lunes, 2 de febrero de 2009

República bananera

Ya empezamos a transitar por el año 2009, un año electoral y tal vez crucial para la gestión de Cristina Fernández como Presidente de la Nación Argentina.

El Gobierno Nacional se juega todas sus fichas a este año y por eso ha echado mano descaradamente sobre los fondos que poseían las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones para repartir (y guardarse algún vuelto) a diestra y siniestra comprando gobernadores e intendentes del conurbano bonaerense a fin de comprarlos.

La Presidente se puso a anunciar una serie de medidas para atenuar el impacto de la crisis financiera mundial, las cuales no dejan de ser "pura espuma" como los planes para la adquisición de automóviles y electrodomésticos, como algunas obras de infraestructura que ya han sido prometidas en otras ocasiones. Al menos en el caso de los vehículos, los planes que impulsa el Gobierno Nacional no son de lo más accesibles porque las cuotas rondan los $ 1000 y, a la final no hay grandes diferencias entre lo que se pagaría a la concesionaria sin este "plan".

En el mes pasado, el oficialismo festejó el canje de la deuda pública. Como era sabido, en este año habían importantes vencimientos de una importante parte del pasivo estatal. Si uno pasa en limpio lo que el kirchnerismo festejaba no es más que "patear para adelante" pagos que indefectiblemente habrá que honrar.

El año pasado, la Sra. presidente anunció el pago de la deuda con el Club de París para beneplácito de varias entidades crediticias internacionales. Esa iniciativa fue aplaudida por gran parte de la escena política nacional... pero, en estos días, el Diario La Nación y el Diario Perfil hablan de que, tal como se veía venir, no se pagará esa deuda "hasta nuevo aviso", debido a que cambiaron las condiciones financieras en el mundo.

La semana pasada, el Gobernador de San Juan José Luis Gioja se dirigió a la Quinta de Olivos junto con un grupo de intendentes obsecuentes para ver cuánto dinero los Kirchners destinarán a obras de infraestructura en nuestra Provincia. Por supuesto que la condición ineludible para recibir dinero es la completa sumisión a los dictámenes de Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

Estos vaivenes no hacen más que seguir perjudicando la imagen de la República Argentina en el mundo. No estamos dando seguridad de ningún tipo a inversores y acreedores. No somos un país serio.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina