lunes, 16 de junio de 2008

Kirchner lo hizo: Toda la Argentina fue una Plaza que dijo ¡BASTA!

Mientras los patoteros a sueldo (pagados con fondos públicos, claro) que responden a Néstor Carlos Kirchner patrullaban la Plaza de Mayo, en la República Argentina se sucedieron masivos cacerolazos, apagones y bocinazos en contra del Gobierno de Cristina Fernández.

A pesar de irresponsables amenazas de D'Elia cuando gritó a los cuatro vientos "La guerra es abierta y total, y nosotros vamos a responder en cada lugar del país, ahí donde estén vamos a ir a buscarlos para defender al Gobierno nacional y popular, reivindicamos como propio el derecho a armarnos en defensa de las instituciones de la Democracia, como marca el artículo 21 de la Constitución Nacional, esto lo capitanea Eduardo Duhalde, el golpista más grande de la historia, un atentador (sic) de las instituciones de la República, acá no hay otra salida que la rendición incondicional de los golpistas, de los sediciosos..". Su bravuconada fue más allá, cuando cargó contra el ex socio de Néstor Kirchner, Eduardo Duhalde al declarar que "Fue Duhalde el que organizó el golpe contra Fernando De la Rúa en 2001, veremos si él nos logra desestabilizar y sacarnos, o si de una vez por todas terminamos poniéndole las esposas para que esté donde tiene que estar".

La protesta de hoy fue muy espontánea. Bastó una efectiva cadena de mensajes de textos enviados entre tantos argentinos para convocar a esta manifestación y no le dieron tiempo a que las milicias kirchneristas se organicen para reprimir.

Cientos de miles de argentinos salieron a las calles de sus ciudades pacíficamente en contra de la prepotencia del Matrimonio Kirchner. Gualeguaychú es tal vez la ciudad en donde el conflicto está más instalado, allí un nuevo tractorazo y cacerolazo opositor. En las principales esquinas céntricas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, San Miguel del Tucumán, Salta, Santiago del Estero, Córdoba, Rosario, Mendoza, San Juan, San Luis, La Rioja, La Plata y tantas otras ciudades argentinas que se convirtieron en algo así como una gigantesca Plaza de manifestantes.

Es difícil imaginar que el kirchnerismo tenga la grandeza de recapacitar y llamar a un diálogo abierto. La política kirchnerista es tirar de la cuerda hasta que se corte, esto es, llevar esta disputa hasta las últimas consecuencias. D'Elia es el abanderado del pensamiento del tirano Néstor Kirchner y es quien publica el pensamiento visceral del kirchnerismo: redoblar la apuesta siempre, sin importales el costo que puede pagar el pueblo argentino.

Es por ello que considero que lo mejor que le puede pasar a la Argentina es que Cristina Fernández renuncie a la Presidencia de la Nación y se convoque a elecciones generales inmediatas. El Congreso debe ser totalmente renovado también ya que, por la abrumadora mayoría oficialista, es solo una suerte de escribanía del Gobierno Nacional: no hay debates de ningún tipo.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina