miércoles, 17 de septiembre de 2008

Vivir y dejar vivir

Germán Ferrer, titular del Juzgado de Familia Nº 1 de la Provincia de Mendoza decidió rechazar el pedido de aborto realizado por la mamá de una niña de 12 años que fue víctima de una violación de parte de su padrastro.

Según se supo, la niña fue víctima de abuso sexual en el mes de julio pasado. Como sucede en la mayoría de los casos, la víctima guardó silencio hasta que su propia madre decidió llevarla a un control médico porque no le venía la menstruación y ahí el drama salió a la luz: la niña estaba embarazada y confesó los vejámenes que padeció.

En vez de denunciar ese aberrante hecho, la madre de esa criatura decidió concurrir al Hospital "Humberto Notti" a fin de que le practiquen un aborto a la niña. Con buen tino, los profesionales de la salud decidieron no intervenir inmediatamente y optaron por trasladar la resolución de esta controversia a la Justicia.

Ahí este caso tomó estado público y avivó aún más la polémica en torno a la conveniencia, o no, de la práctica de un aborto.

Emergieron organizaciones autodenominadas de "derechos humanos", "feministas" y demás rótulos que se pronunciaron a favor del aborto. Por otro lado, sin la misma repercusión mediática, hubieron personas que se manifestaron a favor de preservar la vida de ese ser inocente que se está gestando en el seno de esa pobre niña.

El Código Penal establece en el artículo 86 inciso 1º, referido al aborto terapéutico, que permite la interrupción del embarazo si el mismo pone en riesgo la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios. Pero también el pedido de la madre de esa niña se intentó fundamentar en lo expresado por el inciso 2º, porque se trata de un embarazo fruto de una violación cometida sobre una mujer idiota o demente.

Morir y Matar

Quienes están a favor del asesinato de ese bebé hablan de la pobreza de la familia como principal factor incidente en este drama, además de que con la interrupción del embarazo se evitaría un pesado trauma que debería cargar esa niña en lo que le resta de vida y que los "abortos seguros" (¿?) deberían estar al alcance también de las clases sociales "populares" (¿?). Tomó cartas en el asunto la delegación mendocina del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), la cual a través de Karina Ferrari lamentó que “Por eso entendemos que acá hay un caso de discriminación: siempre son afectados los sectores más humildes”.

El Juez entendió acertadamente que, mientras estudiaba a fondo este caso, era oportuno aislar a la niña de la madre en el hospital ya que ella es parte del clima hostil que favoreció el abuso sexual. Hay que tener en cuenta que esa señora se empeñó más en lograr el aborto para su hija en vez de denunciar a su concubino (un hombre de unos 50 años) por el atroz crimen que cometió contra su propia hija.

Ahí fue que la ONG "Juanas y las Otras" arremetió contra el magistrado denunciando públicamente que “Dejaron a la niña privada de su libertad y sin poder ver a su mamá durante tres semanas; la situación fue tan insostenible que el juez tuvo que levantar la orden”; esas señoras parece que también obviaron al criminal. Esta ONG opinó que en este caso los médicos deberían haber intervenido sin tener que haber concurrido a la Justicia.

Militantes abortistas desataron su iracunda intolerancia cuando se enteraron que la niña fue visitada por Ricardo Poblete, un sacerdot católico, que se acercó a brindarle asistencia espiritual. Estos autoproclamados "mentes abiertas" atacaron contra ese cura tratándolo de "conservador" y de haberle mostrado "folletería tendenciosa" a la criatura para persuadirla de que no deje que aborten a su bebé.

El Diario Crítica de la Argentina publicó una crónica perversamente tendenciosa firmada por Josefina Licitra y Luciana Peker en donde acusan sin demasiado fundamento que organizaciones "provida" habrían ofrecido dinero a la familia de la niña para que el embarazo llegue a término.

¿El aborto es la solución?

Este caso, como otros en donde existe un embarazo producto de un abuso sexual, reviste de una gran complejidad. Muy probablemente la niña está atravesando un tremendo shock emocional por la experiencia tan traumática que vivió, muy probablemente le debe resultar muy difícil asimilar psicológicamente el embarazo.

Es fundamental preservar la integridad física y psíquica de la menor. Un abuso sexual produce en la víctima terribles consecuencias afectivas las cuales, con gran esfuerzo, pueden llegar a ser mitigadas con el paso de los años.

El aborto puede asomar como una alternativa válida para sanar la herida de la víctima, pero lo cierto es que hay muchas mujeres que abortaron pensando en dar corte definitivo a una determinada situación y después no pueden recuperarse del trauma que es el haberse extirpado una vida inocente desde sus entrañas (esto es ocultado muchas veces por las organizaciones pro abortistas). ¿Quién puede asegurar que, de habérsele practicado el aborto, esa niña no cargará con el peso del crimen que se cometió en su vientre? ¿Por qué no cabe la opción de dar ese niño en adopción?

Pero, sea cual fuere la circunstancia en que se produce un embarazo, es innegable que el ser pequeñito que crece en un vientre materno es totalmente inocente de la situación que lo trajo a este mundo. Ningún ser humano ha pedido nacer y todos tenemos el derecho a la vida. Nadie puede arrogarse la autoridad para negar el derecho a la vida a otro ser humano, tan hijo de Dios como cualquiera de nosotros.

Es muy cierto que hay que procurar la felicidad de quien fue víctima de una abuso sexual. Ahora bien, me quedan preguntas para hacer a los que están a favor del aborto:

¿quién puede asegurar que una mujer (o niña en este caso) no sufrirá un gran trauma por haber dejado matar a un niño en su vientre?

◘ ¿quién piensa en los derechos de ese bebé que se está gestando?

◘ ¿cuál es la responsabilidad que le cabe a esa criaturita que está creciendo en el vientre de su mamá por las circunstancias desafortunadas en que llegó a esta vida?

◘ ¿por qué esa criaturita debe pagar con su muerte?

◘ ¿realmente a alguien le importa el legítimo derecho a la vida de ese niño que quieren asesinar?.

4 comentarios:

Laura dijo...

Excelente artículo.
Pero porqué tienen prensa solo los pro aborto?? si la mayoria no pensamos asi!
Saluditos

Santiago Chiva, Granada dijo...

En la cuestión del aborto, incluso bastantes personas que defienden la posibilidad de abortar legalmente, dicen que no son pro-abortistas sino contrarios a castigar a la mujer que está en esa situación difícil. En Alemania ha ocurrido algo curioso. Algo que refleja que el aborto legal afecta negativamente a un país. Y también que se puede promover una cultura de la vida por parte de los ciudadanos. Allí ha habido, desde la liberalización del aborto, cuatro millones de abortos, según datos. Por ese motivo, entre otros, los niños se ven como un efecto no deseado del sexo. Muchas personas pensaban que era necesario promover una mayor aceptación social de los niños en una sociedad envejecida. Y la sociedad civil actuó, sin esperar a medidas del Estado para el fomento de la natalidad. Se unieron diversas empresas y curiosamente, después de la campaña, la natalidad ha crecido en Alemania. El vídeo es emocionante. Míralo aquí:
http://es.youtube.com/watch?v=Rv-C0TxfGHk
Santiago Chiva (Granada, España)

Francisco Pérez dijo...

Algunos puntos que me gustaría que se discutan:
-Los grupos que mencionás no están "a favor del aborto"; promueven, en cambio, el acceso a la interrupción de un embarazo y su despenalización en ciertos casos, previa tipificación y ratificación mediante las instituciones competentes. Decir "a favor del aborto" es, a mi juicio, tendencioso.

-No parece coherente recurrir al texto constitucional y al código penal para sustentar una opinión, y luego a argumentos como que "todos somos hijos de Dios". O se esgrimen argumentos lógicos y racionales, o se recurre a la metafísica, pero considero más honesto elegir el ,punto de vista. Por lo demás, qué es el "derecho a la vida" y qué se considera "vida" (cómo, por qué, desde cuándo) es un producto de la cualidad política del ser humano, no una verdad trascendente.

-La defensa de la libertad de elección de una mujer respecto de lo que afecta su propio cuerpo es pasible de ser pensado como un derecho, y que indefectiblemente colisiona con lo que ustedes llaman "derecho a la vida". En este caso, siendo racionalmente insuperable el problema más allá de dogmas morales, se trata de una dura elección que se debe tomar. Ambas "partes" (concediendo que al embrión se lo considere sujeto de derecho, cosa discutible por lo menos) saldrán perjudicadas de dilatarse una determinación. Algunos optamos por preservar la mayor integridad posible de la persona nacida y constituida. Una vez más, es una decisión ética y política, y cualquier moral pretendidamente universal que tercie en ello me parece improcedente dentro del marco institucional de una república laica y liberal.

Más allá de las grandes diferencias ideológicas y filosóficas que nos separan, mi reconocimiento por el esmero y calidad en la redacción de tu blog.

Francisco.

mario dijo...

Hola Francisco

Antes que nada, quiero agradecerte y felicitarte por la caballerosidad con la que expresás tus conceptos, más allá de que no coincidamos ideológicamente.

Quiero recalcártelo porque, lamentablemente, en la mayoría de los casos, quienes no están de acuerdo con lo que aquí expreso apelan a la bajeza de la agresión personal en vez de proponer un abierto y respetuoso intercambio de opiniones como es el que vos hacés con tu comentario.

Yendo a lo que planteás, no me parece que hablar de personas e instituciones "pro aborto" o "a favor del aborto" sea algo tendencioso: tengo entendido que aborto es, lisa y llanamente, interrumpir un embarazo, sea cual sea la razón, cuestionable o no. Y un embarazo, es un ser humano que está creciendo en el vientre materno.

Con el tiempo, quienes intentan justificar el aborto, increíblemente, cambiaron el concepto de ser humano. Algunos dicen que un ser humano es tal a partir del tercer mes de gestación (¿?), otros dicen que un ser humano es tal recién cuando es separado de su mamá, es decir, al momento mismo de haber sido extraído del interior del cuerpo de su madre.

Si cualquiera de nosotros vé un video sobre un embarazo desde el momento mismo de la concepción, se observa la vida misma latiendo.

Tal vez yo me equivoco al hablar de que "todos somos hijos de Dios" porque hay gente que no cree en Dios. Pero bueno, más allá de mis no pocos defectos y errores, soy un hombre creyente y no puedo evitar opinar también desde la fe.

De todas maneras, seamos o no creyentes, podemos hablar de "derecho a la vida". Todos tenemos derecho a la vida: ahora bien, yo me vuelvo a preguntar ¿quién tiene la autoridad para determinar quien debe vivir y quien no?, si alguien se arroga ese derecho y promueve un aborto, un fusilamiento o algo por el estilo, ¿quién lo autoriza?.

REspecto al tan mentado derecho que algunas mujeres reclaman sobre su propio cuerpo, me parece que hay que tener la humildad de reconocer que ningún ser humano pidió nacer. Nadie. Pero, sin embargo, hemos recibido la vida y por eso existimos... yo me pregunto, ¿con qué autoridad nos creemos entonces dueños de la vida que tenemos?; si alguien puede decir que es "dueño y señor absoluto" de su vida se equivoca porque no puede determinar cuando quiere nacer, cuando crecer, cuando envejecer y cuando morir; eso escapa a nuestra existencia misma. Así como recibimos la vida, después la devolvemos.. ya no nos pertenece.

Partiendo de esa concepción filosófica, considero que tampoco podemos pretender que nuestros cuerpos sean también "propiedades nuestras" como un auto o una casa. Sin haberlo pedido, el cuerpo que cada uno tiene lo devolverá a la naturaleza misma, quiera o no.

Nuestros cuerpos están al servicio de la vida. Hemos sido creados para eso. Los hombres tenemos los espermatozoides, las mujeres los óvulos: de ahí se forman los seres humanos; es un ordenamiento natural que escapa totalmente a nuestro lmitadísimo alcance.

Si bien una mujer puede decidir sobre su destino, no puede pretender adueñarse de la vida que puede llevar en su interior porque no le pertenece. Ni siquiera a ese nuevo ser que está creciendo en su interior, la vida le pertenece.

Es cierto que todo ésto tan delicado debe decidirse en el marco de una república laica y liberal. Eso sí, en esa república todas las voces deben ser admitidas y escuchadas: las que nos simpatizan y las que no; no lo digo por vos puntualmente, pero cuando escucho algo así como república liberal y laical" pareciera que alguien católico no cuenta si no abdica previamente a lo que cree. En un marco de respeto y con sincera humildad, la verdad puede ser descubierta por los seres humanos.

Gracias por tu comentario y te invito a seguir comentando las veces que que lo considerés oportuno. Opiniones como las tuyas me ayudan a crecer y mejoran este blog.

Saludos!

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina