miércoles, 1 de abril de 2009

Raúl Alfonsín, Padre de la Democracia Argentina

Mensaje de Raúl Alfonsín al cumplirse los primeros 25 años ininterrumpidos de democracia en la Argentina.

6 comentarios:

Cenicienta dijo...

Recuerdo que, tras su fuga, se dedicó a perturbar la política nacional desde fuera del poder institucional, destruyendo la Constitución Nacional en el ominoso “Pacto de Olivos” que él acordó con el entonces presidente Carlos Menem, y que fuera la antesala de la pésima reforma constitucional de 1994.

Ya en el año 2001, asociado implícitamente con Eduardo Duhalde, formó parte de la conspiración desestabilizadora que acabó en el derrocamiento de su par y correligionario, el presidente Fernando de la Rúa (otro que....).

Hoy, el grueso de los medios de comunicación, periodistas, políticos, funcionarios y politólogos de las más diversas tendencias y orígenes se encargan de homenajear y cantar loas a su trayectoria. Es sano y humano compadecerse con quien por cuestiones biológicas alcanza la muerte, pero una cosa es practicar la caridad y otra bien distinta ensalzar una trayectoria plagada de horrores y características negativas, puesto que esto último no sólo constituye un premio inmerecido, sino que, además, se falsea la historia otra vez, pretendiendo hacer pasar por estadista a quien fuera uno de los peores gobernantes de la triste historia argentina.

q.e.p.d.

Alberto dijo...

Espero se lo recuerde tambien como el hijo de puta que fue, regalando el beagle, la hiperinflación, la ley de divorcio, el congreso pedagógico nacional (que pretendía que la patria potestad fuera "compartida" por el estado) y otras tantas, ademas de ser un cobarde que huyó de la presidencia porque el desastre -que el mismo había creado- era demasiado grande.

lo unico que falta es que cuando se muera Menem, De la Rua, los Kirchner, etc. los recuerden como a este viejo inutil, como un "heroe"

Cenicienta dijo...

clap..clap....clap !!! para Alberto

Ana Inés

mario dijo...

Para Alberto y Cenicienta

Respeto sus opiniones pero, como habrán leído en mis post piendo diferente a a Uds.

No niego errores de Alfonsín como Presidente de la Nación, pero si analizamos su vida poniendo sobre la mesa virtudes y defectos, aciertos y errores, me parece que el balance es positivo. Si lo comparamos con los demás Presidentes que hubieron en estos años, no creo que haya habido alguno que haya sido mejor que él.

Lo del Pacto de Olivos es muy discutible sobre si fue un error político, o no. Si hacemos memoria, Carlos Menem iba a obtener la reelección como sea por el alto apoyo popular que tenía. Si Menem lo hacía sin reforma constitucional, terminaría siendo un serio atentado a la democracia.

Al margen de la reelección de Menem, para hablar de aquella reforma de 1994, hay que verla en su totalidad. He estudiado la Constitución Nacional y he leído a varios constitucionalistas que coinciden que aquella reforma dejó varios puntos positivos como la creación del Consejo de la Magistratura, que fue un gran paso para lograr la independencia del Poder Judicial.

Claro que hubieron varios errores para reclamarle. Algunos los puse en el post.

Creo que todos los sres humanos cometemos errores. Y los grandes hombres de la historia los tienen también. Hay que saber distinguir los tantos y, como decía más arriba, hacer un balance sobre la persona y rescatar lo que le dejó al país.

Yo no me siento plenamente identificado con Alfonsín, pero no dejo de reconocer su grandeza como hombre de la democracia.

La hiperinflación fue debida a errores propios pero también fue provocada por capitales que presionaban para hacer las reformas impopulares que terminó haciendo Carlos Menem apenas asumió como Presidente. No creo que Alfonsín huyó como cobarde cuando renunció a la Presidencia: la hiperinflación era insostenible, la desesperación popular muy grande y él tuvo la grandeza de saber dar un paso al costado por el bien de la Argentina. Hay que ser verdaderamente un grande para saber reconocer eso y retirarse de la forma en que lo hizo.

Después, ya como ex Presidente, ALfonsín huyó a todo egocentrismo y dio paso a nuevas generaciones de políticos. Si bien siguió participando desde otro lugar, él dejó que otros hombres y mujeres aportaran a la Patria.

Como ex Presidente vivio con decencia, lejos de la opulencia y apostando siempre al diálogo con diversos sectores. SI bien no comparto la simpatía de Alfonsín con ciertos sectores del comunismo, le reconozco el mérito de haber combatido a las dictaruras militares sin haber empuñado un arma...

En fin, solo expreso mi parecer. Para escribir en este blog, no me condiciona que mi óptica coincida con la mayoría de mis compatriotas. Muchas de mis opiniones sobre la realidad argentina suelen ser antidemagógicas y por eso han irritado a más de uno.

Los animo a seguir intercambiando pareceres con respeto y altura no solo en este espacio sino en todo lugar en que interactuemos con otros. No me asusta el disenso, al contrario: puede ser muy enriquecedor para ambas partes.

Les mando un abrazo a ambos!

Cenicienta dijo...

En un país de ciegos... el tuerto es rey.

mario dijo...

Es posible, Ana... Besoss

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina