jueves, 2 de abril de 2009

Las Malvinas son Argentinas pero las Falklands siguen en poder de Inglaterra

Hoy se cumple un nuevo aniversario de la (tan improvisada como heroica) Recuperación de las Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Atlántico Sur, aunque para muchos esta fecha ha quedado opacada por el multitudinario sepelio del ex Presidente Raúl Ricardo Alfonsín.

Con el paso de los años, se puede decir que el resultado de aquella incursión bélica por el Atlántico Sur solo fue para intentar salvar el Gobierno de un impresentable como Leopoldo Fortunato Galtieri, sacrificando a jóvenes argentinos que fueron a un combate sin la debida preparación y, con la posterior rendición, implicó un tremendo retroceso diplomático para que la bandera argentina por siempre flamee en aquellas tierras.

La dolorosa pérdida de las Islas Malvinas a manos de la piratería inglesa es una herida que para el pueblo argentino está muy lejos de cicatrizar.

En muchos lugares de nuestro país, vemos en carteles y monumentos con la leyenda "LAS MALVINAS SON ARGENTINAS". En la escuela nos enseñan sobre los fundamentos que sostienen el largo reclamo argentino por esas islas y sobre lo errado que están los ingleses (eso sí, nadie nunca nos enseña las razones de Inglaterra).

La Reforma Constitucional de 1994 se hizo eco del clamor popular y se dispuso una cláusula transitoria que afirma: "La Nación Argentina ratifica su legítima e imprescriptible soberanía sobre las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos e insulares correspondientes, por ser parte integrante del territorio nacional. La recuperación de dichos territorios y el ejercicio pleno de la soberanía, respetando el modo de vida de sus habitantes, y conforme a los principios del Derecho Internacional, constituyen un objetivo permanente e irrenunciable del pueblo argentino".

Recientemente, la Presidente Cristina Fernández realizó el enésimo reclamo por la soberanía sobre ese querido territorio nacional, esta vez en la II Cumbre de Presidentes de América del Sur y de los Países Árabes que se celebró en Qatar.

Todo muy lindo. Pero, a la luz de los hechos, aunque duela admitirlo, la recuperación de las Islas Malvinas es casi una utopía. Hay dos obstáculos muy difíciles:

■ la reticencia de las autoridades de Gran Bretaña a debatir en el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas como con cualquier representante diplomático de Argentina;

■ la firme decisión de los kelpers de no querer tener relación alguna con la República Argentina.

Los kelpers ostentan status de súbditos de la Corona Británica y, por lo tanto, pertenecen a la Unión Europea (aunque nos duela en el alma, la Constitución de la U.E. reconoce a las Falklands como territorio europeo...). Entonces, con cierta lógica, los malvinenses nada quieren saber con pasar al dominio de un país tercermundista, muy endeudado externamente, políticamente poco serio y que, para colmo de sus males, en 1982 los invadieron con una tropa improvisada.
A pesar de que ha crecido sensiblemente en estas últimas décadas, a la población malvinense la guerra le produjo dos consecuencias: ver a los argentinos como supuestos "invasores" y, por fin, ser más tenidos en cuenta por la Corona Británica.
Mientras seguimos con nuestros reclamos y protestas internacionales, vemos en mapas de cualquier país a nuestras islas identificadas como Falklands y pintadas con un color distinto al que es señalada la Argentina. Mientras los gobiernos que se suceden en este país siguen suplicando a Inglaterra para sentarnos a dialogar sobre esos territorios, ellos hacen exploraciones en el mar en búsqueda de petróleo y, sin ruborizarse, extienden su plataforma continental alrededor de las Malvinas. Ellos ya han presentado formalmente ante la O.N.U. su reclamo para ampliar de 200 a 350 millas su plataforma continental perjudicando seriamente a la Argentina ya que, de prosperar, Gran Bretaña se apoderará de una importante porción del Mar Argentino incluyendo la Isla de los Estados... ¿y Argentina? El Canciller Jorge Taiana ha prometido que presentará la postura argentina ante las autoridades de la O.N.U. a mediados de mayo de año 2009, casi sobre el límite en que vencen los plazos legales...
Es muy bueno mantener el reclamo por la soberanía sobre las Islas Malvinas. Pero, tanto pueblo como Gobierno de la República Argentina no nos debemos conformar con frasesitas "tribuneras" en cuanto foro internacional haya en el mundo ya que a ningún otro país le importa lo que nosotros pedimos; es ridículo regocijarse ante el dolor de la derrota bélica con ganarle algún que otro partido de fútbol a la Selección de Inglaterra. Los ingleses, bien piratas como son, actúan con gran astucia y saben proceder diplomáticamente para quedarse con porciones de tierra en todo el mundo.

Históricamente, debemos hacernos cargo de que la política exterior de la Argentina ha sido pésima. Más aún teniendo en cuenta las controversias generadas por los territorios limítrofes con los país que geográficamente nos circundan. En la inmensa mayoría de los casos, gracias a la inoperancia de nuestros gobiernos de turno, la Argentina ha ido cediendo kilómetros y kilómetros de tierras y el caso de las Islas Malvinas no es la excepción. Pasa que, históricamente, a los gobernantes argentinos de turno solo les importo que "no bombardeen Buenos Aires" y que se lleven el resto...

De esta manera, no honramos la memoria de los caídos en el conflicto bélico en las Islas Malvinas. Su sangre debe derramada debe hacernos recapacitar seriamente para ponernos a trabajar por la recuperación de esas queridas islas como corresponde.

5 comentarios:

Cenicienta dijo...

Mario:

Gracias por recordar a mi hermano.
Ana Inés

Germán dijo...

Debemos homenajear a los caídos. Ellos son los verdaderos ídolos de este país. Igual a los sobrevivientes, que pusieron su vida al servicio de la patria. Lamentablemente hoy, a sólo 27 años, en las escuelas no se inculca, ni en las casa, ni en los medios, amor y reconocmiento a los héroes de Malvinas. Hoy es más hérores Messi, Del Potro o, lamentablemente "Tinelli", que aquellos hombre que lucharon por nuestra soberanía. El jueves, en plaza españa durante el acto, realmente me emocioné: los veteranos se apoyan y alientan entre ellos, porque tal vez no reciben ese calor ferviente del resto de la sociedad, salvo de aquellos pocos que concurren año a años a rendir homenajes.
Por nuestros héroes: ¡salud, y viva la patria!

Pronto subiré un artículo, en donde desarrollamos ¿Porqué las Malvinas son argentinas? los invito:
http://opinando.blogcindario.com

mario dijo...

Cenicienta

Uno de los grandes defectos que los argentinos tenemos como pueblo es la Memoria, tanto para lo bueno como para lo malo.

Besoss.

mario dijo...

Germán:

Muy buen aporte. Solemos ser tan banales que he escuchado a mucha gente pone a Maradona a la altura de San Martín.

Y si, muchos quieren ser como Tinelli, como Susana Giménez, Lionel Messio o Del Potro. A nadie le interesa seguir el ejemplo de Manuel Belgrano, Mariano Moreno o René Favaloro (salvo su suicidio, toda su vida es ejemplar).

No es solo culpa de los políticos.

Saludos!

Transeúnte dijo...

Como en todas las cosas de la vida, hay gente más comprmetida con las causas vitales y otras con las frivolidades.

Nos conceda Dios, caminar un día serenos por nuestras Islas Malvinas, entrar y salir como lo deseamos fervientemente.

Me siento vivo al experimentar ese cosquilleo que infunden esas tierras en nuestro corazón.

Dios cuide y proteja a todos aquellos jovenes y hombres que defendieron valientemente la causa.

Bienestar para sus seres queridos, familiares y amgos.

Mantenemos vivo el sentimiento !!!!

Saludos afectuosos.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina