lunes, 21 de julio de 2008

Tinelli, pan y circo

Desde que Marcelo Tinelli implementó esto de "Bailando por un sueño" ¿? en su programa Showmatch, la inmensa mayoría de los medios periodísticos argentinos giran en torno a lo que pasa en este programa de pésimo gusto.

Ahora en Showmatch se el "esperado" Baile del Caño en donde reconocidas vedettes, modelos y actrices contorsionan sus pulposas anatomías alrededor de un caño, al mejor estilo cabaretero. Y sí, Tinelli tiene la virtud de intuir lo que la gente quiere ver y lo muestra ante las cámaras de televisión. Influye su gran carisma, que lo hace ser la única figura imprescindible de su programa televisivo que ven millones de argentinos y que cientos de programas de radio y televisión, diarios, revistas y páginas de internet comentan a diario.

Tinelli se mueve como un hábil showman, manejando los tiempos de su programa, manteniendo diálogos con los participantes y sus mediáticos colaboradores. Mirando a través de los años, se comprueba que este animador televisivo tuvo siempre la gran intuición de ir cambiando el contenido de su producto para estar siempre en el centro de la escena de la televisión argentina.

En dicho programa, los escándalos llegan al grotesco y causan vergüenza ajena. Pero bueno, eso es lo que vende. Está clarísimo que tanto a Tinelli, como a todos los periodistas que viven de lo que pasa en su programa, no le interesa hacer un producto de calidad educativa: el rating es el valor supremo. Es lamentable ver cómo las repercusiones de lo sucedido en "Bailando por un sueño" acapara los principales espacios de las secciones de espectáculos de diarios y revistas.

Lo cierto es que el erotismo es el gran condimento de su envío televisivo y, porqué no decirlo, gran corruptor de los menores que pueden ver escenas de alto contenido erótico que festeja la platea. Lo peor del caso es que infinidad de programas repiten hasta el hartazgo a cualquier hora las "mejores" escenas de los bailes.

Hay que destacar que este programa atenta contra la dignidad de la mujer, ya que la reduce a un mero objeto sexual. Se premia a quien más se prostituye delante de las cámaras de televisión, la que promueve ridículos escandaletes es la que más prensa tiene. Lo que es peor, no son pocas las mujeres argentinas que toman como modelos a las que desfilan por "Bailando por un Sueño": muchas de ellas son también contratadas para que brinden "shows" en boliches en distintas ciudades del país, en donde son recibidas como todas una celebridades... hoy en día, cualquiera de las que participa en "Bailando por un sueño" tienen mucha más popularidad que mujeres que trabajan en el trabajo social, el arte, el deporte o en las ciencias.

Claro que no toda la culpa sería de Tinelli. Es importantísimo el rol de los padres y docentes que forman a los niños y adolescentes para que guíen a los menores sobre qué es lo más conveniente para tomar de los medios masivos de comunicación. Marcelo Tinelli se ha convertido en millonario gracias a sus productos estúpidos: a él solo le interesa el dinero y el poder y no le importa si sus programas contribuyen o destruyen.

Si Showmatch es un programa tan masivo, habla mal de lo que somos los argentinos como sociedad. Parece que saber cuál fue la bailarina que más mostró de su desnudez, quien habrá quedado sentenciado ¿? son temas que nos importan mucho más que leer un buen libro, asistir a algún concierto de buena música o, simplemente, involucrarnos en los temas realmente importantes de la realidad argentina. La locura que genera este programa desnuda la banalidad de las masas, lo chabacanos, lo frívolos y transgresores (en el peor sentido de la palabra) que podemos ser los argentinos.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina