viernes, 20 de junio de 2008

Cristina Unplugged

Como todos sabemos, hoy 20 de junio es el Día de la Bandera Argentina y hubiera correspondido que la Sra. Presidente asistiera al Acto Central que se realizaba en la Ciudad de Rosario, en donde está emplazado el Monumento a la Bandera. Pero no, la Sra. Fernández optó por trasladarse a un acto organizado por un Intendente "amigo".

La explicación puede tener su lógica: su popularidad ha caído estrepitosamente en estos últimos meses y, de haberse dirigido a esa ciudad santafesina, podría haber sido víctima de escraches. Según encuestas difundidas por las Consultoras Poliarquía y Giacobe y Asociados hablan de una imagen positiva de la Presidente de la Nación de tan solo un 20%, un magro porcentaje que resulta ser muy preocupante para el kirchnerismo.

Lejos quedaron las "promesas" de algunos dirigentes alcahuetes a sueldo que hablaban de un multitudinario "acto de desagravio" a la Insignia Patria y convocaban a renidr pletesía a Su Majestad Cris con actitud pedante ante cuanto micrófono se les acercara. El sonido ensordecedor que tuvieron miles de cacerolas el lunes pasado todavía resuenan en los oídos kirchneristas y es lo que muy probablemente les hizo temer un masivo escrache popular en su contra. Otra explicación puede ser que con el acto que se hizo en Plaza de Mayo, el Gobierno Nacional (¿o alguien cree que fue el Partido Justicialista el que lo organizó?) no puede afrontar el gasto que le hubiera demandado la "logística" dos actos con pocas horas de diferencia.

En el Monumento a la Bandera fue donde los cuatro dirigentes de las entidades agropecuarias organizaron un acto el pasado 25 de mayo en donde convocaron más de 250.000 personas, cifra inigualable para todos los actos (pagos) que viene realizando el Gobierno de Cristina Fernández.

Ante tanta tensión, en el día de hoy, Sra. Presidente mostró una versión más "unplugged" ¿? cuando concurrió al Estadio Nacional de Hurlingham (Provincia de Buenos Aires) para tomar la Promesa a la Bandera a cientos de niños. Nuevamente, la Sra. Fernández hizo uso de la cadena nacional para transmitir sus reflexiones "tan profundamente sabias" a las que nos tiene acostumbrados.

Parece que el conflicto con el campo y la gran caída de su popularidad la tiene a maltraer a nuestra primera mandataria. Al resaltar la figura de Manuel Belgrano, realizó una curiosa reflexión sobre "vocación" y "deber" ante los niños que la miraban sin poder entender el contenido de sus dichos. Al respecto dijo "Cuando uno sigue su vocación está haciendo lo que le gusta, lo que lo satisface; cuando uno elige el deber es otra cosa, ya no es la satisfacción de uno mismo, cuando uno elige en el deber a los otros, al compromiso con la sociedad, el país, la patria". Considero que todos los seres humanos tenemos una vocación en esta vida, todos hemos nacido para algo; la propia vocación uno la puede descubrir o no, si la descubrimos, la podemos aceptar o no, si la aceptamos podemos honrarla o no. Sea como sea, la vocación que cada uno tiene implica un deber porque desde ella no solo nos realizamos como personas sino que también prestamos un servicio a la comunidad en la que vivimos.


Las presiones sobre legisladores y gobernadores

El Matrimonio Kirchner está empecinado en no buscar el consenso para dar por terminado el conflicto en torno a las retenciones móviles. Es increíble como la Presidente no supo manejar políticamente este conflicto que ha sumido a todo un país en una gran crisis; con indicadores macroeconómicos formidables tales como PBI en alza, pobreza que había disminuido pero que ahora aumenta producto de la inflación que se está tornando inmanejable, recaudaciones récord. Su soberbia es tal que no les permite ver algo que es evidente. No se entiende como Néstor Kirchner y su sra. esposa siguen apostando a la confrontación con declaraciones extremadamente violentas para con sus opositores.

Por otro lado, los Congresales de la Nación se encuentran en una gran encrucijada al momento de tratar el Proyecto de las Retenciones Móviles a las exportaciones de soja. Por un lado, está fuertemente presionados por el "poder central" que ejerce Néstor Kirchner para aprobar sin cuestionamientos la iniciativa presidencial y, por otro lado, esos representantes del pueblo se exponen a un amplio rechazo popular si se someten a la voluntad del Tirano K. Si ellos obran en consonancia con lo dispuesto de antemano por el ex Presidente de la Nación, es probable que pierdan bastante autoridad delante de su propia gente. Los gobernadores ya no se animan a pronunciarse abiertamente a favor de la retenciones tal como lo venían haciendo hasta la semana pasada; eso se debe a que ellos sí interpretaron el masivo cacerolazo que se dio en todo el país.

José Luis Gioja, Gobernador de la Provincia de San Juan, ha estado teniendo una postura indefinida respecto a las retenciones a las exportaciones. A principios del 2008, intentó que se les disminuyera las retenciones a las exportaciones de uva, después hizo otras infructuosas gestiones para que no aumenten las retenciones a las exportaciones mineras (a este sector el Estado Nacional debería aplicarle un aumento en los impuestos). Después justificó tibiamente lo dispuesto unilateralmente por el gobierno de Cristina Fernández.
Hace poco declaró en Radio 10 que opinaba que "lo mejor era dar marcha atrás con las retenciones". Seguramente los operadores de la Presidente ya estarán negociando con Gioja y demás gobernadores para que "sus" diputados y senadores sigan votando disciplinadamente lo que se ordene desde el Ejectuvio Nacional.

Pasa otro 20 de junio, día en que recordamos especialmente a Manuel Belgrano, un ejemplo de patriotismo, de generosidad para con su pueblo... qué lejos está nuestra actual clase política del nivel de este gran prócer, ¿no te parece?

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina