miércoles, 30 de julio de 2008

Arde Córdoba: ¿quién paga los platos rotos?

La Ciudad Capital de la Provincia de Córdoba se ve por estos días convulsionada por la polémica en torno al recorte en los haberes jubilatorios que ha impulsado Juan Shiaretti, Gobernador de esa Provincia.

Según informa el influyente Diario La Voz del Interior, los haberes jubilatorios que van de 5.000 a 6.500 pesos tendrán una quita de hasta 22 por ciento; los que van de 6.501 a 8.600, 25 por ciento, y de 8.601 en adelante, 27 por ciento. El ajuste alcanza a 11.497 pasivos, el 12,8 por ciento de los 89.222 beneficiarios de la Caja.

Esto ha provocado una exagerada reacción de los gremios estatales que están en desacuerdo con la iniciativa oficial y que ya obtuvo el aval de la Cámara de Diputados de la Provincia. Manifestantes gremialistas han protagonizado graves desmanes en las calles principales de Córdoba, provocando destrozos varios y con enfretamientos con la Policía.

Fue una ley poco consensuada, poco debatida. Aún así, en Córdoba sucede como en todos lados que, de tener mayoría de partidarios en el Poder Legislativo, el Ejecutivo Provincial maneja la sanción de leyes a "gusto y piacere".

Todo responde a una crisis que tiene responsables de varios sectores. Por un lado, es evidente que el sistema jubilatorio está en crisis, ya que cada vez son menos los aportantes para mantener las cajas y los jubilados que cobran los haberes no han disminuido. Por otro lado, la irresponsabilidad de los Gobernadores de turno (en espcial, Eduardo Angeloz y José Manuel De la Sota) de no saber controlar los importes a pagar para cada sector, jubilaciones anticipadas, un ablandamiento de los requisitos para ser jubilado provincial. Quienes protestan tienen derechos adquiridos porque hay leyes que los respaldan y, en caso de que la iniciativa del justicialismo prospera, se vendrán millonarios juicios al Estado Provincial.

Shiaretti ha hecho un desesperado llamado de auxilio al Gobierno de Cristina Fernández para que le envíe fondos suficientes para intentar calmar los ánimos de los agentes estatales provinciales.

Según la voz del oficialismo cordobés, habrían venido personas de otras Provincias para generar caos social con el objeto de perjudicar al Gobernador quien, como todos se sabe, está enfrentado políticamente con el kirchnerismo. De todas maneras, la misma Policía reconoció que entre los detenidos no se han detectado personas de afuera de Córdoba.

El Gobernador de Córdoba ya ha denunciado ante los medios periodísticos que su Administración Provincial es discriminada por la Sra. Presidente, ya que no ha recibido fondos en los últimos meses, como así también se ha negado a concederle una audiencia privada. Según Shiaretti, la Nación le debe a Córdoba unos 1623 millones de pesos, deuda que ya ha sido negada por el titular del ANSES.

La situación es bien compleja porque, como se dijo, hay derechos ya adquiridos por los jubilados provinciales pero, por otro lado, es una realidad incuestionable que la Caja de Jubilaciones de Córdoba (como tantas otras en el país) está prácticamente colapsada.
Todo es fruto de la demagogia de gobiernos pasados, que fue oportunamente festejada por los gremios y trabajadores estatales a los que poco y nada les importa velar por los recursos públicos... pasa que en la Argentina, la cosa pública es sinónimo de "cosa de nadie": un mal que tenemos todos los argentinos, ¿no te parece?
(fuentes: www.cadena3.com; www.lavoz.com.ar)

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina