martes, 10 de marzo de 2009

A esta película ya la vi

Los agentes estatales argentinos, sean éstos nacionales, provinciales o municipales, son unos especímenes bastante particulares dentro de lo que es el mercado del trabajo. Generalmente, están malacostumbrados a que hagan como hagan su trabajo, asistan o falten, le vaya bien o mal a su empleador, a fin de mes tendrá su "platita "del sueldo.

Ésto hace comprensible como en estos difíciles momentos que atraviesa la economía mundial, sean los trabajadores estatales los que, a contrapelo de la situación económica, reclaman por aumentos salariales. Esos reclamos suelen ser descontextualizados en el sentido de que quienes protestan no se preocupan en averiguar si hay dinero disponible para hacer frente a sus demandas, o no. Mucho menos les importa si las arcas públicas pueden ponerse en peligro: lo que les importa es cobrar más y más.

En sintonía con lo que ocurrió en otras provincias argentinas, los docentes de la Provincia de San Juan han decidido convocar a un paro de actividades para los días de hoy y mañana para reclamar un nuevo aumento salarial.

Según informa (el eternamente oficialista) Diario de Cuyo, el motivo de la protesta es que el año pasado el Fondo Compensador, que está contemplado en la Ley de Financiamiento Educativo y que pone la Nación para las provincias con dificultades económicas, fue de 250 pesos por cargo. Pero para este año ese fondo sólo será de 200 pesos. Es porque en la paritaria nacional se estableció un piso salarial de 1.490 pesos, desde los 1.290 actuales. Esos 200 pesos son los que constituyen el fondo para este año y son 50 pesos menos que año pasado, que deberá poner la provincia para llegar a los 1.413 pesos de salario inicial. Y es lo que les ofrecieron a los gremios docentes anoche, y que terminaron rechazando.

Teniendo en cuenta que desde hacen varios años, los inicios de ciclos lectivos se ven interrumpidos por las medidas de fuerza adoptadas por los docentes, en este 2009, resultó increíblemente gratificante que las clases habían empezado normalmente en las escuelas sanjuaninas.

Pero no. Los docentes vuelven a comportarse como típicos empleados públicos.

Es evidente que el nivel educativo de nuestros niños, adolescentes y jóvenes dista muchísimo de ser el ideal para una sociedad que se precie de ser democrática y desarrollada. A los docentes eso mucho no les preocupa. Los gremios docentes suelen instalar que "hay que invertir en educación", o que "hay que destinar fondos a la educación pública" reduciendo esos conceptos a, lisa y llanamente, llenar sus bolsillos. De infraestructura o mejoras de planes de estudio no dicen ni una letra. Tampoco de capacitaciones y exámenes para los docentes, de manera de estimular la propia superación del profesional de la educación.

En el caso particular de los docentes, uno cae en la cuenta que resulta ser el sector estatal que más prerrogativas goza en materia salarial. Más allá de sus protestas continuas con los chicos como rehenes, son los que más aumentos y "actualizaciones" de haberes han recibido de parte del Estado, sea el Nacional y los Provinciales.

Por supuesto que la educación no es exclusiva responsabilidad de los docentes: los padres juegan un rol fundamental y deben acompañar en todo sentido el paso de sus hijos por la escuela. De parte de Gobierno, nada se sabe de sus políticas de educación: solo algunas escuelas inauguradas con fondos nacionales son mostradas como "grandes logros" cuando abundan escuelas que se caen a pedazos y que escasean de personal.

Ahora bien, a la vista de los hechos, los docentes no hacen mucho por los educandos. Yo me pregunto, ¿hasta qué punto están verdaderamente enamorados de su vocación?, ¿hasta qué punto denigran la docencia a una mera salida laboral?

Sería bueno para la sociedad argentina tener a nuestros docentes y sus respectivos dirigentes gremiales pensando en una mejor educación para las nuevas generaciones de argentinos. Sería bueno verlos trabajar en nuevos programas de estudio, investigando, actualizando, buscando estrategias para entusiasmar a los chicos a superarse.

Mientras tanto, los argentinos nos seguimos quejando de la inseguridad, de la apatía política, del cobarde "no-te-metás", de la "viveza criolla"... todos esos son males a los que hay que efectivizarles soluciones de fondo:
LA EDUCACIÓN ES ÚNICA LA SALIDA.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina