miércoles, 3 de diciembre de 2008

Escandalosa salida de Picolotti del Gobierno: ¿se hará Justicia?

En el día de ayer, se produjo la salida del Gobierno Nacional de Romina Picolotti, quien fuera la inepta y corrupta funcionaria que tuvo a su cargo la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Más allá de alguna que otra declaración ante la prensa, se desconocen las verdaderas razones que impulsaron a la Presidente a pedirle la renuncia a Picolotti.

En estás últimas semanas, la relación entre Picolotti y Cristina Fernández pasaba por su peor momento debido a que la ex funcionaria había apoyado la Ley de Protección de Glaciares sancionada con amplio apoyo en ambas Cámaras del Congreso Nacional que, presión de Barrick S.A. y el Gobernador Gioja mediante, fue finalmente vetada por la primera mandataria.

Otro factor detonante en la situación política de esta polémica funcionaria fue la demora en la reglamentación de la Ley de Bosques, sumada a la histérica protesta que Greenpeace Argentina realizó en las puertas mismas de la Casa Rosada.

Nacida en la Provincia de Córdoba y abogada de profesión, Romina Picolotti saltó a la escena política nacional cuando fue una de las representantes de la Asamblea de Gualeguaychú en la Corte Internacional de La Haya en el absurdo conflicto contra la República Oriental del Uruguay en torno a las Papeleras que la empresa Botnia instaló en la localidad uruguaya de Fray Bentos.

Luego del abrumador revés que sufrieron los intolerantes ambientalistas argentinos, de la mano del entonces Presidente Kirchner, Picolotti recaló en la Secretaría de Medio Ambiente de la Nación a fines de Julio de 2006. Ya como funcionaria, Picolotti no ofreció alternativas para llegar a un acuerdo con Tabaré Vázquez, Presidente de Uruguay. Su gestión estuvo marcada por su torpeza en cuanto a cuestiones ambientales y el por lo menos turbio manejo de los fondos asignados la Secretaría a su cargo.

En diciembre de 2007, presentó un plan de saneamiento del Riachuelo, emblemático ejemplo de la contaminación en el conurbano bonaerense y muestra de la desidia estructural tanto del pueblo como de los diferentes Gobiernos que pasaron y no dieron respuestas.

En pleno conflicto con los dirigentes agropecuarios, Picolotti tuvo una poco feliz intervención acusando a los opositores al Gobierno de haber incendiado campos en el Norte de la Provincia de Buenos Aires. Presentó denuncias por ese incendio claramente intencional pero, como muchas cosas que suceden en este bendito país, nunca se supo a ciencia cierta qué ocurrió y, mucho menos, se procesó judicialmente a alguna persona involucrada. Fue evidente también su inutilidad cuando, desde su responsabilidad, no hizo nada con el tremendo incendio que se desató en el Valle de Punilla de la Provincia de Córdoba en septiembre de este año.

Con el Gobernador de San Juan, José Luis Gioja, tuvo una relación tensa a pesar de mostrar sonrisas ante la prensa. La ex Secretaria de Medio Ambiente se pronunció en reiteradas ocasiones en contra de la minería a cielo abierto aunque, cada vez que arribaba a San Juan, no decía una sola palabra al respecto. Durante su gestión, florecieron minas a cielo abierto en todo el país sin controles serios de parte del Gobierno Nacional.

A lo largo de su gestión, superpobló la Secretaría a su cargo con familiares y amigos quienes percibían altísimos haberes sin contar con títulos que certifiquen idoneidad en cuestiones ambientales.

El influyente Diario Clarín denunció a Romina Picolotti por la administración de fondos que incluía la contratación de sus familiares y amigos, contratación de jets privados para viajar por el país, , la compra de equipos, vehículos, insumos y hasta el alquiler de un edificio sin que estuviera clara su necesidad ni función. Todos estos gastos, y otros consumos personales poco relacionados con el medio ambiente, eran facturados a la Fundación ArgenINTA, adonde Picolotti remitía grandes porciones de su presupuesto para sustraerla de los controles habituales en la administración pública. La denuncia de Clarín causó una investigación judicial en el juzgado de María Servini de Cubría, que tras un año de silencio hace cinco meses había comenzado a moverse, y que hace tres semanas incluyó una visita a la Secretaría para buscar papeles.

Su principal sostén político fue Alberto Fernández, ex Jefe de Gabinete de la Nación, pero desde que renunció, Picolotti quedó desprotegida dentro del Ejecutivo Nacional. Jaqueada por la Corte Suprema de Justicia que primero le exigió un plan de saneamiento del Riachuelo y, una vez que ella lo presentó, lo declaró insuficiente. Al igual que Felisa Miceli, ex Ministro de Economía de la Nación, Romina Picolotti deja la función pública con una causa judicial en su contra por malversación de fondos...

Como ciudadano, espero que esto no termine con la salida de Romina Picolotti. Espero que la Justicia Argentina se comporte independiente del poder político de turno y tenga la altura suficiente para investigar y encarcelar a quien sea por la corruptela kirchnerista.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina