domingo, 24 de mayo de 2009

María, Auxilio de los Cristianos

Para los católicos de todo el mundo, hoy es el día de María Auxiliadora.

Hay numerosas confusiones en torno a la persona de María, la madre de Jesús. Inclusive entre los mismos católicos suelen haber datos equívocos e informaciones erradas acerca de quien, entendemos, es la mujer más importante de toda la historia de la humanidad.

A lo largo de la historia, después de la partida física de Jesús, María ha estado manifestándose en distintos lugares del mundo y en distintos momentos con el solo objeto de pedirnos que vivamos en Dios. Podemos haber escuchado hablar de la Virgen de Fátima, la Virgen de Lourdes, la Virgen del Pilar, la Virgen del Rosario. Aunque pueda parecer una obviedad, es importante recalcar que María es una sola persona a quien se le rinde honor bajo distintas advocaciones.

También es necesario resaltar que María no es una diosa ni, mucho menos, está a la altura de Dios. Por ende, los católicos solo adoramos a Dios: mientras a los santos se los venera, a María se le reserva el culto de "hiperdulia" que significa "más allá de la veneración".

En el catolicismo se cree que hay una Vida después de la muerte física. Con su Muerte y Resurrección, Jesús fue quien abrió la s puertas del Cielo para toda la humanidad. Es decir, gracias a la Resurrección de Cristo, todos podemos resucitar con Él después de morir en este mundo y, si está de Dios, podemos gozar de la vida Eterna en Dios.

Al igual que los santos y los fieles difuntos, María es intercesora nuestra ante Dios. Esto no significa que, como muchos creen, sean "intermediarios". Cualquiera de nosotros que tenga la caridad de rezar por alguien que lo necesita, está intercediendo ante Dios por la persona que está poniendo en sus oraciones. Quienes ya están en la Otra Vida también pueden interceder por cualquiera de nosotros: la Iglesia Católica nos enseña que cuando le rezamos a un santo no le pedimos a "nos conceda un favor" sino que le pedimos que rece por nosotros ante Dios.


La virginidad de María

Otro de los puntos que siempre ha resultado controversial al hablar de María es su virginidad. Este punto fue uno de los que generó una gran polémica con los protestantes cuando éstos se separaron de la Iglesia Católica.

Desde su más tierna edad, María ofrendó a Dios su virginidad no como un desprecio a su propia sexualidad sino como un signo de total pertenencia al Señor.

Cuando leemos en el Evangelio de Lucas (Capítulo 1, Versículo 34), que el Ángel le pide a María que sea madre del Redentor de la humanidad, ella se sorprende porque dice que "no conoce a ningún hombre" porque Ella ha había ofrendado su virginidad.

En un pasaje de las Sagradas Escrituras, le hablan a Jesús de "sus hermanos" ("¿no son sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas?" en Mateo 13,59), lo cual da a entender que Jesús
podría haber tenido algunos hermanos fruto de la relación entre María y José. Pero lo que sucede en realidad es que todo se debe una cuestión de traducción de los textos, ya que en el idioma arameo (el que hablaba Jesús) se usaba la palabra "akn" con la que se designaba en forma genérica a parientes directos, sean hermanos o primos. En el idioma hebreo tampoco se hacía la distinción entre hermanos, primos, tíos y sobrinos. En las Sagradas Escrituras se habla de Jesús como "el" hijo de María (Marcos 6,3) y no como "un" hijo de María.

En la sociedad hebrea de aquel entonces, una mujer era propiedad de su marido y, cuando enviudaba, pasaba a ser propiedad de su hijo mayor. Cuando agonizaba en la Cruz, Jesús le pide a Juan, su joven discípulo, que cuide de su Madre; si Jesús hubiera tenido hermanos, no habría sido necesario tal pedido a Juan.


María es Madre de Dios

Este es el principal título que le concede la Iglesia Católica y fue también objeto de grandes discusiones doctrinológicas.

Si Dios es infinito, es decir, no tiene principio ni fin puede dar a pensar que es imposible que Dios tiene un padre y una madre.

Los católicos creemos en la Santísima Trinidad: un solo Dios en Tres Personas, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Jesús es Dios Hijo. Jesús reune en si mismo la naturaleza humana y la naturaleza divina.

María es Madre de Dios porque Ella concibió en sus entrañas y dio a luz a Jesús, Dios Hijo. Si María es la madre de Jesús y Jesús es Dios, María es Madre de Dios.


Auxilio de los Cristianos

Si bien fue con Don Bosco que la advocación de María Auxilio de los Cristianos alcanzó gran popularidad, hay que decir que esta advocación tiene varios siglos de historia.

Ya San Juan Crisóstomo, arzobispo de Constantinopla nacido en 345, la llama "Auxilio potentísimo" de los seguidores de Cristo. Los dos títulos que más se leen en los antiguos monumentos de Oriente (Grecia, Turquía, Egipto) son: Madre de Dios y Auxiliadora. (Teotocos y Boetéia). En el año 476 el gran orador Proclo decía: "La Madre de Dios es nuestra Auxiliadora porque nos trae auxilios de lo alto". San Juan Damasceno, famoso predicador, año 749, es el primero en propagar esta jaculatoria: "María Auxiliadora rogad por nosotros". Y repite: "La "Virgen es auxiliadora para conseguir la salvación. Auxiliadora para evitar los peligros, Auxiliadora en la hora de la muerte".

Juan Melchor Bosco, más conocido como Don Bosco (1815-1888), realizó su colosal obra humanitaria de la mano de María Auxiliadora, a quien se confiaba en todas sus empresas para la salvación de los jóvenes marginados socialmente.

Es por eso que para los salesianos, congregación fundada por el gran Don Bosco, María Auxiliadora es la advocación con la que se identifica a la Madre de Dios y Madre de toda la humanidad. A Ella nos encomendamos y a Ella rogamos.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina