miércoles, 21 de enero de 2009

Quebracho, energúmenos profesionales

Los muchachos de Quebracho esperaron a que su líder, Raúl Esteche (sí, el de la foto...), regrese de sus vacaciones en Las Grutas (Provincia de Río Negro) para protagonizar desmanes varios atentando contra la sociedad argentina que quiere vivir en democracia.

Primero, fueron las protestas al frente de la Embajada de Israel en la Ciudad de Buenos Aires. Como es su cobarde costumbre, los militantes de Quebracho se presentaron con sus rostros encapuchados. Según ellos, estaban allí "en defensa del pueblo palestino"; solo quemaron banderas de Israel y de los Estados Unidos; la situación no pasó a mayores por la intervención de la Policía Federal.

Ayer, en la Provincia del Chaco, durante la mañana, agrupaciones piqueteras cortaron calles y rutas para presionar al Gobernador Jorge Capitanich, quien no estaría respondiendo a la exigencias de esos movimientos sociales. A la tarde, se dirigieron a la Casa de Gobierno en donde quemaron cubiertas. Tanto los bomberos como la policía se hicieron presentes para apagar ese fuego, custodiar ese edificio público y disuadir a los manifestantes. Lamentablemente, con la seguridad de que pueden operar impúnemente, los piqueteros desafiaron a la Polícía de la Provincia: se desató una gresca bochornosa (otra más que protagonizan una agrupación piquetera en este país...) cuando los manifestantes lanzaron piedras, baldosas y distintos tipos de proyectiles contra los agentes de seguridad. Al verse agredidos, los policías respondieron con balas de goma. Unos 70 manifestantes se refugiaron en la Iglesia Catedral de la Ciudad de Resistencia, en donde permanecieron por unas dos horas. Luego de tensas "negociaciones", los piqueteros optaron por abdicar y acordaron ser llevados a una Comisaría.

En el día de hoy, salieron a protestar en la puerta de la Casa de la Provincia de Chaco, ubicada en pleno centro porteño. La situación se tensó cuando un taxista intentó pasar con su automóvil por donde estos piqueteros habían cortado el tránsito y recibió un feroz ataque de parte de la patota de Quebracho. Los "defensores del pueblo" rompieron el parabrisas del taxi y golpearon en la cabeza al taxista, provocándole un importante corte. Más tarde, el MTR Cuba (¿?) se atribuyó el ataque contra ese pobre trabajador.

Es indignante que cuando estos "dirigentes sociales" llegan a ser demorados por la Policía por sus evidentes excesos, dicen ser "presos políticos"...

Es extraño como esa gente tiene tanto tiempo para hacer esas malditas manifestaciones que son un insulto a la convivencia pacífica de una sociedad. ¿Son realmente trabajadores? ¿De qué viven? ¿Quién se esconde detrás de ellos?.

Aníbal Fernández, Ministro de Justicia de la Nación (qué ironía, por Dios), declaró respecto a esos manifestantes que "Son un grupo de violentos que se exhiben. Durante mucho tiempo insistimos en que somos respetuosos con las manifestaciones, pero no vamos a permitir que agredan a otros. Lo único malo (...) que hizo el taxista fue trabajar. No vamos a ser pasivos. Por eso ubicamos a los responsables".

El Estado Nacional, al igual que otros estados provinciales, temen ejercer el legítimo poder de policía deteniendo a esos agresores de la democracia y la paz social. Tal vez, tengan miedo de ser llamados "represores", cuando en realidad lo que deben procurar es asegurar los derechos de todos y de cada uno de los argentinos. Aníbal Fernández lamentó los incidentes de hoy... pero nada hace al respecto para poner definitivamente en la cárcel a esos inadaptados.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina