sábado, 28 de junio de 2008

Ser o no ser, esa es la cuestión del Vicepresidente Cobos

Julio César Cleto Cobos ha decidido tomar protagonismo en la escena política nacional contradiciendo las órdenes del Matrimonio Kirchner quienes, precisamente, lo han estado ignorando políticamente desde la misma campaña electoral que les sirvió para acceder a los cargos electivos. Cobos tomo la iniciativa de convocar a varios sectores para escuchar opiniones en torno a la polémica por las retenciones móviles.

Cobos tuvo una frase contundente que irritó los ánimos kirchneristas: "hay que buscar el consenso y no los votos" justificando su gesto político más que saludable de convocar al diálogo a los gobernadores y a los dirigentes ruralistas para encontrar puntos en común que permitan ir visualizando una pronta solución al conflicto con el campo.

Como era de suponerse, los alcahuetes de Néstor Kirchner "hicieron fila" para salir sucesivamente a criticar agresivamente (¿qué otra manera conocen?) al Vicepresidente de la Nación por "desobedecer" a las órdenes del Presidente del Concejo Nacional del Partido Justicialista ¿?.

El último en hablar en contra del ex gobernador de la Provincia de Mendoza fue el impresentable Florencio Randazzo, Ministro del Interior, quien expresó sobre Cobos que "su preocupación debe concentrarse en preservar los intereses del Poder Ejecutivo que representa" y que no debería buscar el consenso "con la Argentina concentrada y corporativa". Con honestidad brutal para intentar despejar toda esperanza de diálogo, el Ministro agregó desafiante que "El Gobierno nunca planteó la discusión en términos de ceder o no ceder. Sólo se trata de ser fiel a las convicciones y representar a las mayorías que eligieron un gobierno para que los defienda de todos aquellos que históricamente quieren una argentina para pocos. No lo lograrán esta vez".

Con buen tino, el Vicepresidente de la Nación, sacó un comunicado en donde manifestó que "El rol y las acciones del vicepresidente de la Nación se enmarcan en la búsqueda del bien común para beneficio de todos los argentinos, los que nos votaron y los que no nos votaron". Lo actuado por Cobos está totalmente justificado en la Constitución Nacional y muestra una sensibilidad al clamor popular que se manifestó en contra de los modos del kirchnerismo para manejar esta cuestión.

Ya son varias las figuras del Partido Justicialista que siguen tomando distancia del Matrimonio Kirchner. Al Gobernador de Córdoba, Juan Shiaretti y los hermanos Rodríguez Saá, se les fueron sumando el Senador Nacional Carlos Reutemann, Eduardo Duhalde y, más recientemente, el Senador por Córdoba Roberto Urquía, quien manifestó abiertamente no compartir la postura oficial respecto a las retenciones a las exportaciones agropecuarias. Según el Diario Crónica (¡!), el Gobernador de San Juan también estaría tomando distancia de la Casa Rosada, buscando acercarse más a Julio Cobos.

¿Cuál es el rol de un Vicepresidente de la Nación?

Según la Constitución Nacional, el Vicepresidente de la Nación debe ser elegido junto con el Presidente en elección directa por el pueblo. Según dispone el Art. 57 de la Constitución, "El vicepresidente de la Nación será Presidente del Senado; pero no tendrá voto sino en el caso que haya empate en la votación".

Podrá formar parte activa del Poder Ejecutivo solo en los casos que prevé el Artículo 88 de la Carta Margna, el cual establece "En caso de enfermedad, ausencia de la Capital, muerte, renuncia o destitución del presidente, el Poder Ejecutivo será ejercido por el vicepresidente de la Nación. En caso de destitución, muerte, dimisión o inhabilidad del presidente y vicepresidente de la Nación, el Congreso determinará qué funcionario público ha de desempeñar la presidencia, hasta que haya cesado la causa de la inhabilidad o un nuevo presidente sea electo".

Nuestro sistema democrático es, tal vez, excesivamente "presidencialista". La figura del Presidente de la Nación ha sido desde siempre muy fuerte, cobrando una gran importancia por encima del Poder Legislativo y de, más aún, el Poder Judicial.

Desde la vuelta de la democracia en 1983, en la Argentina se han sucedido Vicepresidentes con un casi nulo peso político. Así fue que vimos pasar al cordobés Víctor Martínez, Eduardo Duhalde (quien tuvo que renunciar a la Vicepresidencia para hacerse un hombre fuerte en Buenos Aires), Eduardo Menem, Carlos Ruckauf, Carlos "Chacho" Álvarez, José Luis Gioja, Daniel Scioli y, actualmente, Julio César Cleto Cobos.

Si queremos una democracia sólida para la República Argentina, es imprescindible que se respete la división de poderes para que nos acerquemos a un saludable equilibrio de las instituciones que rigen nuestra vida como Nación. El kirchnerismo no debe caer en la misma tentación (como todos sus antecesores) de que todo se maneja desde el Sillón de Rivadavia... bah, en este caso puntual, desde las oficinas de Puerto Madero de Néstor Kirchner.

Este Gobierno debe gobernar para todos: para los que los votaron y para los que no los votamos, para los ricos y los pobres, para los de derecha y los de izquierda... PARA TODOS. Y cuando se gobierna para todos, es preciso que las decisiones más delicadas se puedan sostener en el consenso de todos los sectores.

(fuente: www.perfil.com)

2 comentarios:

Ait@ dijo...

Hola!
Me gusta el blog!
Leí muy por encima, con lo tengo que destacar que me gustó mucho el formato que tiene el blog!!!

Buenos temas elegís!...

Voy a ver

Saludos!

mario dijo...

Hola Ait@

Me alegra que te guste el blog... Yo pasaré por el tuyo.
Besos

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina