jueves, 4 de septiembre de 2008

¿Turismo o Religión?

El Gobierno de la Provincia de San Juan conjuntamente con la Municipalidad de San Martín han inaugurado el Santuario en honor al Beato Ceferino Namuncurá, ubicado en la cima del Cerro El Mirador de esa localidad sanjuanina.

Dicho santuario tiene como atractivo una figura de Ceferino de casi 4 metros de altura de puro hormigón, la cual fue depositada con sumo cuidado en la parte más alta de ese Cerro. La Municipalidad dispuso la construcción de parrilleros, quinchos, proveeduría, confitería con terraza, sanitarios, un amplio estacionamiento, además de la restauración de una antigua Capilla. Según las palabras del Gobernador Gioja y el Intendente Cristian Andino, todo este complejo tiene como objetivo incluir al Departamento San Martín dentro de los principales atractivos turísticos de la hermosa Provincia de San Juan, con la particularidad de tener el tinte del "turismo religioso" ¿?.

El paisaje de la zona es imponente. Se ha previsto también una zona para la práctica de mountain bike.

Esto del "turismo religioso" no es nada nuevo bajo el sol. Hay determinados santuarios católicos en todo el mundo que son los destinos preferidos de millones de peregrinos que se trasladan a esos lugares sagrados para rendirle culto a Dios. En principio, es totalmente respetable que hayan muchas personas que viajen hasta Tierra Santa en Medio Oriente, el Santuario de la Virgen de Guadalupe en México, Lourdes y la Medalla Milagrosa en Francia, Fátima en Portugal y, más cercanos a nosotros, Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás.

La cuestión pierde su sentido esencial cuando se entremezclan el fenómeno popular con lo meramente religioso. Alrededor de esos lugares citados, se monta toda una estructura turística que tiene como única motivación el rédito económico: empresas que venden tours religiosos y fabricantes de "artesanías" hacen sus negocios en torno a la manifestación de fe de los peregrinos.

En el caso del Santuario del Beato Ceferino en San Juan, poco se tiene en cuenta lo religioso ya que predomina lo turístico. La piedad queda totalmente relegada a ser un mero paseo recreativo con el pretexto de "prenderle velas a un santito". Todo fue armado en pos de incentivar la economía de ese Departamento sanjuanino.

Al final, lo pagano termina contaminando a lo religioso. Como sucede con "santuarios" como el de la Difunta Correa o el del Gauchito Gil, se termina perdiendo el sentido de Dios, se desvanece el sentido de la oración, no importa la conversión del corazón. Nada de eso importa... total, el Departamento San Martín tiene ahora un gran atractivo turístico... ¿religioso?.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina