martes, 16 de septiembre de 2008

Cristina Fernández en su burbuja y Argentina en el horno

"Estamos viendo cómo este primer mundo que nos habían pintado en algún momento como la meca a la que debíamos llegar, se derrumba como una burbuja y aquí nosotros, modestos y humildes, los argentinos con nuestro proyecto nacional estamos en medio de la marejada, firmes".

Sí, la frase es una de las tantas sandeces que, cada tanto, suele decir la Sra. Presidente de la Nación. Parece que sufre de algún tipode amnesia porque ella fue uno de los tantos acérrimos defensores de la Presidencia de Carlos Menem, quien tanto gustaba repetir que la Argentina había ingresado al "primer mundo".

Esta afirmación de Cristina Fernández fue hecha públicamente en un acto de conmemoración de la "Noche de los Lápices" (¿?) e inauguración de obras en el Colegio Nacional de La Plata (Provincia de Buenos Aires).

La poco feliz expresión de la primera mandataria fue hecha a raíz de la gran crisis financieras que se vivió recientemente en los principales mercados bursátiles del mundo debido a la quiebra del influyente Banco Lehman Brothers.

Como es su costumbre, la Sra. Presidente cargó contra todas las voces que se alzan para criticar su errático gobierno cuando manifestó "Estamos aquí, humildemente paraditos frente a otros grandes loros, que siempre pronostican caos y cataclismos". Hay que decir que la humildad no es una virtud que sea patrimonio de los Kirchner ni mucho menos de todos sus alcahuetes.

Es sinceramente alarmante la falta de autocrítica de Cristina Fernández por la patética negación que ella hace de la realidad de nuestro país. Yo me pregunto, ¿qué entenderá ella por un "país firme"? Se me ocurren dos alternativas posibles: la Presidente padece de algún severo trastorno mental que no le impide ver la realidad o, tal vez, pensará que todos los argentinos somos lo suficientemente estúpidos como para "comprar" su discurso.

Tuvo un párrafo especial para la educación de estos tiempo en este país cuando dijo "Puedo decir con orgullo que vamos a destinar a la educación la mayor cifra que nunca se destinó en la Argentina”, y su cinismo llegó a su cénit cuando agregó “Recuperamos la educación, por el cual una sociedad cambia. Estamos también acá por la recuperación de este colegio emblemático para los argentinos, para todos aquellos que concebimos la educación como un objetivo para todos”.

Por estos tiempos, la educación argentina atraviesa uno de sus peores momentos. Paros de docentes universitarios, tomas de escuelas en la Ciudad de Buenos Aires, paros de docentes en provincias, docentes de pésimo nivel, alumnos que cada vez ostentan menos conocimientos. Y no es exclusiva responsabilidad de la Sra. Presidente sino que padres y docentes tienen su gran parte también.

A ver, repasemos a grandes rasgos la actualidad de la Argentina:

Una inflación creciente, la cual ronda el 30% anual, según diversas estimaciones privadas, muy lejanas de las estimaciones de Guillermo "Patota" Moreno, el tristemente célebre Secretario de Comercio Interior y escandaloso digitador del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos.

■ Contrariamente a lo que la Presidente gusta enrostrarnos, hay un creciente endeudamiento externo del país: no olvidemos que, hoy por hoy, el bolivariano (¿?) Hugo Chávez es nuestro principal acreedor debido a las masivas compras de bonos públicos cobrándonos una tasa altísima, como el más usurero capitalista (ah, me olvidé de que Chávez es "comunista"...); sumémosle que el tan anunciado pago al Club de París está en duda de ser efectivizado; sumémosle el pésimo negocio que es para el pueblo argentino de hacerse cargo de la pesadísima deuda de Aerolíneas Argentinas.

■ Están en tela de juicio el dudoso proceder de los fondos que financiaron la campaña electoral de la actual Presidente de los Argentinos (no me olvido de que Julio César Cleto Cobos fue y es cómplice) y que denuncian la inmoralidad de los manejos kirchneristas, a saber: con el triple crimen de los jóvenes empresarios, se destapó la oscura relación del kirchnerismo con gente que trabaja con narcotraficantes; la causa por la valija retenida a Guido Antonini Wilson... y las que nunca nos enteraremos.

Niega la crisis energética de la Argentina cuando, se sabe, muchas empresas se han visto presionadas a disminuir sus consumos de energías para no hacer peligrar el sistema nacional... eso les ha costado reducción de salarios y despidos de cientos de trabajadores en todo el país (ej.: la industria calera de San Juan).

■ Según la particular visión de la Presidente, "el mundo se derrumba pero nosotros seguimos firmes": lo cierto es que, gracias a la pésima política exterior kirchnerista, la Argentina se encuentra cada vez más aislada internacionalmente ya que nuestro principal (y casi único) aliado político es la impresentable Venezuela; La Argentina ya ha sido calificada negativamente por especialistas de distintos lugares del mundo (España, Brasil, México) que desaconsejan invertir dinero en este bendito país dado el alto riesgo que tenemos por nuestra inseguridad jurídica; ¿"el mundo se derrumba"? si hay superávit comercial, ¿por qué será? ¿quién nos compra? ¿comerciaremos con marcianos tal vez?.

Por último, si tomo literalmente la frase de la Sra. Presidente, nunca vi a una burbuja derrumbarse... se puede romper, puede pincharse, puede explotar.

1 comentario:

thegorila dijo...

Hola Mario !! lo de la Presi es demasiado... está totalmente mal de la cabeza!! Cree de verdad que junto con el mono empetrolado vamos a convertirnos en una potencia !! Jajaj!!...en fin.
Muy triste.
La blogósfera está puteando como loca por el tema
Saludos.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina