domingo, 25 de enero de 2009

Habremos olvidado a José Luis Cabezas

José Luis Cabezas fue asesinado el 25 de enero de 1997. Como tantos otros crímenes de claro tinte mafioso, su caso permanece casi impune, con muchísimos más interrogantes que certezas acerca de los involucrados.

En pleno verano del '97, el reportero gráfico de la Revista Noticias aceptó la difícil misión de investigar sobre la vida del enigmático empresario Alfredo Yabrán, cuyas aceitadísimas conexiones con los poderes de turno de la República Argentina no hacían más que despertar distintas suspicacias.

Por aquellos años, Carlos Saúl Menem era el Presidente de la Nación Argentina, quien había podido construir una sólida estructura de poder con la que ganaba elecciones a lo largo y a lo ancho de todo el país. Muchos de los que se sumaron a la orgía menemista, actualmente parecen sufrir de amnesia ya que reniegan de la "nefasta" década de los '90. Es importante recalcar que con la llegada de Menem a la Presidencia de la Nación, una importante cantidad de dólares provenientes del narcotráfico llegaron a este bendito país.

Yabrán había tejido importantes contactos con gobiernos de facto y gente de los gobiernos democráticos de la Argentina, como así también se sospecha de sus negocios hechos con oscuros personajes vinculados con el lavado de dinero. Vivía casi en el anonimato, ya que huía de toda exposición pública y estaba al resguardo de toda una tropa de matones bien armados que velaban por su "privacidad".

El 24 de enero de 1997, los periodistas de la Revista Noticias, Gabriel Michi y José Luis Cabezas participaron de la fiesta de cumpleaños de Oscar Andreani, dueño de Andreani S.A., empresa privada dedicada al correo y la principal competidora de OCA, propiedad de Yabrán. Michi se retiró de la esa fiesta sobre las 4 hs. y, una hora más tarde, Cabezas partió también... aunque para nunca más volver.

A salir, Cabezas fue interceptado por "Los Horneros", una banda integrada por miembros de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (sí, la que era "la mejor del mundo", según Eduardo Duhalde) al mando de Gustavo Prellezo. Según lo acreditado por la Justicia, esa banda integrada por quienes debían velar por la seguridad del pueblo, fue especialmente contratada por gente del entorno de Yabrán para eliminar a Cabezas. Los policías llevaron al reportero gráfico por la Ruta 11 lejos de la urbe hasta llegar a un lugar solitario; allí fue arrodillado y recibió un certero disparo en su cabeza. Luego fue incendiado junto a su automóvil.

Lo que siguió fue todo un entramado de investigaciones, averiguaciones, acusaciones cruzadas y, especialmente, encubrimientos.

Desde la prensa nacional, se presionó desde el primer momento para que toda la investigación judicial se dirija directamente a Alfredo Yabrán. Duhalde, entonces Gobernador de Buenos Aires, aprovechó la oportunidad para seguir construyendo su camino hacia la Presidencia de la Nación (al costo que sea, claro) y disparó contra Yabrán y el entorno menemista.

El 20 de mayo de 1998, cuando estaba cercado por la Policía Federal y su detención era inminente, el empresario Yabrán se suicidó en una de sus estancias ubicada en las proximidades de Gualeguaychú, Provincia de Entre Ríos. Aún así, su suicidio no fue del todo creído por gran parte de la sociedad argentina.

Como son las cosas en este bendito país, la primera audiencia del juicio oral público por este crimen fue recién el día 14 de diciembre de ¡1999!. Fueron condenados a prisión perpetua Gregorio Ríos, jefe de la custodia personal de Yabrán, y los miembros de la banda de "Los Horneros". Pero, mal que nos pese, salvo Prellezo y otro implicado más que murió en la cárcel, los imputados fueron recuperando su libertad uno por uno.

El mensaje que nos queda es lo difícil que es luchar contra las mafias que operan en las sombras con la complicidad de los gobiernos de turno de la Argentina. Hay otros puntos poco claros: cuesta creer que Alfredo Yabrán habría mandado a matar a Cabezas únicamente porque le habría sacado un par de fotos en las playas de Pinamar... ¿habrá alguien que se anime a investigar también al periodismo?

Al respecto, recomiendo leer este excelente artículo haciendo click aquí.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina