRORISTAS QUE NO TENÍAN ESCRÚPULOS A LA HORA DE MATAR.
Lo que hicieron las Fuerzas Armadas, insisto una institución patriótica, fue luchar contra ellos cometiéndo unos cuantos excesos. Pero creo que no es motivo suficiente para hacerle pagar los platos rotos a otros ni mucho menos para tomarse revancha como pretenden hacer hoy muchos forágidos que integran el gobierno.
Creo que ya es hora de superar esto y que nuestro Ejército tenga el debido respeto que se merece.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina