jueves, 28 de agosto de 2008

¡Joder!

El Banco de España dio a conocer un informe sobre los países de todo el mundo más riesgosos para invertir. El informe fue elaborado por los economistas Miguel García-Posada y Josep María Vilarrubia luego de haber analizado las condiciones macroeconómicas y políticas de 132 países. La opinión de esta entidad es muy tenida en cuenta por los inversores procedentes de ese país.

Entre los países considerados de alto riesgo están Iraq, Venezuela, Irán, Guinea Ecuatorial, Camerún, la República Dominicana y... sí, Argentina.

En el lanzamiento de un nuevo modelo del Citröen C4 en la planta automotriz ubicada en el partido bonaerense de 3 de febrero, la Presidente descargó su furia contra las críticas recibidas desde España expresando "Después de las cosas que han pasado en España, deberían dedicarse a pronosticar más sobre las cosas de ellos que las de los demás".

Por otro lado, el Diario Crítica informa en su edición digital que el periódico francés Liberation hizo varias críticas a la gestión de la Presidente Cristina Fernández. El periódico galo opina que "Después de una crisis de tres meses con la gente del mundo agrícola, una aguda derrota en el Senado y una caída de su popularidad, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner se enfrenta hoy con una inflación que roza con el 30 % y las dudas de Wall Street sobre la solvencia del país."

Bernardo Kosakoff, director local de la Comisión económica para América latina al diario afirmó "El importe de la deuda es superior hoy a lo que era en el momento de la suspensión de pagos del país en 2001. Mientras que el transporte aéreo es maltratado, el gobierno se empeña en querer renacionalizar a Aerolineas Argentinas. Los servicios públicos, con tarifas "ridículas" de la energía o del transporte en el gran Buenos Aires donde vive el tercio de la población "sin aliento". " Desde 1975, hubo diecinueve años de crecimiento y catorce años de crisis. Los argentinos esperan pues una catástrofe próxima y económica".

A mediados de este año, la Presidente estalló cuando el influyente la Corriere della Sera publicó una nota firmada por la periodista Ma­ria Egi­zia Fias­chet­ti en donde se ironizaba sobre la frivolidad de la primera mandataria argentina que aprovechó un momento de la Cumbre sobre Emergencia Alimentaria y Biocombustibles (en donde ella despotricó contra las potencias del mundo haciendo un papelón diplomático) para salir de compras por Roma. Según informó ese diario italiano, acom­pa­ña­da por una ami­ga ro­ma­na, Cristina Fernández ad­qui­rió al­ha­jas en la jo­ye­ría "Enig­ma" de Gian­ni Bul­ga­ri, prefieriendo los pen­dien­tes con­chi­lla en aza­ba­che, mi­ne­ral fó­sil de ha­ce 30 mil años cuyo pre­cio bá­si­co es de 50 mil eu­ros, pe­ro el mo­de­lo "bling bling", con dia­man­tes en­gar­za­dos, lle­ga a 100 mil"; "La pre­si­den­te Kirch­ner tam­bién ad­mi­ró la co­lec­ción de re­lo­jes de oro Spy­der (cu­yo cos­to pro­me­dio es de 10 mil eu­ros) y pul­se­ras de 30 mil eu­ros”; “Hués­ped con char­me, pa­ra lo­grar la de­co­ra­ción im­pe­ca­ble de su me­sa en la re­si­den­cia de Olivos, con­fió en el ul­tra­chic ne­go­cio de blan­que­ría ve­ci­no, Pra­te­si”.

La contestación de la Presidente fue enérgica a través de su vocero oficial, tildando de mentirosa a la cronista italiana y enviando una carta documento al pretigioso periódico italino exigiendo la inmediata desmentida de sus dichos, cosa que nunca ocurrió.

¿Entonces?

Considero necesario separar los tantos en medio de estas críticas a la presidencia de Cristina Elisabet Fernández que provienen de otros países.

Tanto ella como sus partidarios podrán decir que los españoles deberían ocuparse más de sus cosas, que España históricamente ha saqueado el país, que nos tratan despectivamente de "sudacas" y demás cuestiones.

Personalmente, más allá desde donde han provenido los cuestionamientos, me parece oportuno detenerse a analizar y corroborar que esas opiniones foráneas (y antipáticas para el kirchnerismo) coinciden en gran parte con las que a diario hacen distintos analistas argentinos.

Le guste o no le guste escucharlo a nuestra primera mandataria, es una realidad que invertir en la Argentina es un gran riesgo para cualquier empresario porque en este bendito país padecemos una gran inseguridad jurídica que hace que las reglas de juego pueden cambiar drásticamente en cualquier momento dada la volatibilidad política que se da en esta Nación.

Tomemos como ejemplo el caso de los bonos que emitió el Estado. En su efímera Presidencia, Adolfo Rodríguez Saá, declaró el default solo para hacerse aplaudir por una corte de obsecuentes y generó consecuentas políticas y económicas que hasta el día de hoy estamos pagando. Imagínese uno como se sentirán los inversores que de buena fe compraron los bonos argentinos y que, de repente, el Estado Argentino, les dice "no pago nada". Luego, Roberto Lavagna negoció quitas con los acreedores durante de las Presidencias de Duhalde y en la Kirchner para acordar pagar (menos). En estos últimos tiempos, los intereses de esos bonos se ajustan con el índice inflacionario publicado por el INDEC, el cual, como es archisabido, es arbitrario y subestima escandalosamente el alza en el nivel general de los precios, estafando nuevamente a los acreedores externos de nuestro país.

Mientras tanto, la Presidente continúa con su discurso demagógico e incoherente, cargado de violencia y resentimientos. La Argentina ha quedado casi fuera del mundo por errores propios; solo Venezuela puede decirse que es hoy nuestro único aliado que puede aportar finanzas (a un altísimo interés de la usura bolivariana). Así estamos en materia de política exterior... como en otros ámbitos, el Gobierno de Cristina Fernández hace agua...

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina