martes, 2 de septiembre de 2008

Pagar lo que se debe

En el día de hoy, la Presidente de la Nación, Cristina E. Fernández, anunció que se pagará la deuda que el Estado Nacional mantiene con el Club de París con fondos de la reservas del Banco Central de la República Argentina.

Más allá de los elogios y críticas que lloverán sobre esta disposición de la primera mandataria, creo que siempre es bueno pagar lo que se debe. Hay encendidos debates acerca de la legitimidad de la deuda externa de la República Argentina, pero lo cierto es que los compromisos existen y es bueno cumplirlos. Más que un mérito, es una obligación de todo estadista el honrar los pasivos públicos y es por eso que es acertada la decisión de la Presidente de pagar los 6700 millones de dólares que se adeudan al Club de París.

Un detalle no menor en esta cuestión es que el Estado deberá enfrentar vencimientos de deuda pública en el 2009, año electoral, y se le hacía necesario brindar una clara señal a los acreedores de la Argentina.

De esta manera, el Gobierno Nacional busca recomponer su alicaída imagen en el exterior, buscando hacer caer el Riego País que supera los 670 puntos.

Ahora bien, no nos engañemos. Durante las gestiones presidenciales de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, el país ha tomado créditos externos para financiar el altísimo gasto público que ha caracterizado sus administraciones y que es una de las causales importantes en la inflación. Fue muy bueno en su momento pagar la deuda que se tenía con el F.M.I. y ahora es muy bueno pagarle al Club de París, aunque entre ambos montos no llega a ser ni la quinta parte de lo que nuestro país debe.

El Estado ha tomado préstamos con el Banco Interamericano del Desarrollo para financiar diversos programas sociales los cuales, en su gran mayoría, fracasan porque los beneficiarios no están lo suficientemente capacitados como para aprovechar la ayuda estatal. Hace poco, el bolivariano y usurero Presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías, compró bonos de deuda pública argentina a una altísima tasa interés, mucho más alta que la que manejan instituciones como el Fondo Monetario Internacional y el Club de París. Y para construir el "famoso" tren de alta velocidad que tanto promueve la Presidente, el Estado se endeudará a 30 años...

Otra señal que debe acompañar esta medida presidencial es el sinceramiento del índice inflacionario publicado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, ya que es el que es la variable para el cálculo de los intereses que se pagan por los bonos estatales.

Faltan otras medidas más de fondo, pero no hay que dejar de destacar que es correcto decidir pagar lo adeudado.

2 comentarios:

Laura dijo...

HOla! como siempre, aunque no comente, paso a leerte.
Tus post no tienen desperdicio.
Un beso grande

mario dijo...

Hola Laura

Gracias por tus elogios.

Te mando un beso grande!

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina