martes, 30 de septiembre de 2008

Guerra Verde

Activistas argentinos de Greenpeace tuvieron la poco feliz idea de colgar un cartel para hacer notar otra de sus protestas en el Obelisco, monumento emblemático de la Ciudad de Buenos Aires. El cartel rezaba "Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA). Primero en contaminación. Basura Cero Ya!"

"La Ciudad de Buenos Aires envía un tercio del total de la basura que se entierra en el conurbano bonaerense y no asume ningún compromiso por reducir esa cantidad. Desde 2007 está en vigencia la Ley de Basura Cero y es muy poco lo que se ha avanzado en su implementación. Es más, hoy el Gobierno de la Ciudad en lugar de ir hacia el objetivo de reducción de basura, toma la dirección contraria: retira los contenedores diferenciados y ha diseñado un contrato con las empresas recolectoras que promueve la generación de más basura", dijo María Eugenia Testa, Coordinadora de la Unidad Política de Greenpeace.

Esta institución denuncia que los residuos recolectados en la metrópolis porteña son luego despositados en terrenos ubicados en el conurbano bonaerense, en donde distintas sustancias químicas y metales pesados quedan ahí hasta descomponerse y emanar después gases tóxicos que estarían afectando a poblaciones vecinas.

Una vez más, para llamar la atención, Greenpeace utiliza métodos controversiales. Sobre las 5:30 hs. del día de hoy, ocho activistas de esta organización forzaron los candados del enrejado que tiene el Obelisco y emprendieron su tarea. Dos de ellos treparon hasta lo más alto de este caro monumento para desplegar su cartel de protesta.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires denunció este hecho delictivo a la policía y bomberos quienes debieron actuar para desaoljar a los ecologistas que profanaron este monumento histórico. El procedimiento policial produjo un tremendo caos en el tránsito de las Avenidas 9 de Julio y Corrientes, generando demoras y molestias a los cientos de personas que transitaban ocasionalmente por ahí.

Con total irresponsabilidad, Martín Prieto, Director Ejecutivo de Greenpeace, declaró que “Greenpeace, ni en ésta, ni en ninguna otra protesta realizada, ha obstaculizado el tránsito. Si el Gobierno de la Ciudad ordenó cortar el tránsito en la Avenida Corrientes para retirar a los activistas, eso su responsabilidad."

Al margen de la solidez científica de la protesta de Greenpeace, es absolutamente injustficable haber profanado un monumento histórico. La actitud de esta organización "ecologista" es una afrenta no solo para los porteños, sino para todos los argentinos.


Guerra Verde, Histeria Verde, Dinero Verde (*)

Greenpeace inició sus actividades en el año 1971 con el objetivo de trabajar por el cuidado del medio ambiente y promover la paz en todo el mundo. Hasta ahí, todo bien.

Rápidamente, su nombre se hizo famoso mundialmente gracias a sus hábiles intervenciones en conferencias y en el gran manejo de la prensa para difundir con bombos y platillos todos sus "acciones" perpretadas por sus activistas.

Así fue que pudo formar una sólida estructura mundial que cuenta con cientos de voluntarios activistas, una sofisticada red de comunicación satelital, un gran sistema informático, barcos, helicópteros y demás tipos de movilidades que implica un presupuesto anual que supera los cien millones de dólares.

Esta asociación gusta alardear con sus "bastos" conocimientos científicos y experiencia sobre cuidado de la naturaleza, al punto tal que muchas veces hablan con la soberbia de creerse ser quienes tienen la "última palabra" en todo lo referente a cuidado de medio ambiente, despreciando muchas veces lo que opine cualquier Estado.

Paul Watson fue uno de los fundadores de la organización ecologista multinacional Greenpeace y, luego de su deserción de ella en 1977, se desempeña actualmente como Director de un grupo ecologista rival, el Sea Shepherd Society (o Sociedad Pastores del Mar). Cuando en 1991 se refería a su ex organización, y a su por entonces presidente, David Mc Taggart, decía lo siguiente:

"El secreto del éxito de David McTaggart, es el secreto del éxito de Greenpeace: no importa cuál sea la verdad, lo único que importa es aquello que la gente cree que es la verdad." Esto, viniendo de uno de los "ecologistas idealistas" ­ es el reconocimiento que, en el ecologismo (insisto en que no es lo mismo que ecología), la verdad científica no tiene importancia ninguna: si una mentira se repite las veces suficientes, la gente termina por creer que es verdad, y eso es lo único que importa. Siguen los dirigentes ecologistas el consejo de Hitler: "Mientras más grande sea la mentira, más gente se la creerá."

Bajo la dirección de David McTaggart, Greenpeace se convirtió, de una banda de pendencieros militantes en botes de goma, interponiéndose entre los arpones y las ballenas, en una extraordinariamente rentable organización multinacional que sólo rinde cuentas de sus ingresos y sus gastos a sí misma. Con 5 millones de miembros o adherentes y un ingreso de más de 160 millones de dólares en 1990, Greenpeace tiene oficinas en 24 países del mundo, cobrando a cada una de sus agencias "hijas" el 24% de los ingresos que realizan anualmente, como "royalties" para el uso del nombre. Como cualquier producto comercial, el nombre Greenpeace es una "marca registrada".

El mayor recaudador de fondos para Greenpeace fue el trágico evento que la organización no había planeado para nada. En 1985, en un intento de desbaratar la operación de interferencia que Greenpeace había montado contra los ensayos nucleares en Muroroa, agentes secretos franceses minaron al barco Rainbow Warrior de Greenpeace, que estaba anclado en el muelle de Auckland, Nueva Zelanda. El fotógrafo portugués Fernando Pereira, que dormía a bordo, resultó muerto en la explosión. El incidente, hábilmente explotado por Greenpeace y ampliamente publicitado en todo el mundo, confirió inmediato status de mártires a la organización. Como resultado de la rápida explotación publicitaria del incidente, los ingresos de Greenpeace se triplicaron hasta alcanzar la suma de 25 millones de dólares, entre 1985 y 1987.

El 2 de Septiembre de 1991 David McTaggart renunció a la presidencia de Greenpeace International, después de 12 años seguidos en el puesto. Fue reemplazado por Matti Wuori, un abogado en derecho civil de Finlandia. McTaggart fue nombrado Presidente Honorario y dijo que, entre otras cosas, emplearía su tiempo libre en ayudar a la ex Unión Soviética a limpiar su ambiente. La llegada de Wuori al poder no pudo haberse realizado más a tiempo. La prensa de Alemania había estado publicando candentes revelaciones acerca de la manera en que las recaudaciones de Greenpeace iban a parar a cuentas secretas en Suiza, lo que estaba provocando que la imagen mítica de Greenpeace se hubiese comenzado a ajar peligrosamente. El cambio en la opinión pública se reflejaba en las recaudaciones de la organización. La misión de Matti Wuori parecía ser lavar y pulir la salpicada imagen de Greenpeace. Por supuesto, McTaggart continuó dirigiendo a la organización desde bambalinas. Es su dueño natural.

En Alemania, Greenpeace cuenta con 700 mil socios, de los cuales unos 320 mil permiten que sus bancos debiten 30 dólares anuales a la cuenta bancaria de la organización, que en 1990 recaudó allí más de 36 millones de dólares. Sus oficinas y representaciones en todas partes del mundo reciben subsidios de la central, de acuerdo al centimetraje de publicaciones periodísticas en donde aparece el nombre de Greenpeace o sus organizaciones asociadas. A mayor escándalo, mayores sumas de dinero recibidas en concepto de "honorarios". Lo notable es que no importa si las protestas que dan lugar a ese centimil tienen alguna base científica, o algún viso de veracidad o sensatez. Lo importante es la publicación del escándalo, aunque se compruebe más tarde que la "denuncia" es puro cuento o que se trata de una mentira deliberada.

The Crack in the Rainbow (La Fisura en el Arco Iris) es un documental de una hora de duración fue producida por un equipo de la TV-2, con la asistencia del realizador cinematográfico Magnus Gudmunsson. Comienza con un comenta-rio hecho por el cofundador de Greenpeace, E. Bennet Metcalfe, un veterano escritor de la Columbia Británica, Canadá, que dice: "Por la forma en que comenzamos entonces y la forma en que es ahora, me veo a menudo como una especie de Dr. Frankenstein que creó un monstruo que ahora tiene vida propia." La documental muestra a continuación al ex jefe de contadores de Greenpeace, Frans Kotte, que describe la existencia de cuentas de banco privadas que contienen más de 20 millones de dólares "estrujadas" de las contribuciones públicas a las campañas de Greenpeace tales como Salven a las Selvas Lluviosas, a la Capa de Ozono, y a las Ballenas. De acuerdo a Kotte, esas cuentas eran de compañías "holding" secretas, accesibles solamente para los máximos dirigentes de Greenpeace, especialmente por David McTaggart, el nativo de Vancouver que ayudó a organizar a Greenpeace International en 1979.

Aunque los voceros de Greenpeace han desmentido lo que se afirma en la documental llamada The Crack in the Rainbow (La Fisura en el Arco Iris), los cargos fueron tan bien fundamentados, que en Europa se han echado sombras de escándalo sobre Greenpeace, sombras que se hicieron más oscuras porque las afirmaciones del documental están apoyadas por historias previas que informaban sobre irregularidades éticas y financieras dentro de la organización, incluyendo un largo y muy completo artículo publicado por la prestigiosa revista norteamericana Forbes, en Noviembre, 1991.

Leyendo el folleto "El Paraíso Perdido - Cuenta Regresiva para la Destrucción", Greenpeace plantea que el Planeta Tierra tendría unos 4.600 millones de años, el cual estaría siendo puesto en jaque por la raza humana; al respecto, para mostrar su ideología, suponiendo que la Tierra tiene solo 46 años de edad, allí se lee "El Hombre Moderno ha estado sobre el planeta unas cuatro horas. Durante la última hora, descubrió la agricultura. La revolución industrial comenzó hace apenas un minuto. Durante esos sesenta segundos, el Hombre convirtió en basura al Paraíso. Ha multiplicado a sus miembros a proporciones de plaga, provocado la extinción de 500 especies de animales, saqueado al planeta en busca de combustible y ahora se yergue, como una bestial criatura, regodeándose con su meteórico ascenso, al borde de una guerra que terminará con todas las guerras, y acabará efectivamente destruyendo este oasis de vida en el sistema solar."

Según la concepción de estos ecologistas, la raza humana debería ser reducida, insinuando sutilmente que somos muchos los que sobramos en este lindo Planeta (obvio que ellos no son de los que sobran).

¿Cómo se recauda dinero para un grupo ecologista? Es bueno escuchar el consejo de William Dodd, uno de los directores de la oficina en San Francisco, de la firma de consultores Craver, Mathews, Smith y Co, los recaudadores de fondos utilizados por Greenpeace desde 1985: "Se necesita un sentido de la urgencia, y se necesita un enemigo" La firma ha sido un factor fundamental del éxito financiero de Greenpeace. ¿La urgencia?: "Hemos asesinado ya al 94% de las ballenas!" dice un anuncio. "Las centrales nucleares de Atucha y Embalse deben ser cerradas YA!" o "El gobierno debe cancelar el tendido de líneas de Alta Tensión o los niños del Barrio Poeta Lugones morirán de leucemia!" La exageración funciona. En realidad, es lo único que funciona. La ciencia no tiene fuerza alguna contra las exageraciones y deformaciones ecologistas. Greenpeace USA recaudó en 1990 u$s 64 millones, de los cuales, el 60% provenían de las 43 millones de cartas enviadas por Craver, Mathews, etc. Hoy, Greenpeace recauda más de 1 millón de dólares diarios por débito directo a sus "simpatizantes".

Ya es tarde: la mentira se ha esparcido entre aquellos que no conocen los fundamentos técnicos o científicos del asunto. Es decir, el 99,9% de la población. El daño ya ha sido hecho, los réditos políticos y económicos se reciben a corto plazo.

(*) Resumen de la nota publicada en el sitio Mitos y Fraudes

4 comentarios:

Anónimo dijo...

GREENPEACE: El hambre y el pan duro
Por Ernesto Poblet

La insensibilidad de los fanáticos no se detiene ni ante los dilemas de la fuerza mayor. Un viejo refrán proveniente del inventario que registró Cervantes en su sabia literatura nos demuestra un incontrastable
aserto: "Cuando hay hambre no hay pan duro.".
Por su parte en el Nuevo Testamento los distintos autores interpretan de Jesús un justo mandato bíblico: "Dad de comer al hambriento y de beber al sediento".
Corrían esos primeros fatídicos días del año 2002. El presidente Duhalde anunciaba medidas insólitas e inesperadas que sumían en la desesperación, la misería y las carencias a grandes sectores de la población.
Brotaron -como hongos en la humedad- los contingentes alarmantes de nuevos y más profundos pobres, desnutridos, cartoneros, expansión de las villas de emergencia y la tragedia colectiva del hambre en grandes sectores, desconocida en la hasta entonces satisfecha población de la pampa húmeda.
Sucedía en el mismo país que dio de comer a su debilitada madre patria un medio siglo atrás y abundaba en exportaciones de granos y carnes hacia todos los puntos cardinales del planeta.
En en el peor momento de aquella insólita crisis económica y social del 2002 surgieron valientes los miles de agricultores que experimentaban triunfantes los procedimientos transgénicos produciendo la soja
por siembra directa.
La iniciativa filantrópica la tomaron un grupo de empresarios de Rosario. Salieron presurosos a convocar donantes de soja para combatir la feroz hambruna que podía diezmar la población. La campaña "Soja Solidaria" obtuvo un rotundo éxito. Los estómagos de doscientas treinta mil personas calmaron sus ansiedades con el oportuno y proteico oleaginoso. Se distribuyeron un millón de kilos del poroto soja directamente a los platos vacíos de los necesitados.
Capacitaron a esa gente en la preparación del moderno alimento y sus diversas aplicaciones. Comedores comunitarios y demás instituciones populares participaron en la "complicidad" de aquella gesta humanitaria. Nadie se enfermó ni murió por comer la soja transgénica descripta por ciertos insensatos como la "comida de Frankestein.". No nacieron chicos deformes ni se cumplieron los amañados presagios, esos que auguraban pésimos agüeros por el alimento genéticamente transformado merced a la inteligencia de
determinados científicos humanistas y empresas de investigación.
Los años hicieron olvidar la perversidad de una poderosa organización internacional desplegando sus impresionantes potenciales económicos con el fin de solazarse viendo a sus hermanos literalmente muriéndose de hambre. La persecución contra los agricultores salvadores fue despiadada, injusta y canallesca.
El grupo internacional Greenpeace se opuso abiertamente y sin escrúpulos a la campaña "Soja Solidaria" de los caritativos agricultores a través de un infundado, sofisticado informe denominado "Soja Solidaria-Soja Irresponsable". Libelo plagado de inexactitudes, carente de asidero científico.
En su afán descalificante manifestaron los más absurdos improperios contra las organizaciones actuantes y los desarrollos tecnológicos aprobados por entidades internacionales y nacionales idóneas en la materia.
Anunció Greenpeace delirantes peligros acerca de la ingesta del noble oleaginoso transformado por el procedimiento transgénico. Han pasado más de diez años de la aprobación final e irrecurrible de la tecnología de la ingeniería genética utilizada y más de cinco años de publicado el libelo de Greenpeace, suficientes lapsos para dar a conocer y desenmascarar públicamente la falacia instaurada, al parecer, con el sólo fin de condenar al horror del hambre a cientos de miles de compatriotas.
Nada de lo vaticinado irresponsablemente por Greenpeace se cumplió. Aún así la organización sigue machacando impunemente sus sofismas y adiestrando militantes ofuscados e histriónicos en causas destructivas y obstruccionistas.
¿Cómo es que no se iniciaron procesos judiciales por la felonía de sabotear nuestras exportaciones de soja transgénica en los puertos europeos de Chioggia (09-05-04) y Pireo (25-05-04) y en el puerto brasileño de Paranaguá (04-05-04), sucesos denunciados en el Proyecto de Declaración del Diputado Luís F. J. Cigogna ante la Cámara de Diputados de la Nación en el mismo año 2004?
Entre los desvaríos "denunciados" por Greenpeace en el libelo citado se encuentra una pintoresca acusación. Como siempre recurriendo a la remanida retórica de aludir a "monopolios o compañías transnacionales" (¿delito?), que pretenden ".imponer la soja como nueva fuente de proteína" (¿segundo delito?), "con el objeto de incrementar sus ganancias" (¿tercer delito?).
Resulta al menos gracioso que una entidad internacional -con objeto más cercano a una asociación ilícita por sus sabotajes y violencias en mares y territorios- critique y denuncie a sólidas empresas que se dedican a investigaciones científicas elaboradoras de procesos industriales, medicinales, ecológicos y demás funciones de bien público.
También se puede calificar generosamente de curioso observar una estructura de finanzas inmensas -que parten de orígenes dudosos y aún sospechosos- alarmarse e incriminar a las organizaciones industriales, científicas o tecnológicas por intentar incrementar sus lícitas ganancias. Deberían investigarse los fondos de Greenpeace y obligar a esta persona jurídica a adoptar la igualdad absoluta con las demás entidades comerciales, pues por su actividad y recursos exhibidos se encuentran muy lejos de su pretendida función ajena a los fines de lucro.
Los productores de soja que juntaron un millón de kilos para matar el hambre de los 230.000 afectados por la crisis no recibieron ni pidieron el menor apoyo de "semilleros transnacionales" como se los acusara. Se limitaron a repartir su propia soja de bolsa blanca sin marca comercial y producida en el país.
La misma que logró escapar de las infames, injustas y crueles imputaciones. En su irracionalidad, el grupo perturbador intentó una actividad tendiente a incrementar el hambre sin ni siquiera auxiliar con un trozo de pan duro a las vacías mandíbulas de aquellos menesterosos del año 2002.
Es lamentable que otras organizaciones ambientalistas del país -de reconocida buena fe en sus actitudes y destacada eficacia en sus objetivos en torno a la protección del ambiente- se dejen llevar por los cantos de sirena farsescos de la organización Greenpeace. Al buen criterio de ellas se apela mediante estas denuncias contra los excesos y presiones manejados por la poderosa y "transnacional"
entidad.

Anónimo dijo...

¿Cómo decir la verdad Derrotado Greenpeace en Brasil

by Marjorie Mazel Hecht por Marjorie Mazel Hecht

Note: The full interview with Guilherme Camargo (7 pages) appears in the Spring 2001 issue of 21st Century. Nota: La entrevista completa con Guilherme Camargo (7 páginas) aparece en la primavera de 2001 la cuestión de la Siglo 21.

Brazil is now enjoying a rejuvenation of nuclear energy, with the completion of its second nuclear plant, Angra 2, and the defeat of the anti-nuclear Greenpeace—in the population, in the media, and in the political arena. Brasil está disfrutando de un rejuvenecimiento de la energía nuclear, con la realización de su segunda planta nuclear, Angra 2, y la derrota de los anti-nuclear de Greenpeace-en la población, en los medios de comunicación, y en la arena política. This dramatic turnaround, from Brazil’s greenie-engineered nuclear retreat of the early 1990s, was the result of a head-on war against Greenpeace waged by the Brazilian Nuclear Energy Association (ABEN). Este dramático cambio, de Brasil Greenie ingeniería nuclear retiro de principios del decenio de 1990, fue el resultado de una cabeza de guerra librada en contra de Greenpeace por la Asociación Brasileña de Energía Nuclear (ABEn).

How ABEN reversed course, went on the attack, and won is most instructive for the wimpy nuclear associations in the industrial nations, which kowtow to the greens. ¿Cómo revertir ABEn curso, salió al ataque, y ganó más instructivo para el wimpy asociaciones nucleares en las naciones industriales, que inclinarse para los greens. Like ABEN, these organizations would have to shed their traditional defensive behavior and fight. Al igual que ABEn, estas organizaciones tendrían que desprenderse de su tradicional comportamiento de defensa y lucha.

The director of the Brazilian Nuclear Energy Association, nuclear engineer Guilherme Camargo, tells the fascinating story of how the truth won out over Greenpeace’s lies, in an interview with Dr. Jonathan Tennenbaum which will appear in a future issue of 21st Century Science & Technology magazine. El director de la Asociación Brasileña de Energía Nuclear, ingeniero nuclear Guilherme Camargo, narra la fascinante historia de cómo la verdad ganó a lo largo de las mentiras de Greenpeace, en una entrevista con el Dr. Jonathan Tennenbaum, que se publicará en una edición futura de la Ciencia y Siglo 21 Tecnología de la revista. Camargo describes how the Brazilian nuclear industry was flattened in 1993. Camargo se describe cómo la industria nuclear brasileña fue aplastado en 1993. Greenpeace had spread so many lies, with the aid of the media, that the nuclear community was in despair. Greenpeace se ha propagado tantas mentiras, con la ayuda de los medios de comunicación, la comunidad nuclear que estaba en la desesperación.

Then, he and his colleagues decided to do something totally unorthodox. Entonces, él y sus colegas decidieron hacer algo totalmente poco ortodoxas. Inspired by articles in Executive Intelligence Review and 21st Century magazines, Camargo got in touch with the Icelandic journalist Magnus Gudmundsson, who had made two films documenting in graphic detail the lies of Greenpeace. Inspirado por los artículos en Ejecutiva de Revisión de Inteligencia y 21st Century revistas, Camargo se puso en contacto con el periodista islandés Magnus Gudmundsson, que había hecho dos películas que documentan en detalle gráfico de las mentiras de Greenpeace. He was stunned by what the films showed of the self-righteous Greenpeace group. Fue sorprendido por lo que mostró las películas de la auto-justos grupo Greenpeace. Greenpeace had even staged the grisly killing of a baby seal just to make a fundraising film that purported to show how bad fishermen were killing baby seals. Greenpeace había montado el espeluznante asesinato de un bebé foca sólo la recaudación de fondos para hacer una película que pretendía mostrar cómo los pescadores fueron mal matar crías de foca.

Camargo put this information together with the EIR documentation of Prince Charles’s influence in Greenpeace, and Prince Philip’s control over the World Wildlife Fund, and their anti-population agenda. Camargo poner esta información junto con la documentación EIR del Príncipe Carlos en la influencia de Greenpeace, y Prince Philip de control sobre el Fondo Mundial para la Naturaleza, y su programa de lucha contra la población. Then ABEN brought this information to the Brazilian press. Luego ABEn traído esta información a la prensa brasileña. At the same time, ABEN arranged a visit of Gudmundsson to Brazil. Al mismo tiempo, la ABEn organizó una visita a Brasil de Gudmundsson. As Carmargo said, “We spent almost eight months, hitting Greenpeace in the liver, very carefully and very sharply.” Carmargo como dijo, "Hemos pasado casi ocho meses, Greenpeace golpear en el hígado, con mucho cuidado y muy fuertemente".

At first, there was opposition to this campaign among the engineers and scientists in the nuclear ranks, who were used to apologetically defending the safety of nuclear plants, saying things like “the probability of an accident is 10 to the minus so-and-so”—true, but ineffective in the face of irrationality. Al principio, hubo oposición a esta campaña entre los ingenieros y científicos en el ámbito nuclear filas, que se utilizaron para apologetically la defensa de la seguridad de las centrales nucleares, diciendo cosas como "la probabilidad de un accidente es de 10 a menos de fulano "-cierto, pero ineficaz en la faz de la irracionalidad. Camargo said that ABEN was persuaded “that there was a war, and that war must be taken on, and that there was no other way. ABEn Camargo dijo que está convencido de que "hubo una guerra, la guerra y que hay que tener, y que no había otra manera. That we had to defeat the enemy in order to succeed in our aims.” Que había que derrotar al enemigo para tener éxito en nuestros objetivos. "

“The whole nuclear sector in Brazil—because they are not idiots, they just needed somebody to wake them up from this psychotic trance—this woke them up to the real fight. "Todo el sector nuclear en Brasil, porque no son idiotas, sólo necesita a alguien que tras de ellos hasta este psicóticos despertó este trance hasta la lucha real. The real fight has nothing to do with technical issues; it is purely political, and mainly emotional and psychological warfare. La verdadera lucha no tiene nada que ver con cuestiones técnicas, sino que es puramente político, y principalmente la guerra psicológica y emocional. As a matter of fact, we used the same tactics as the anti-nuclear people used against us,” Camargo said. Como cuestión de hecho, hemos utilizado las mismas tácticas como el anti-nuclear de personas utilizan contra nosotros ", dice Camargo.

The ABEN campaign expanded from using the truth to defeat Greenpeace, to using the truth to attack the rest of the green groups and non-governmental organizations, which in Brazil are funded almost entirely by international organizations like WWF. La campaña ABEn ampliado el uso de la verdad para derrotar a Greenpeace, a la utilización de la verdad para atacar el resto de los grupos ecologistas y organizaciones no gubernamentales, que en Brasil son financiados casi en su totalidad por organizaciones internacionales como el WWF. “I wrote a very strategic article in O Estado de Sao Paulo, one of the most important newspapers,” Camargo said, “stating the truth about the NGOs and the whole grand strategy about using them to eliminate the sovereignty of the country.” "Yo escribí un artículo muy estratégica en O Estado de Sao Paulo, uno de los diarios más importantes," dice Camargo, "declarando la verdad sobre las organizaciones no gubernamentales y toda la estrategia sobre el uso de ellos para eliminar la soberanía del país".

Although Greenpeace has dropped its anti-nuclear campaign—Brazil is probably the only country in which this has happened—the ABEN is continuing to fight on the sovereignty question. Aunque Greenpeace ha renunciado a su campaña anti-nuclear-Brasil es probablemente el único país en el que esto ha ocurrido-la ABEn sigue la lucha sobre la soberanía. And in the transformed political climate, there are now plans to build two more nuclear plants at the Angra site. Y transformado en el clima político, en la actualidad hay planes para construir dos centrales nucleares de Angra en el sitio.

A Lesson for the USA Una lección para los EE.UU.
Now, let’s look at the US situation, where the anti-nuclear disinformation and outright lies dominate. Ahora, echemos un vistazo a los EE.UU. la situación, cuando el anti-nuclear de desinformación y mentiras descaradas dominar. Just how stark the contrast with the fighting spirit of Brazil, can be seen from two vignettes from the annual meeting of the American Nuclear Society, held in Washington, DC Nov. 13-17. Cuán duro el contraste con el espíritu de lucha de Brasil, puede verse en dos viñetas de la reunión anual de la Sociedad Americana Nucleares, celebrada en Washington, DC, noviembre 13-17.

At a session Nov. 14, Angie Howard, a spokesman for the Nuclear Energy Institute, the industry’s lobbying group, did the opposite of the successful Brazilian method: She gave a speech defending nuclear energy’s record, from the standpoint of how nuclear energy fulfilled all the criteria for “sustainable energy” laid out at the 1992 United Nations environment summit in Rio de Janeiro. En un período de sesiones 14 de noviembre, Angie Howard, un portavoz del Instituto de Energía Nuclear, el lobby de la industria de grupo, hizo lo contrario de la otra brasileña método: Se dio un discurso la defensa de la energía nuclear del registro, desde el punto de vista de cómo la energía nuclear cumple todos los criterios de "energía sostenible" establecido en 1992 las Naciones Unidas para el medio ambiente en la cumbre de Río de Janeiro. When questioned on the wisdom of this approach, Howard replied, “We have to play with the hand we are dealt.” Cuando se les preguntó sobre la sabiduría de este enfoque, Howard respondió: "Tenemos que jugar con la mano que se tratan."

She refused to acknowledge that this is the very strategy—playing by the enemy’s rules—that has stopped nuclear growth in the United States and crippled its future prospects. Ella se negó a reconocer que esta es la estrategia de juego por la del enemigo en normas que se ha detenido el crecimiento nucleares en los Estados Unidos y paralizado sus perspectivas futuras. In fact, the title of this special session at the week-long conference, “Long-Term Sustainable Energy Options,” makes this point. De hecho, el título de este período extraordinario de sesiones en la semana que duró la conferencia, "a largo plazo de las opciones de energía sostenible", señala este punto. “Sustainable” is an enemy term, a euphemism for no-growth, or population control. "Sostenible" es un enemigo plazo, un eufemismo para no-crecimiento, o el control de la población. Its very use as a positive term, advertises one’s capitulation to a no-growth, no-progress, no-new-technology future. Su uso como un término positivo, anuncia la capitulación a un no-crecimiento, sin progreso, no en nuevas tecnologías futuro.

The second example of the nuclear community’s suicidal behavior is this: During the second part of a session on low-level nuclear reactions (cold fusion), at which 21st Century Science & Technology magazine had two reporters, two American Nuclear Society officials rushed in and spoke to one of the participants, saying they were from the “Program Committee,” and had heard there were some disturbances in the room caused by the “anti-nuclear” people from 21st Century! (The person they spoke to, assured them there was no such disturbance.) El segundo ejemplo de la comunidad nuclear de comportamiento suicida es la siguiente: Durante la segunda parte de una sesión de bajo nivel sobre las reacciones nucleares (fusión en frío), en que siglo 21 la revista Ciencia y Tecnología había dos periodistas, dos funcionarios de la Sociedad Americana nucleares prisa y habló con uno de los participantes, diciendo que eran del "Comité de Programa", y se había oído algunos disturbios en la sala causado por las "anti-nuclear" personas de siglo 21! (La persona que habló, aseguró ellos no existe tal perturbación.)

It is not clear who planted such an idea in these ladies’ heads, but the fact that they could blithely make this ridiculous characterization of reporters from the nation’s only pro-nuclear popular magazine indicates why the American Nuclear Society, and the US nuclear community in general, is in such bad shape. No está claro quién plantó esa idea en estas señoras cabezas, pero el hecho de que podrían hacer alegremente esta ridícula caracterización de periodistas de la nación sólo pro nuclear indica la razón por la popular revista de la Sociedad Americana nuclear, nuclear y los EE.UU. comunidad en general, está en tan malas condiciones. The forceful battle for nuclear energy waged by 21st Century, its predecessor, Fusion magazine, and other publications associated with the ideas of Lyndon LaRouche, is seen as “anti-nuclear” by a nuclear community too scared to stand up and tell the truth. La fuerza de la energía nuclear batalla librada por siglo 21, su predecesora, la revista Fusión, y otras publicaciones relacionadas con las ideas de Lyndon LaRouche, es visto como "anti-nuclear" por una comunidad nuclear demasiado miedo para levantarse y decir la verdad.

The American Nuclear Society needs to take a lesson from Brazil. La Sociedad Americana nuclear debe tomar una lección de Brasil.

Marjorie Hecht is Managing Editor of 21st Century. Marjorie Hecht es Jefe de Redacción de siglo 21.

(http://www.21stcenturysciencetech.com/)

Anónimo dijo...

ME GUSTARIA SABER QUE HACEN TODOS USTEDES PARA SALVAR EL PLANETA. POR AHI GREENPEACE ACTUE MAL PERO LA GENTE ACTUA POR LO QUE VE Y SI ES UNA FORMA DE SALVAR AL PLANETA LA MANERA EN LA QUE ACTUA GP BIENVENIDA SEA

mario dijo...

No me parece que lo de Greenpeace sea "una forma de salvar al Planeta".

antes de que caigas en la agresión barata, me gustaría que me demostraras cuán equivocados están todos estos datos aportados acerca de la mafia de Greenpeace. Gracias.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina