sábado, 22 de noviembre de 2008

Crónica TV y su vómito de la realidad

Crónica TV es uno de los canales televisivos de noticias más populares de la Argentina. A decir verdad, más que analizar el acontecer político y social de nuestro país, este canal se caracteriza por priorizar las noticias policiales mostrándolas con una crudeza del más pésimo gusto.


Durante un típico día de transmisión de este canal, por su pantalla desfilan gente ensangrentada, delincuentes apresados, personajes de los más bizarros, carreras de caballos y sorteos de lotería. En determinados momentos, suelen verse "informes" sobre las "bondades" de las gestiones de gobierno de algunos gobernadores o intendentes de distintos rincones de la Argentina, los cuales tienen todos los signos de ser meros espacios publicitarios disfrazados de noticias. El morbo marca registrada de Crónica TV es lo que, en definitiva, atrae a sus "fieles" televidentes.

Lo patético del caso es que periodistas de otros medios critican duramente el estilo de Crónica TV pero, en el fondo, mueren por obtener muchas de las "primicias" que caracterizan al canal de las "célebres" placas rojas.

"Crónica TV, firme junto al Pueblo"

En el día de ayer, en la Provincia de Tucumán, las cámaras de Crónica TV registraron en vivo el suicidio del ex Comisario Mario Alberto Ferreyra, prófugo de la Justicia, conocido popularmente como "Malevo". Al margen de los elogios y críticas que despertó su figura, el "Malevo" Ferreyra era un personaje muy querido en su Provincia y su muerte conmovió a todos los tucumanos.

En horas de la tarde de ayer, un periodista de Crónica entrevistaba al "Malevo" en el techo de su casa mientras efectivos de Gendarmería Nacional se aprestaban a detenerlo por una causa judicial basada en la acusación que pesaba en su contra por el asesinato de tres personas, además de ser sospechado de haber participado en delitos de "lesa humanidad" durante los años de gobierno de facto en nuestro país. Durante la entrevista que concedió minutos antes de acabar con su propia vida, el polémico personaje insistía en ser inocente, víctima de una persecución política y que no aceptaría ser detenido nuevamente.

Cuando su detención era inminente, Ferreyra se disparó un tiro en su cabeza delante de las cámaras de TV sedientas de su sangre. Recibió atención médica inmediata pero murió minutos después.

Más ruido hace un árbol que cae que todo un bosque que crece

En nuestro bendito país, todos los periodistas de los medios masivos arrogan ser independientes, objetivos y, por ende, creíbles. Me pasa que, cuando un medio periodístico subraya su propia independencia a la hora de informar, ya me despierta desconfianza. Muchas veces son burdas patrañas porque, cuando se les presta atención a la forma en que se comunican, dejan en evidencia sus oscuros intereses al mostrar la realidad. La propia honestidad no necesita ser declamada, solo debe ser puesta en práctica hasta en lo más ínfimo.

Personalmente, considero que no existe el periodismo objetivo. Nadie puede ser objetivo al describir la realidad porque la óptica con la que cada uno observa el mundo está indefectiblemente condicionada por la propia educación, la propia ideología, la propia historia de vida, el propio medio cultural en el que se vive.

De hecho, ninguna ciencia puede jactarse de ser objetiva. Cada científico determina sus investigaciones por los mismos factores que enuncié en el párrafo anterior. Podemos tomar como ejemplo la Historia, acaso la ciencia menos objetiva de todas ya que el conocimiento de un hecho pasado depende de quien lo cuente y como lo cuente.

Uno pone cualquier noticiero o abre cualquier diario de la Argentina y se nota inmediatamente que, más que un compromiso con la gente, hay una obsesión por el impacto mediático para vender más y más. Es así que cualquier noticiero, en especial los que se emiten desde la Ciudad de Buenos Aires, son casi una cloaca de nuestra realidad. Es obvio que hay una realidad que nos duele y que hay que mirar de frente.. pero también hay muchas BUENAS NOTICIAS que nos haría mucho bien conocerlas y que nos animaría a tener una mirada más esperanzadora sobre la vida misma... en fin, "más ruido hace un árbol que cae que todo un bosque que crece".

En nuestro país, lamentablemente, el periodismo opta por callar noticias que incomodan a poderosos y famosos, sobre todo presidentes, gobernadores e intendentes pero no dudan en publicar todo aquello que nos contamina: noticias policiales que nos aumentan las paranoias, morbosidades y sensacionalismos varios que enferman las mentes, etc.

Un periodista muchas veces se encuentra ante la encrucijada de publicar o no determinada noticia por el efecto que puede producir en quien reciba el mensaje. Un comunicador social debe asumir responsablemente su rol en la sociedad: debe informar formando y no puede transmitir lo que sepa como un vómito de la realidad (claro ejemplo: Crónica TV).

En la Argentina, en determinados momentos de la historia, se ha enjuiciado a distintos sectores por los errores que ha cometido: políticos, militares, policías, jueces, Iglesia Católica. El único sector que permanece impune es, precisamente, el que se conoce como "Cuarto Poder". El periodismo argentino fue cómplice de políticos corruptos (tanto de gobiernos democráticos como gobiernos de facto), el periodismo argentino apañó empresarios que hicieron oscuros negociados. Y cuando se habla de impulsar leyes que limiten los excesos de los irresponsables mercaderes de noticias, ahí nomás hablan de "mordazas", de "censuras" y demás palabras manoseadas por ellos mismos para seguir manteniéndose más allá del bien y del mal.

Necesitamos un periodismo serio y responsable de una buena vez. Aunque, podemos hacer analogía con el dicho "los pueblos tienen los gobiernos que se merecen" afirmando que tenemos el periodismo que tenemos porque, en cierta forma, ellos se parecen mucho a su pueblo... ¿no te parece?.
Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina