viernes, 1 de agosto de 2008

De Angeli Superstar

Por estos días, causó revuelo un posible candidatura de Alfredo De Angeli para las próximas elecciones de 2009 y 2011 producto de unas declaraciones radiales que el dirigente ruralista habría hecho. En la Ciudad de Rosario, el titular de la Federación Agraria de Gualeguaychú dijo que "participaría en política si el pueblo y la patria me lo piden” y desató toda una ola de críticas desde diversos sectores y algunas pocas adhesiones su hipotética incursión en la política argentina.

Una horas después, De Angeli se desdijo al afirmar que "lo que dije me lo sacaron de contexto", sin negar que podría postularse a algún cargo electivo en el corto plazo.

Si el alto nivel de aceptación popular que hoy ostenta este gaucho entrerriano tiene un mentor, ese es Néstor Carlos Kirchner, ni más ni menos. La propia testarudez y la soberbia del ex Presidente de la Nación hizo que, desde sus oficinas de Puerto Madero, torpemente manejara el conflicto suscitado en torno a las retenciones móviles. El resultado fue la peligrosa caída del nivel de popularidad tanto de los Kirchner como de todo su séquito de alcahuetes, con el aliciente de que sus circunstanciales opositores hayan ganado una gran adhesión en el pueblo argentino.

Tal vez sin pretenderlo, entre tanto descreimiento en la clase política y tanta desorientación, la figura de De Angeli se erigió como la más convocante en más de 120 días que duró la controversia por las retenciones. Es uno de los tantos productores que apuestan por el país y arriesgan su capital para tener un sustento digno y generar empleo. Junto con su hermano, es arrendatario de un campo de 800 hectáreas en Entre Ríos en donde siembra trigo, soja y girasol.
Con total espontaneidad, De Angeli supo tener un discurso simpático sin perder la seriedad y duro sin dejar de respetar a las instituciones, ya que en ningún momento llamó a una lucha armada ni nada que se le parezca, como tampoco nunca agredió verbalmente a la Sra. Presidente y a ninguno de sus Ministros. Demostró que la sabuiduría no depende de una formación universitaria, como así también tuvo la valentía para enfrentar abiertamente a los periodistas en conferencias de prensa. Este dirigente ruralista pasó a liderar holgadamente todas las encuestas que miden las imágenes públicas de las personalidades de la escena política de la Argentina.

Ante el "Fenómeno De Angeli", torpemente el kirchnerismo activó las peores artes de la política cuando mandó a la misma S.I.D.E. a investigar el pasado del entrerriano buscando algún detalle de su pasado que sirviera para defenestrarlo públicamente. Así fue que descubrieron un "antecedente" en la década del 90, cuando De Angeli devolvió un maletín lleno de dólares que un funcionario de la Mercedes Benz había extraviado; una vez, De Angeli contó que "Al día siguiente que se conociera lo que pasó me llamaron del Banco Nación. Te estamos por rematar la casa y vos devolvés una valija llena de plata, me dijo el gerente. Le respondí que esa plata no era mía. Y me terminó suspendiendo el remate".

Muchos argentinos miran ahora con desconfianza a Alfredo De Angeli porque deslizó que participaría en política. Muchos ya hablan de que todo fue un montaje de su parte para instalarse en la consideración popular, muchos se aventuran con ver a este actual dirigente envuelto en escándalos de corrupción y hablan de que estaría "cayendo un ídolo".


Los casos de Artaza y Blumberg

Está fresca en la memoria de los argentinos los casos de "Nito" Artaza y Juan Carlos Blumberg, quienes en distintos momentos gozaron de altísimos niveles de popularidad cuando lideraron distintas causas en donde platearon justos reclamos a los gobernantes. Lamentablemnte, la ciudadanía argentina les dio la espalda a ambos cuando ellos pretendieron acceder a cargos electivos: Artaza intentó ser Diputado Nacional desde la Unión Cívica Radical y Blumberg quiso ser Gobernador de Buenos Aires por el Frente Electoral "Vamos Todos".


En el caso del capocómico, cuyo nombre real es Eugenio Justiniano Artaza, llamó la atención del pueblo cuando dirigió masivas protestas de los ahorristas en dólares que fueron tremendamente estafados por el sistema financiero argentino con la complicidad del Gobierno de Fernando De La Rua pero después no tuvo éxito cuando entró en la arena política.

Blumberg, empresario textil, sufrió el secuestro y asesinato de su hijo único, Axel, en marzo de 2004. Movilizado por su tremendo dolor, se hizo máximo referente de un reclamo generalizado por más seguridad cuando movilizó a decenas de miles de argentinos al Congreso de la Nación para pedir reformas en el marco legal para que se garanticen las libertades de aquellos que quieren vivir dentro de la Ley. Cuando su figura crecía más y más y decidió participar en política en el año 2007, la prensa adicta al poder sacó a la luz que el "Ingeniero" Blumberg no era "Ingeniero", causando una gran desilusión popular que se tradujo en una falta de apoyo para su pretendida candidatura... la misma prensa adicta que calla el dudoso título universitario que ostenta la Sra. Presidente Cristina Fernández.


El maldito "Notemetás" argentino

Los argentinos somos especialistas en quejarnos de nuestros males echando siempre la culpa a los demás. Y está instalado en nuestra sociedad que los políticos son los únicos responsables de las "malarias", como si el pueblo fuera una víctima de la corrupción de los políticos.

Entonces, muchos argentinos, en especial los más jóvenes, dicen "yo no me meto en política", "la política es muy sucia" y optan por la mediocridad de no comprometerse para trabajar por la Patria.

Parece ser que en nuestro país está instalado que cualquier ciudadano bienintencionado, que quiera poner al servicio de los demás sus propias capacidades desde el Estado, es mirado con desconfianza por el solo hecho de ser político.
Es bueno meterse en política. Es necesario involucrarse en política. Comprometerse es signo de madurez cívica, signo de amor al propio país.

Si De Angeli tiene vocación política, dejemos que participe en las elecciones y que presente un proyecto superador a los que ya existen, si es que lo tiene. Se hace preciso que las personas honestas y capaces dejen sus comodidades y se pongan a trabajar por el futuro de nuestro querido país.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina