sábado, 16 de agosto de 2008

Chocar la calesita

El Gobierno de Cristina Fernández sigue empantanado, divagando en un difuso relanzamiento de la imagen de la Sra. Presidente que incluye constantes apariciones en los medios de comunicación, besando niños y simulando emociones. Lo peor es que el rumbo político y económico sigue siendo una peligrosa e intolerable improvisación, que solo se basa en un estúpido populismo.

Es increíble el sostenimiento de Guillermo Moreno en el Gobierno Nacional. Moreno es técnicamente incompetente, políticamente produce fuertes rechazos por sus ridículas manipulaciones del Índice de Precios al Consumidor que publica el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos. Los Kirchner y el Sr. Moreno siguen subestimando la inteligencia de los argentinos cuando pretenden justificar la falacia descomunal que es la inflación que publica el Ejecutivo Nacional.

Una de las consecuencias graves de la mentira del INDEC de Moreno es que los títulos públicos emitidos por el Gobierno de Cristina Fernández pierden su valor ya que, consecuentemente, el país pierde credibilidad. En estos últimos días, el Banco Central de la República Argentina salió desesperadamente a comprar bonos oficiales con la intención de que recuperen su valor; el resultado fue un leve alza en el precio de los bonos pero no alcanza para paliar la preocupante situación del mercado financiero argentino.

Por más que se hable de una "oxigenación" de la Administración Kirchner con el ingreso de Sergio Massa como Jefe del Gabinete de Cristina Fernández, este Gobierno camina inexorable hacia el naufragio. Si bien se aflojó la tensión del conflicto del campo, todavía no se arribó a una solución estructural para este sector, tan caro para la economía argentina.

La ineptitud kirchnerista está sumiendo a la Argentina en una innecesaria crisis.

La realidad económica mundial está favoreciendo como nunca los precios que nuestro país ha exportado tradicionalmente, lo que hubiera implicado un saludable efecto multiplicador en todos los niveles... pero no, el Matrimonio Kirchner caprichosamente hizo todo para dilapidar una oportunidad histórica: trabó las exportaciones agropecuarias y metió a todo el pueblo en el medio de una controversia que fue exagerada.

Por otro lado, la Admnistración de Cristina Fernández está entorpeciendo el desarrollo de Pascua Lama, el gigantesco emprendimiento minero binacional que proyecto poner en marcha Barrick S.A. Desde hacen más de dos años, el citado proyecto se encuentra estancado por la polémica en torno a los impuestos que pagará la empresa minera ya que Chile y Argentina no se ponen de acuerdo en el reparto del dinero. Originariamente, Chile propuso que el 80% de lo racaudado en materia impositiva sea para ellos porque los yacimientos auríferos se encuentran en esa misma proporción del otro lado de la Cordillera de los Andes. De este lado de la Cordillera, no ha habido aún un pronunciamiento lo cual está exasperando a la Presidente Bachelet y, sobre todo, a los inversores que ven como se los costos para instalar la mina están subiendo.

Como oligarcas (e hipócritas) que son, la Familia Kirchner Fernández está "aprovechando este fin de semana largo para descansar en medio de sus lujos en El Calafate. Según estiman muchos analistas, decidirán los pasos a seguir con el INDEC. Sería bueno que más que procurar "apagar incendios", la Sra. Presidente se ponga a trabajar con sus equipos técnicos para dar soluciones de fondo a la realidad argentina... si es que es verdaderamente capaz.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina