miércoles, 24 de diciembre de 2008

Boca Juniors, Campeón en el mediocre fútbol doméstico

El Club Atlético Boca Juniors es el nuevo campeón del fútbol argentino al ganar el Campeonato Apertura 2008, luego de una ajustada definición con San Lorenzo de Almagro y (el sorprendente) Tigre.

Tal como viene sucediendo en los últimos años, los torneos cortos que organiza la Asociación del Fútbol Argentino son muy parejos, aunque el nivel de los partidos y de los equipos deja bastante que desear. Fruto de las grandes presiones que se viven por la superprofesionalización del fútbol, los equipos juegan "a no perder" resignando muchas veces la belleza que este deporte tiene.

El andar de Boca por este Apertura 08 fue irregular: tuvo un buen comienzo con tres victorias seguidas aunque luego declinó su rendimiento y se vio reflejado en los resultados que lo dejaron relegado de los puestos de vanguardia del torneo. Lejos parecen haber quedado las mediáticas rencillas internas del plantel profesional de Boca Juniors que tuvo como principal protagonista (y causante de conflicto) a Juan Román Riquelme, líder y armador del equipo. El mérito del plantel de jugadores y cuerpo técnico fue dejar de lado las peleas a la hora de tirar todos para el mismo lado. La victoria ante River Plate fue vital, ya que desde ahí los resultados se volvieron positivos y permitieron al equipo de La Ribera escalar posiciones.

Por otro lado, San Lorenzo había arrancado a paso firme erigiéndose como principal candidato al título y solo Tigre aparecía como el único que le podía hacer sombra. Simultáneamente con la levantada de Boca, San Lorenzo padeció una seguidilla de partidos con reveses que permitieron que los xeneizes se prendieran en el campeonato hasta adueñarse del primer puesto.

Cuando en la recta final parecía que Boca Juniors se alzaría claramente con su 23º título en la era profesional del fútbol argentino, un par de resultados adversos permitió que San Lorenzo y Tigre se subieran a la punta del campeonato.

Fue así que se tuvo que realizar un histórico triangular para dirimir al nuevo campeón. En este mini torneo, se prolongó la paridad entre estos tres equipos: San Lorenzo venció a Tigre pero luego cayó con Boca quien, finalmente, fue derrotado por Tigre. Dada la igualdad de puntos, Boca Juniors es el campeón por una mínima diferencia de gol.

El campeonato de Boca tuvo como aliciente la paupérrima campaña que tuvo River Plate, su acérrimo rival. El caos social que vive el club del barrio de Núñez se trasladó al campo de juego, en donde se observó un pobre nivel y magros resultados que lo dejó en la última posición. Esto también es saboreado por la populosa hinchada boquense; ésto se debe a la peculiar idioscincracia del aficionado deportivo argentino a quien no le basta con gozar el título del equipo de sus amores, sino que necesita también humillar a los rivales. Es así, en Argentina no solo no sabemos perder, sino que no sabemos ganar.

Este equipo de Boca hoy campeón seguramente no quedará en el recuerdo de sus hinchas. Como equipo no mostró un nivel digno de destacar: solo la jerarquía de sus individualidades fueron lo que le permitió erigirse como campeón en medio de tanta mediocridad en el fútbol argentino. Boca es campeón gracias a jugadores como Juan Riquelme, Hugo Ibarra, Sebastián Bataglia y Morel Rodríguez, quienes hicieron pesar todo su oficio en las horas decisivas. Como detalle menor, no deja de ser curioso ver a Boca Juniors consagrándose campeón vistiendo indumentaria alternativa, por cierto muy linda la que lució en este partido.

Si uno repasa los campeones de los últimos cuatro o cinco años, no encontraremos a ninguna formación que quedará en la memoria de los que amamos este juego. Hace mucho que no se ven campeones indiscutidos, contundentes y de buen juego como el Boca de Carlos Bianchi del 1998 ó el River de Ramón Díaz y Enzo Francescoli de 1997, como así también Independiente del 83, Argentinos Juniors del 85 o el Newell's de finales de la década de los 80.

Mientras el periodismo adulador de Julio Gondona, Presidente de la A.F.A., se ufana de hablar del "apasionante" fútbol argentino, se hace evidente el pobre nivel de los equipos que disputan sus campeonatos. Tal como viene sucediendo en estos últimos años, los torneos del fútbol argentino ganan en emotividad en cuanto a su disputa pero pierden por goleada a la belleza de su juego.

Fue muy meritorio lo del Club Atlético Tigre, un club humilde sin figuras de renombre en su plantel y con un técnico joven como Diego Cagna que ya está demostrando gran capacidad para ese cargo. Si bien puede reprochársele el haberse caído en momentos candentes del campeonato, ha podido obtener grandes resultados ante los equipos más poderosos de la Argentina (derrotó dos veces a Boca en lo que va del segundo semestre del 2008).

Pasó otro campeonato del fútbol argentino, se viene ahora la pretemporada de verano con sus tradicionales y lucrativos torneos de verano. Ojalá se puede levantar el nivel del juego... ¿será mucho pedir que se empiece a combatir en serio la violencia en el fútbol?

2 comentarios:

Movimiento Argenlibre dijo...

FELIZ NAVIDAD QUERIDO MARIO, LO MEJOR DE LO MEJOR PARA ESTA NOCHE.

PAZ, TRABAJO Y SALUD PARA VOS Y TU FAMILIA.

VIVA LA PATRIA

coachingdeportivo dijo...

Felicidades boca

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina