viernes, 8 de agosto de 2008

Beijing 2008 largó a pesar del genocidio comunista

La humanidad tiene en las Olimpiadas una cita especial en donde los pueblos se encuentran fraternalmente dejando de lado las diferencias culturales, religiosas, étnicas y económicas.

En este año, 2008, la Ciudad de Beijing, República Popular China alberga a atletas venidos desde distintas partes del mundo en la que promete ser toda una fiesta del deporte.

Ahora bien, la fiesta olímpica se está haciendo en un país en donde el gobernante Partido Comunista Chino está cometiendo graves violaciones a los derechos humanos.

Desde hacen décadas, el Partido Comunista es el que gobierna y oprime al pueblo chino. Como todo regimen comunista, el Estado Chino suprime toda libertad individual y persigue hasta la muerte a toda aquella persona que "se anime" a pensar distinto. En China, los ciudadanos no tienen la oportunidad de elegir a sus gobernantes, como así tampoco tienen libertad de culto: muchos católicos y cristianos de otras religiones son perseguidos cruelmente por el solo hecho de profesar su fe.

El Comité Olímpico Internacional ha cedido ante las presiones del Gobierno Chino y se ha restringido el acceso a Internet en la Villa Olímpica, de manera que se prohiba el acceso a cualquier información que deje "mal parado" al comunismo chino. Amnesty International ha denunciado en varias oportunidades ante tribunales internacionales a las autoridades chinas, las cuales han hecho caso omiso a las peticiones de respeto de la libertad de pensamiento. Los tiranos que rigen a esa nación asiática toman a los Juegos Olímpicos como una oportunidad para mostrarse al mundo como una sociedad civilizada y progresista. Pero el holocausto no puede taparse.

Muchos Estados de distintas partes del mundo, incluida la Argentina, se han hecho "los distraídos" y no se han pronunciado en contra de las atrocidades que a diario comete el regimen comunista en aquel populoso país asiático. Es cuanto menos llamativos que los dirigentes argentinos de organizaciones de ¿derechos humanos? no se hayan pronunciado acerca de las afrentas que protagoniza el Estado Nacional de ese país asiático.

En nuestro país pareciera que los derechos humanos solo cuentan para defender y/o justificar a los guerrilleros. Pareciera que solo un militar que ha matado opositores es visto como genocida y si es un comunista el que asesina se lo vé como a un "idealista" o un "luchador social". No, señores. Cuando alguien mata, es un asesino... así sea de izquierda, de derecha o de donde fuere ideológicamente.

(fuente: http://www.lagranepoca.com/)

2 comentarios:

thegorila dijo...

Estimado Mario: esta historia es conocida, pasó aquí en el 78, y en Berlín en el 36. Creo que es parte de la condición humana.. tal vez una negación masiva..o un intento de exorcismo !! vaya uno a saber.
Aprovecho contestar a "anónimo" que parece muy interesado en tu espacio a pesar de denostarlo. Sr. anónimo si le molesta tanto este espacio la solución es muy sencilla: no lo lea o haga el suyo y desde ahí ilumine nuestras obtusas mentes.
Saludos

mario dijo...

Hola Gorila

Sí, es todo un tema esto de la connivencia de política y deporte.

Gracias por tu solidaridad.

Te mando un abrazo grande.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina