miércoles, 17 de diciembre de 2008

"Ambientalistas" entrerrianos en un callejón sin salida

Sergio Uribarri, Gobernador de Entre Ríos, intenta poner fin al sinsentido de la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú al reconocer públicamente que hasta el momento no se han detectado evidencias de la contaminación sobre el Río Uruguay de parte de la pastera Botnia que está operando en la localidad uruguaya de Fray Bentos.

Las declaraciones del primer mandatario provincial fueron un tremendo mazazo para esos intolerantes disfrazados de ambientalistas cuando están proyectando cortar simultáneamente los tres pasos fronterizos que unen Argentina con Uruguay.

Es el primer pronunciamiento público de un político argentino criticando la evidente sustentabilidad de los planteos de esa "Asamblea", la cual ha hecho oídos sordos a los estudios que le dieron la razón al Gobierno de la República Oriental del Uruguay. Inclusive el Tribunal de La Haya dio un abrumador apoyo a los orientales, pero nada detuvo el capricho de los "ambientalistas".

Por su parte, el Gobierno Nacional sigue con su postura gris. Por un lado, el Ministro Aníbal Fernández salió a apoyar a Uribarri declarando a Radio 10 "Uribarri es un hombre muy serio y muy honesto. El gobernante no tiene que ser como un tarambana, un repetidor de lo que la gente quiere escuchar, tiene que decir lo que siente, los registros no los tiene, no va a decir una cosa fuera de lugar si no tiene registros de contaminación". A decir verdad, no es para sentirse orgulloso que te elogie un personaje corrupto como Aníbal Fernández. Pero por otro lado, se supo que que la Presidente Cristina Fernández mantendrá la postura de no asegurar el libre tránsito por las rutas internacionales y seguirá mirando para otro lado dejando que estos intolerantes sigan tensando más y más la relación bilateral con Uruguay.

Es increíble el tiempo que esos activistas llevan impunemente impidiendo el paso a Uruguay. Es impropio para una nación que pretende ser civilizada. Por momentos, no llegaron a ser diez los que impedían el libre tránsito en la ruta internacional. Pasa que se malinterpreta el rol del Estado y se teme que la posibilidad de arrestar a esos intolerantes pueda ser tomado como una acción de "represión" (¿?). Ojalá la Sra. Presidente tenga la valentía de hacer prevalecer los derechos constitucionales del pueblo argentino y saque a estos patoteros que han estropeado la relación históricamente pacífica con Uruguay.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina