lunes, 25 de agosto de 2008

Olímpica mediocridad argentina

Pasó Beijing 2008 y para el deporte argentino ha dejado algunas conclusiones.

Por un lado, el Secretario de Deportes de la Nación, Claudio Morresi, hizo su balance de la participación argentina en los Juegos Olímpicos y con cara de piedra afirmó “Si evaluamos lo que ha sido el rendimiento deportivo a través del medallero, ésta fue la mejor actuación de los últimos 60 años. Para mi fue digna y reafirmó el trabajo que venimos haciendo desde la Secretaría” (¿?).

A ver, miremos el medallero argentino.

Nuestros deportistas cosecharon dos medallas de oro y cuatro de bronce; las preseas de oro vinieron de la mano del fútbol y del ciclismo, mientras que las de bronce fueron obtenidas en el basquetbol, el hockey sobre césped femenino, el judo y el yatching.

Las medallas obtenidas en fútbol, basquetbol y hockey sobre césped se basan fundamentalmente que los deportistas son todos hiperprofesionales: no dependen en nada de la Secretaría de Deportes ni del Comité Olímpico Argentino. Los demás deportistas que obtuvieron medallas lo lograron más que nada arrestos individuales más que producto de una política seria en materia de deporte.

Entonces, cabe preguntarle al Secretario de Deportes sobre cual sería la incidencia concreta de su accionar político para que los deportistas argentinos se destaquen en las competencias olímpicas.

Es una realidad innegable que los deportistas amateurs se quejan constantemente de la falta de apoyo moral y económico para poder prepararse adecuadamente para la máxima cita olímpica. Morresi omitió aclarar como trabaja su Secretaría, cuáles son sus políticas, cuanta gente estaría avocada a ésto (con sueldos pagados con fondos estatales, claro).

Las perlas argentinas

Juan Curuchet, medalla de oro en ciclismo junto a Walter Pérez, fue el abanderado de la delegación argentina en la Ceremonia de Clausura de Beijing 2008. No fue por disposición de Morresi, sino por el gesto altruista y poco habitual de Sergio Fernández, el remero designado para portar la enseña patria en ese momento tan importante. Fernández le dijo a Curuchet. "Creo que te lo merecés más que yo. Conseguiste lo máximo en estos Juegos y sería un orgullo para mí que puedas llevar la bandera en representación de todos los deportistas amateurs".

Para destacar es la perfomance del velerista correntino Carlos Espínola, quien con su medalla de bronce ganada en Biejing sumó su cuarta presea en cutro Juegos Olímpicos. La obtención de plata en Atlanta '96 y Sydney 2000 en la clase Mistral (windsurf) y bronce en Atenas '04 y Beijing '08 junto a Santiago Lange.

Por otro lado, Javier Mascherano, el gran gladiador del mediocampo del seleccionado argentino de fútbol, se convirtió en el primer deportista argentino en ganar dos medallas de oro en dos Juegos Olímpicos consecutivos, Atenas 2004 y Beijing 2008.

Para destacar la cobertura de TyC Sports, la señal de cable dedicada al deporte. En especial, brillante la labor del periodista Gonzalo Bonadeo, quien demostró una vez su sapiencia acerca de distintos deportes. Actualmente, en la Argentina no hay ningún periodista deportivo que pueda hablar con conocimiento de más de dos deportes, Bonadeo es la excepción y marca su diferencia entre tanta mediocridad de la prensa deportiva argentina.

Por momentos fue insoportable el histrionismo de Diego Armando Maradona que hacía todos los esfuerzos por robar cámaras, con la complicidad del periodismo adulador. Parecía un adolescente desesperado por llamar la atención. Apareció en las tribunas para presenciar los últimos partidos de la Selección Argentina de Fútbol, codo a codo, con Julio "Todo Pasa" Grondona, con quien tiene una curiosa relación de amor y odio. Pasó también a ver a Las Leonas y a los muchachos del básquet. Eso sí, Diegote no se mostró con los deportistas argentinos amateurs.

Quedó en evidencia, una vez más, que el Estado poco y nada hace por el Deporte en el país.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Carlos Espinola y Sebastian Lage, pueden estar todo el día arriba del velerito porque se rascan el higo en forma descarada. No Laburan. Obviamente, un liberal individualista, superado de todo, no pudo comprobar la EXCELENTE transmisión brindada por el canal ESTATAL.

Si Argentina hubiera logrado la cantidad de Medallas que Cuba, ¿Cual hubiera sido tu comentario, marito?

PATTO dijo...

Los países que mas medallas sacaron son los países más desarrollados. Por supuesto que hay excepciones que confirman la regla. Por qué será?, hay alguna conexión entre las dos variables: Desarrollo del país y medallas ganadas???

mario dijo...

Hola Anónimo

A ver, mi crítica no es contra un partido político, sino a una desidia que observo en materia de Deportes en el Gobierno de Cristina Fernández. Ahí en el post explico porqué.

Yo no sería tan soberbio de ponerme en juez de la gente diciendo que Espínola y Lange están sin hacer nada de sus vidas y por eso se suben a un velerito. Es como decir que un artista que pinta no tiene nada que hacer de su vida y se pone a rayonear telas.

Tenés razón, la cobertura de Canal 7 fue buena también. Pasa que preferí recalcar la labor de Bonadeo.

Si este Gobierno o el que sea hace cosas bien, no dudés que lo voy a elegir. No tengo nada personal contra los que forman parte del PJ.

Che, decime tu nombrte y tu pagina web así veo lo que escribís. Vos ya sos parte de Cerro Mercedario.

Te mando un abrazo.

mario dijo...

Patto:

Intenresante tu análisis.

Tal vez sea solo ganas de hacer bien las cosas y tener políticas que sean a largo plazo.

Saludos.

Daniela dijo...

PORQUÉ CHINA Y JAMAICA TIENEN ÉXITO DEPORTIVO Y ARGENTINA NO

China tiene una infraestructura única y Jamaica no. Cualquiera de los dos modelos rinde más frutos olímpico que el argentino. Las razones.
Por Felipe Leibovich (*)


Dicen que para el espíritu de los Juegos Olímpicos es tan importante el que gana una medalla de oro como el que salió último en una competencia.

Pero en un mundo tan resultadista uno no puede dejar de preguntarse cómo hacen las grandes potencias, entre las cuales se coló Jamaica con “sus máquinas voladoras”, para lograr deportistas altamente competitivos.

No hace falta aclarar una vez más que la Argentina no tiene la más mínima política de apoyo y formación de deportistas. Se hace lo que se puede con lo que se tiene. Basta un ejemplo: Juan Curuchet y Walter Pérez (ganadores del oro en ciclismo) recibieron de la Secretaría de Deportes una beca de 3115 pesos y 120 mil pesos (menos el 21 por ciento de impuestos) de la empresa Telecom.

Mientras que el español Juan Llaneras (plata en la misma competencia) recibió de la Asociación de Deportes Olímpicos Española 60 mil euros anuales y su actuación en Beijing le reportó 131 mil euros. Entre uno y otro, una Muralla China de separación.

Pero no seamos tan materialistas y veamos el ejemplo de la China ultra-ganadora de medallas de oro. El país asiático tiene 11 centros de entrenamiento de primer nivel.

El primero es el de Duoba, un complejo de entrenamiento en altura (2.365 metros) donde entrenan los nadadores, el equipo de tiro y los atletas de pista y campo. En 20 años se invirtieron allí unos 290 millones de dólares y ocasionalmente también entrenan los de tiro con arco, fútbol, básquetbol, bádminton, voleibol, tenis de mesa, judo, lucha y taekwondo.

En Hongta hay 11 canchas de fútbol, 11 de tenis y 4 locales techados para entrenamientos invernales de bádminton y natación.

Jiangmen es el núcleo del tenis en China, con ocho canchas.

En Jingian hay un complejo que cuenta con una piscina de arena de cuarzo, ideal para mejorar la movilidad y flexibilidad de los atletas.

En Zhangzhou, sólo se habla de voleibol. Sus habitantes son fanáticos y aportaron un yuan cada uno para construir un complejo de cinco millones de la moneda china.

Argentina y Jamaica. Pero no hay que soñar tan alto. La Argentina está lejos de estos complejos como Brasil de ganar una medalla de oro en fútbol. El ejemplo de Jamaica es la contracara de la inversión. Un país mucho más pobre que el nuestro pero con una política de incentivación contundente para los deportes individuales.

Allí comenzaron a prepararse deportivamente con el sistema que empleaba Estados Unidos, pero no desde las universidades, sino en los colegios. El programa empieza en preescolar, con niños de cuatro años que corren en torneos en el Estadio Nacional de Kingston que es el único escenario con pista sintética.

La mayoría entrena en pistas de arena y cada año se realiza un selectivo nacional en el cual los prospectos son llevados a la Universidad Tecnológica, su casa de concentración.

“Identificamos el talento a nivel primario y lo exponemos a las técnicas correctas de entrenamiento y para correr, para empezar a perfeccionar sus aptitudes a temprana edad”, explicó Howard Aris, presidente de la Asociación Jamaiquina de Atletismo Amateur

Comparar a Georgina Bardach o Juan Meolans con Michael Phelps sería un despropósito como no dejar de reconocer que los triunfos que se vienen logrando en básquet, fútbol y hockey se basan en una estructura sostenida por los clubes de barrio, las asociaciones y las federaciones que vienen trabajando hace más de un siglo. Algo que no sucede con los deportistas solitarios argentinos que cada vez que llega un Juego Olímpico argentino se sienten más solos que nunca.

*Especial para Perfil.com.

Anónimo dijo...

Una buena nota Mario yo pienso que lamentablemente los triunfos de las leonas y de futbol logran en Argentina tapar con ayuda del periodismo por supuesto de esos mismos periodistas mediocres que de lo unico que escriben o comentan es de futbol y hacer preguntas tontas a las leonas.
Por otra parte creo que el problema es mas profundo el no invertir en el deporte implica que muchos niños y jovenes pierdan su tiempo en las calles o en un ciber sin ninguna motivacion para practicar algun deporte. Mi pregunta es muy elementa mas bien tonta ¿cuantos talentos estaremos perdiendo? pero no importa sigamos viendo futbol.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina