lunes, 25 de mayo de 2009

Hacia el Bicentenario a ritmo de cumbia

Hoy es 25 de mayo y para todos los argentinos, es una fecha importante ya que nos remonta hacia 1810 cuando un puñado de rioplatenses se movilizó para instaurar el primer gobierno criollo en estas tierras que luego se identificarían como República Argentina.

Se puede decir que fue una revolución leal al Rey de España, quien en aquellos momentos estaba jaqueado por Napoleón Bonaparte y su creciente imperio. Lo cierto es que aquel primer gobierno estaba constituido por personas afines a la Corona Española y, tal como sucedería hasta estos días, entre ellos hubieron internas e intereses casi antagónicos que fueron signando el destino de la Patria con el correr de las décadas.

En aquella junta de gobierno hubieron algunos hombres brillantes como Manuel Belgrano, Mariano Moreno y Juan José Castelli, quienes no pudieron plasmar sus ideologías en los albores de la historia de la Argentina. A los pocos años de aquel 1810, prevalecieron las visiones extranjerizantes de corruptos como González de Rivadavia y Alvear, quienes hicieron sus negocios particulares principalmente con Inglaterra aprovechándose de las investiduras oficiales que ostentaron. Tiempo después, gracias a la visión de la historia impuesta por Bartolomé Mitre, en nuestro país sobreabundan calles y departamentos con el nombre de Rivadavia y Alvear y se realzaron las figuras de personajes como José María Paz, Esteban Echeverría y Domingo Faustino Sarmiento y, por otro lado, se nos enseñó que los villanos de nuestra historia son los Juan Manuel de Rosas, Facundo Quiroga, Martín Miguel de Güemes, entre otros...

Como todos sabemos, el Gobierno de Cristina Fernández está organizando una serie de festejos para conmemorar los primeros 200 años que se cumplirán en el año venidero de la que conocemos como Revolución de Mayo.

Una de las actividades que se han organizado fue reversionar las canciones patrias hechas pr artistas argentinos de nivel muy dispar. Bajo la dirección artística del gran músico Lito Vitale, Patricia Sosa y Palo Pandolfo (ex líder de la banda Don Cornelio y la Zona) cantaron "Aurora" en una versión tanguera, Alejandro Lerner con Los Tipitos y la percusionista Ándrea Alvarez hicieron una versión pop de la "Marcha de San Lorenzo", Emme (su único mérito artístico es ser hija de Vitale) con Mike Amigorena (protagonista de la serie televisiva "Los exitosos Pells"...) armaron un dúo para "Himno de mi corazón", clásico de Los Abuelos de la Nada que increíblemente se ha colado entre las canciones patrias, Hilda Lizarazu (ex Man Ray) y Diego Frenkel (líder de La Portuaria) interpretaron Saludo a la Bandera y Juan Carlos Blaglietto canta "Mi bandera" junto al grupo No lo soporto. Luis Alberto Spinetta se rehusó a participar en esta iniciativa cuando Vitale le propuso hacer una versión del Himno Nacional Argentino.

El punto llamativo lo dan Pablo Lescano (líder de Damas Gratis) y Kevin Johansen (ex líder de Instrucción Cívica) quienes cantan el Himno a Sarmiento hicieron una curiosa mixtura entre ritmos rioplatenses y cumbia (villera).

Si bien reconozco su gran inteligencia y su ardiente deseo de aprender, (Domingo) Faustino Valentín Sarmiento no es santo de mi devoción. Claro que hay mucha gente que lo valora y eso es respetable.

Sarmiento tiene dos himnos en su honor, uno compuesto por Leopoldo Corretjer que es el conocido en todo el país y otro que se le hizo especialmente acá en San Juan, que crearon Segundino Navarro y Francisco Colecchia. Considero que ambos himnos a Sarmiento tienen una lírica que exageran las características de ese político sanjuanino; en efecto, ambas obras musicales sobredimensionan a un personaje que fue tan genial como bestial, tan adelantado a su tiempo como perversamente xenófobo, tan apóstol de la educación como sectario.

Sin dudas, Sarmiento es uno de los personajes más polémicos que haya existido en este país. Sarmiento es una tremenda contradicción en si misma.

Acá en San Juan, tierra en donde la autoestima es baja, hay un inusitado fundamentalismo en torno a la figura de Sarmiento al punto que es omnipresente en la Ciudad Capital de esta Provincia como en sus alrededores. La adoración a Sarmiento llega al extremo en que una de las principales avenidas se llama Paula Albarracín de Sarmiento, madre del prócer, de quien no se conoce ningún aporte a la grandeza de San Juan más que estar sentada tejiendo en su "célebre" telar...

De parte de cierto sector de la prensa sanjuanina, se intentó instalar una polémica sobre la nueva versión del Himno a Sarmiento que compusiera Corretjer, ya que a las hordas sarmientinas no les simpatiza para nada que un cumbiero como Pablo Lescano se haya atrevido a hacer su propia versión. Y sí, para Domingo Faustino debe ser una cachetada del destino que un músico proveniente de las masas populares, justamente las que el "maestro de América" despreciaba con pasión, le cante una canción en su honor.

Escuché la versión de Lescano y Johansen y puedo decir que no me gusta. Pero no me parece mal que esos músicos canten ese himno. Puede resultar un tanto demagógico decir que los ritmos modernos impuestos a las canciones patrias sean para acercar a los jóvenes a esas obras. Personalmente, me gustan la versiones del Himno Nacional Argentino que, en su momento, hicieron Jairo y Charly García.

Mientras algunos sanjuaninos se rasgan las vestiduras porque se ha lanzado una cumbia "en honor" a Sarmiento, para mí es más triste que no haya un himno a Manuel Belgrano, Mariano Moreno o Güemes, auténticos patriotas, pero que tenemos ¡dos! himnos a Sarmiento, un personaje que odiaba a los pueblos originarios, detestaba a los gauchos, que prefería a Chile antes que la tierra que lo vio nacer, un personaje que luchó por una mejor educación pero no para todos los argentinos.

Los argentinos nos acercamos al Bicentenario y, fieles a nuestra idioscincracia, vamos llegando envueltos en polémicas de las necesarias y de las inútiles, de ahora y de siempre.

¡Feliz Día de la Patria!

A pesar de todo...

3 comentarios:

Hector dijo...

En la escuela, siempre ensalsaban y ponian a Sarmiento como modelo a seguir, decian que nunca falto a clase, que hizo mucho por la educación, escribio libros, etc, etc.
Despues, de grande, uno investiga y descubre que ocultaban su faceta mas oscura y su deseo de que "los ingleses hubiesen triunfado en las invasiones".
Rescato esa famosa frase (que en realidad es de un escritor frances) que escribio en una piedra: "Las ideas no se matan".

Pero bueno, la mayoria de los proceres tienen algun "lado malvado", y quiza despues habrá billetes o monedas con la imagen de Perón, Alfonsin o el polemico Che Guevara...

Anónimo dijo...

Es cierto que los próceres tenían lados muy oscuros que se ocultan, pero creo fueron VERDADEROS PATRIOTAS que dieron la vida por el país...Así que me parece que todos los honores que se les brindan son justos, no como las adulaciones a foragidos y delicuentes como el asesino del Che Guevara y el nefasto J.D. Perón.

mario dijo...

Por supuesto que todos tenemos nuestros defectos y errores como personas, los cuales conviven con las virtudes que cada uno de nosotros pueda tener.

Y los considerados como próceres también lo tuvieron porque fueron esencialmente seres humanos.

Asimismo, considero innecesario entrometerse en la vida privada de las personas, tanto las del pasado como las del presente. De Sarmiento como de otras personas podríamos hablar y discutir mucho acerca de sus miserias.

Lo importante es poner blanco sobre negro sobre cualquier personaje de la historia y, más allá de las limitaciones que tuvo, debemos reconocer y valorar el aporte que hicieron a la Nación.

Si ponenmos blanco sobre negro respecto a Sarmiento, personalmente, creo que predonmina más lo negro yes por eso que no es para mí un referente.

Saludos.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina