jueves, 5 de febrero de 2009

Paranoia

La paranoia es un término psiquiátrico que describe un estado de salud mental caracterizado por la presencia de delirios autorreferentes. Se le denomina tambien como trastornos de ideas delirantes, ya que el paciente sufre delirios (percepciones y creencias sistemáticas y erróneas, desconectadas de la realidad y resistentes al cambio) de los cuales los más comunes y más conocidos son los de persecución y de grandeza. Estos trastornos se presentan mayormente en individuos de personalidad orgullosa, ególatra y desconfiada, a quien su estado de inseguridad los lleva a desarrollar conductas autosuficientes y de control hacia el entorno que los rodea. Elaborando complejos esquemas mentales acerca de imaginarios complots en su contra, tienden hacia la agresividad (verbal o física) hacia su entorno.

Entre algunas de sus características figura una elevada susceptibilidad hacia las manifestaciones que pueda recibir del resto de las personas. Gestos, palabras, expresiones pueden ser considerados de doble sentido, o con motivaciones ocultas, o traducirlos en signos de hostilidad hacia él.

En general, la personalidad paranoide es fruto de la conjugación de circunstancias de la vida, en donde personas que se han visto expuestas a situaciones altamente frustrantes terminan por desarrollar un exagerado narcisimo para compensar su baja autoestima. Esto provoca que se dispare en los mismos el mecanismo natural de proyección, en virtud del cual se tiende a atribuir a otros aquellos impulsos, fantasías, frustraciones y tensiones que nos resultan inexplicables, inaceptables e insoportables en nosotros mismos. A su vez, la exageración de las cualidades de la personalidad terminan en una suerte de iluminismo, por lo que el paranoico termina por elaborar rígidos esquemas de pensamiento, los cuales resultan incorregibles e impenetrables. A pesar de que la otra persona disponga de pruebas fehacientes que digan lo contrario, el paranoico siempre tiene la razón. Y la contradicción a su juicio la termina en traducir en prejuicio hacia él, confirmando sus complejas teorías de complot.

Una vez leí ésto, inevitablemente, vinieron a mi mente las imágenes de Cristina Elisabet Fernández y Néstor Carlos Kirchner. No sé si efectivamente ellos acusen una paranoia, pero cualquier semejanza con la realidad no creo que sea pura coincidencia.

Ay, Cristina...

“Cuando el Presidente de los Estados Unidos habla de que tiene que haber sindicatos grandes y prósperos me recuerda mucho al pensamiento del fundador del peronismo. Yo no sé si Obama habrá leído a Perón, pero...”.

Esa definición la dio la Presidente de la Nación al anunciar la restatización de Aerolíneas Argentinas-Austral, dando una clara muestra de su lamentable pobreza intelectual.

Al referirse al primer mandatario estadounidense, la Presidente busca instalar la idea como que las primeras potencias estuviesen girando "hacia la izquierda" como tanto pregonan los Kirchner (aunque todos sabemos que su vida privada es muy de "derecha"). Y parece ser que Cristina Fernández entiende que Juan Domnigo Perón fue el creador de los sindicatos.

Como será que Obama es peronista que, en vez de llamar a los Kirchners para que le den un curso acelerado de "pequeño justiciliasta ilustrado", prefirió nombrar y elogiar a Lula Da Silva, Presidente del Brasil, como el líder natural de Sudamérica (¿Obama habrá llamado al teléfono celular de nuestra Presidente? avísenle que ella no habla inglés...).

Por el bien de los Estados Unidos, esperemos que Barack Obama no copie a Perón porque eso implicaría dividir la sociedad creando antagonismos, caer en una demagogia que causará estragos en el país a mediano y largo plazo, creará movimientos clientelistas corporativos que le sirvan a su perpetuación en el poder, entre otros tantos males.

Cuando habló de la arbitraria restatización de Aerolíneas Argentinas y Austral, la Sra. Fernández afirmó sentirse "orgullosa de formar parte de un gobierno que ha hecho de la calidad institucional un objetivo, ya que las principales medidas (como la de Aerolíneas) han sido consensuadas en el Parlamento". Si hay algo que caracterizó al kirchnerismoo en el poder es el desprecio la institucionalidad democrática de la Argentina ya que, como otros gobiernos anteriores, cayó también en la tentación de acomodar la Corte Suprema de Justicia "su gusto y piacere". Con una mayoría parlamentaria, también a manejado a legisladores "a control remoto" para imponer leyes que sostengan sus medidas.

Como suele suceder, Cristina Fernández parece haber olvidado que ella y su marido formaron parte activa del gobierno liderado por Carlos Saúl Menem, el cual se caracterizó por privatizar todo lo que tenía a su alcance.

Todo esta nueva escenificación de la Presidente se hace días previos al viaje que ella realizará por España, en donde tiene previsto entrevistarse con José Luis Rodríguez Zapatero, Presidente del Gobierno de aquel país. Seguramente, estará latente el conflicto con Marsans por la adquisición de las empresas de líneas aéreas: ¿cuáles explicaciones serias y consistentes dará nuestra Presidente?.

Conozco varias personas que dicen apreciar la brillantez de la oratoria de la titular del Poder Ejecutivo Nacional, pero si uno se remite a los hechos, deja bastante que desear. Nomás basta recordar su pésimo manejo político durante el conflicto con el campo, sus exabruptos contra la clase media y alta de la Argentina, sus mentiras acerca de los motivos para expropiar el dinero de las AFJP.

En fin, otro pequeño y triste episodio que es otra muestra del rigor intelectual (y flaqueante salud mental) de la Presidente Cristina Fernández.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina