lunes, 15 de septiembre de 2008

Valijas pesadas

El Gobierno Nacional está siguiendo con suma atención y no menos temor el Juicio que se está llevando a cabo en la Ciudad de Miami por la causa de la(s) valija(s) repleta de dólares que Guido Antonini Wilson y Claudio Uberti, ex funcionario kirchnerista, habrían intentado ingresar a la Argentina.

Por el curso mismo de la investigación judicial, todo parece indicar que el dinero en cuestión procedente de Venezuela tenía como destino financiar la campaña electoral de Cristina Fernández. Nada nuevo. Es sabido que en la Argentina Hugo Chávez financia movimientos piqueteros y organizaciones como las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, todas esas agrupaciones "incondicionales" al Matrimonio Kirchner. No es de extrañarse tampoco que el presidente venezolano haya estado muy interesado en la continuidad del kirchnerismo en el poder, ya que le representa un gobierno más que se somete a los caprichos del "bolivariano".

El kirchnerismo no puede estimar las consecuencias políticas y judiciales que le puede traer este resonante caso de corrupción.

De este lado del mundo, los alcahuetes de siempre (léase, Aníbal Fernández y Florencio Randazzo) se fueron turneando para defenestrar a la justicia estadounidense y hablar de un plan desestabilizador (¿?) que estaría impulsando de George W. Bush. El insoportable Presidente de Venezuela y aliado kirchnerista, Hugo Chávez, vociferó que todo se trata de una causa inventada por la misma CIA para desprestigiar a su gobierno (totalitario) y a sus amigos Kirchner (como si a los Estados Unidos Latinoamérica le importara demasiado...).

Según escribe Hugo Grimaldi, periodista de Tribuna de Periodistas, los ministros que han salido a defender la situación no se han mostrado demasiado convincentes en sus argumentos, desde que para Sergio Massa, Antonini es un “delincuente”, calificativo que habrá que probar y que, en todo caso, dispara la pregunta sobre qué hacia un delincuente en un avión alquilado por el gobierno argentino, hasta el que “nunca estuvo en la Casa Rosada” reunido con Claudio Uberti y Julio De Vido, tal como ha asegurado con vehemencia Aníbal Fernández, sin tomar en cuenta que Victoria Bereziuk (una de las tripulantes del avión) ha dicho en sede judicial que el venezolano había conversado con ella en la recepción al presidente Hugo Chávez.

El Gobierno Argentino quiere seguir levantando cortinas de humo para que no se sepa la verdad en torno a ese lamentable suceso. Los acólitos de la Presidente siguen haciendo papelones con sus intentos de manejar a la opinión pública.

Ahora bien, creo que correspondería que sea la Justicia Argentina la que tome cartas en el asunto e investigue a fondo, caiga quien caiga, para que se encuentren a los responsables de este escándalo. Sí, sé que soy demasiado "iluso" esperando tal cosa, pero no puedo dejar de reclamar justicia en mi propio país.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina