jueves, 23 de abril de 2009

Más allá del bien y del mal

Recientemente, la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) ha emitido un duro comunicado apuntando contra la Administración Federal de Ingresos Públicos (A.F.I.P.) por una supuesta persecusión contra medios de prensa de nuestro país.

Según se puede deducir del comunicado publicado por numerosos diarios de la Argentina, la A.F.I.P. está haciendo operativos de fiscalización de la situación financiera e impositiva de varias empresas relacionadas con los medios masivos de comunicación y eso, evidentemente, ha molestado a los jerarcas por eso que se rasgan las vestiduras hablando de "censura" o, más grave aún como ahora dicen: “La amenaza más grave desde el retorno de la democracia”. Dicha entidad se lamenta que, desde 1998, se fue aumentando la "presión" tributaria sobre las empresas y es por ello que acudieron a la Corte Suprema de Justicia para buscar una protección a sus intereses.

ADEPA se queja porque pese "A la claridad de dicha protección judicial, sugestivamente desde hace tres meses la AFIP se encuentra intimando, de manera abusiva, a centenares de medios de prensa de todo el país a través de cartas-documento, inspecciones integrales, determinaciones de deuda cuya existencia está en debate y otras herramientas de presión”. Según su particular visión, las inspecciones de la A.F.I.P. constituyen “un golpe de gracia para el pluralismo y la libertad de expresión en Argentina” .

No es nada nuevo que esto de las inspecciones de la A.F.I.P. pueda ser tomada como un sutil mecanismo de extorsión para cualquier empresa. Pero, sea como sea, no está fuera de la Ley exigirle a cualquier persona de existencia visible o de existencia ideal que cumpla con sus obligaciones con el fisco.

Pasa que en nuestro país, como en muchos otros lugares del mundo entero, el periodismo se ha mercantilizado hasta límites insospechados: un medio de comunicación social es, básicamente, una empresa y, como tal, su fin principal es la obtención de un lucro por su actividad. Hasta ahí no estaría nada mal.

Aunque, esa búsqueda de la rentabilidad hace que muchos medios periodísticos pierdan su dignidad desinformando a la sociedad cuando les conviene, todo sea para buscar el impacto de la noticia al precio que sea o, bien, actuar en condescendencia con quienes les pasan dinero.

En la Argentina, el periodismo es una casta especial. Se cree más allá del bien y del mal. Se cree peligrosamente impune: con la excusa de estar "del lado de la gente" se permiten todo tipo de excesos irresponsablemente y, si alguien se atreve a ponerlos en el banquillo, ahí nomás se excusan diciendo que "libertad de prensa". En consecuencia, si alguien los cuestiona es automáticamente etiquetado como "censurador".

No es ninguna novedad que el periodismo actúa corporativamente cuando sus intereses comerciales y su poder se ven mínimamente amenazados. Y el recurso eficaz que tienen es la victimización delante de su audiencia en nombre de la "democracia" y la tan mentada "libertad de prensa".

Entonces, más allá de que la Presidente Cristina Fernández no sea de mi agrado, me parece injustificable el escándalo que los multimedios están haciendo porque les están pidiendo que tengan sus cuentas en orden y que cumplan con el Estado como cualquier hijo de vecino; yo me pregunto y les pregunto: exigirles que paguen sus impuestos como correspondan, ¿es tan grave?, ¿atenta a la democracia que le digan a los multimedios que no son privilegiados en esta sociedad?.

Fotografía tomada el 26 de septiembre de 1978 durante la inauguración de una planta (contaminante) propiedad de Papel Prensa; en esta fotografía se vé brindando en la Sra. Ernestina Herrera de Noble con el entonces Presidente de la Nación Jorge Rafael Videla. En dicho festejo estuvieron presentes numerosos empresarios y periodistas, entre los que se destacaban también Héctor Margneto (co-conductor del Diario Clarín junto a la Sra. Herrera de Noble), Bartolomé Luis Mitre (titular del Diario la Nación) y Patricio Peralta Ramos (jefe del Diario La Razón)...

y pensar que toda esos medios periodísticos hoy reniegan de los gobiernos militares...

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina