jueves, 18 de diciembre de 2008

Pequeños burgueses colgados de paravalanchas

El fútbol es el deporte más popular de la Argentina, como también lo es en la mayor parte del planeta. En los últimos 25 años, este deporte se ha convertido en un gran negocio para muchos que quieren capitalizar todas las pasiones que se despiertan cuando rueda una pelota. Así fue que han pululado empresarios que compran y venden jugadores de fútbol como si se tratara de un mero objeto de comercio, la televisión que digita horarios de partidos y acomoda formatos de campeonatos para ganar más y más audiencia, jugadores que se aburguesaron tremenadamente y están más pendientes de engrosar los saldo de sus cuentas bancarias, publicidades que van tapando los colores tradicionales de las camisetas de clubes de fútbol.

Acá en la República Argentina, las barras bravas tampoco se quedaron afuera del negocio del fútbol: son agrupaciones de delincuentes muy bien organizadas que operan impunemente con la protección de dirigentes de los clubes de los que afirman ser simpatizantes, más jugadres, cuerpos técnicos, periodistas y empresarios. Cada vez que se suscita algún hecho de violencia en las canchas de fútbol que hasta cuesta alguna vida humana, muchos de los que apañan a los violentos de siempre hipócritamente se golpean el pecho por el terror desatado alrededor de un simple espectáculo deportivo.

El Club Atlético Boca Juniors es el más popular de nuestro país: a lo largo y a lo ancho del territorio argentino se multiplican los seguidores "xeneizes". Dada su popularidad e importancia, Boca es el club que más dinero mueve en concepto de merchandaising, derechos de televisación, publicidades en su estadio y en su camiseta, contratos de sus jugadores, etc. Una fracción de la hinchada boquense es "La 12", acaso la más famosa en el ámbito del fútbol tanto a nivel local como a nivel internacional.

El poderío de "La 12" es tremendo dentro del mismo Boca Juniors porque tienen libre acceso al plantel profesional y los más encumbrados dirigentes de los que obtienen fondos para viajar a cualquier punto del mundo para "alentar" al equipo. Cada vez que Boca tiene que jugar en otra provincia o en otro país, los "señores" de "La 12" viajan en primera clase sin poner un solo peso de sus propios bolsillos, mientras cualquier hincha de Boca debe contentarse con seguirlo por televisión desde su casa (siempre que el partido no sea codificado...).

Me llamó la atención una nota publicada por el Diario Olé en su edición digital en donde informaba acerca de un evento social que "La 12" organizó en la Ciudad de Luján, Provincia de Buenos Aires. Según cuenta Olé, los muchachos de esa hinchada organizan distintos eventos para recaudar fondos en distintos puntos del país, para lo que cuentan con la presencia de los ídolos boquenses.

En la noche de ayer, "La 12" organizó una cena en el Polideportivo del Gremio de Trabajadores Municipales de Luján para la que contó con la presencia de Juan Román Riquelme, actual líder y capitán del equipo y uno de los máximos ídolos de la historia de Boca. Los muchachos vendieron choripanes y pollos asados para lo que cobraron una entrada al evento de $ 50 por persona y, como "servicio adicional" cobraban $ 20 por un fotografía junto a Riquelme. La capacidad del galpón de dicho Polideportivo es de 500 personas y, como era de esperarse, estuvo colmado de boquenses.

Lo llamativo del caso es que Juan Riquelme nunca se prestó para este tipo de curros de "La 12" pero ahora lo hizo merced a las "gestiones" que Mauro Martín, actual jefe de la barra brava, hizo a través del hermano menor del 10 de Boca Juniors. Pudieron convencer a Riquelme diciéndole que parte de lo recaudado sería destinado a ayudar a unos comedores comunitarios y a dos escuelas de la zona, además de la compra de una silla de ruedas para un chico.

Según cuentan, Riquelme se mostró de muy buen humor ya que estuvo bien predispuesto al contacto con sus cientos de admiradores a los que firmó autógrafos y se dejó saludar.

Después de que el ídolo partió raudamente de la fiesta, los que siguieron firmando autógrafos fueron los muchachos de "La 12" dando una muestra más de la estupidez que gira alrededor del fútbol argentino al idolatrar a aquellos que tienen como "méritos" colgarse los paravalanchas de los estadios, protagonizar desmanes varios y cargar con más de un muerto en su prontuario. Claro que esos barras bravas no tienen un nivel de vida como la mayoría de los hinchas, sino que, gracias a lo que recaudan a fuerza de aprietes mafiosos, viven como pequeños burgueses.

El fútbol es otra muestra más de lo que los argentinos somos como sociedad. No es para extrañarse ni escandalizarse... tal vez queda lugar para lamentarse y preguntar si alguien tendrá la valentía de poner a los corruptos en el lugar que se merecen.

(fuente: http://www.ole.clarin.com/notas/2008/12/18/futbollocal/01824481.html)

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina