lunes, 13 de octubre de 2008

Leopoldo Bravo, ese hermano masón

Hacen unas semanas, me llamó la atención ver una nota en el noticiero del Canal 7 Argentina una nota a Antonio Jorge Clavero, nuevo Gran Maestre de la Masonería Argentina. También encontré una nota que le concedió al Diario Perfil.



Además de hablar de ciertas bondades que tendría ser masón, Clavero habló ante las cámaras de la televisión de la gran cantidad de personajes de la historia argentina que han pertenecido a logias masónicas como (el gran corrupto) Bernardino González de Rivadavia, Juan Bautista Alberdi, José de San Martín, Bartolomé Mitre, Hipólito Yrigoyen, Juan Domingo Perón... y el sanjuanino Leopoldo Bravo, ex Gobernador de San Juan y ex líder del Partido Bloquista.

El actual Gran Maestre se permitió dar algunos nombres de masones argentinos porque se trata de personas que ya han fallecido, por lo que se negó a dar nombres de masones que están en el poder político y económico de la República Argentina. Se ufana de que actualmente hay un importante número de masones en los tres poderes del Estado Nacional, como así también en algunos gobiernos provinciales.

En el sitio web de la "Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones", se lee que "La Masonería es una sociedad filantrópica, filosófica y progresista. Sus objetivos son la exaltación y el perfeccionamiento de las más elevadas virtudes humanas. La Orden asienta sus principios en los ideales de Libertad, Igualdad y Fraternidad; y considera que el hombre puede alcanzar su realización a través de la Ciencia, la Justicia y el Trabajo (trilogía que constituye su lema). Estos ideales, que en el seno de nuestra Institución no sólo se expresan sino que se hacen realidad, fueron los que inspiraron a hombres de todos los tiempos a la hora de enfrentar y combatir regímenes opresores, despóticos o que negaban la dignidad de la condición humana. Valiéndose de una tradición iniciática compuesta por símbolos y alegorías, el lenguaje masónico trata de operar en lo profundo de la conciencia para sacar a la luz aquellos arquetipos que distinguen a los hombres cabales. De esta forma la Masonería se erige en defensora del progreso de la humanidad, y se manifiesta acérrima enemiga de la ignorancia, el fanatismo y la codicia.

Según dicho portal, los únicos requisitos mínimos exigidos son los siguientes: Ser "hombre libre y de buenas costumbres" (¿?); tener una edad mínima de 21 años; o de 18, si es hijo de masón; poseer inteligencia y cultura necesaria para comprender y practicar las virtudes masónicas; contar con medios de subsistencia para sufragar sus necesidades, las de los miembros de su familia y/o personas que tuviera a su cargo (más que nada porque se paga una cuota para pertenecer).

En las logias masónicas, se entroniza a la razón humana por encima de todo dogmatismo y entre ellos mismos se llaman "hermanos".

Desde sus inicios, a mediados del Siglo XVIII, la masonería estuvo siempre recubierta por un halo de misterio. Muchos de sus códigos y rituales son de estricto secreto, como así también la pertenencia a determinadas logias.

Cuando uno se va integrando a alguna logia, se comienza por el grado de iniciación en donde se presta solemne y severo juramento de preservar en secreto todo lo que se conozca acerca de la sociedad secreta. A medida que una persona pase tiempo dentro de una logia, puede ir "ascendiendo" de grado con lo cual el nivel de compromiso con su sociedad secreta va in crescendo. El grado máximo es el de "Gran Maestre".

Casi desde sus comienzos, la Iglesia Católica los acusó de satánicos con fundamentos que tienen su lógica; se le critica a la masonería la excesiva exaltación del ego, la gradual relativización de Dios hasta llegar al ateísmo. Cuando hubieron masones que tomaron gobiernos, lo primero que hicieron fue la supresión del cristianismo de la sociedad, empezando por la restricción de la educación religiosa (por ejemplo, Portugal en el año 1910).

Por supuesto que hay que respetar la libertad de los pensamientos pero hay que decir que las logias masónicas mantienen varias cuestiones propias solapadas que, por alguna extraña razón, se les oculta a todo el mundo y hasta los mismos masones de los grados inferiores.

Cualquier persona puede decir que pertenece a organizaciones como Rotary Club, Cruz Roja, Boys Scouts, Focolares, Acción Católica y no es ningún misterio. Uno púede pertenecer a cualquiera de esos grupos y no hay secretos que se ocultan bajo pena de que "te corten el cuello".

El gran imán que tiene la masonería es la posibilidad de encontrar allí importantes contactos políticos y económicos que permitan el propio progreso. Lo que sí no te aclaran (es más, hasta lo ocultan) el costo total de esa pertenencia...

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina