sábado, 24 de mayo de 2008

Una ilusión que languidece

San Martín de San Juan otra vez fue derrotado, otra vez en condición de local, otra vez ante su gente que dio un cálido marco a lo largo de todo el encuentro... esta vez fue 1-2 ante Tigre.

El partido amaneció con un San Martín que hizo acordar a la versión que mostró en las primeras fechas: con mucha decisión salió a atorar al rival en la salida misma desde su arco, asfixiándolo con una gran presión táctica. Así fue que el paraguayo Carlos Recalde abrió el marcador a los 11 minutos del primer tiempo con un formidable cabezazo.

El equipo sanjuanino siguió yendo al frente con mucho empeño y dispuso de al menos otras tres ocasiones claras para anotar más goles.

Aunque fueron solo unos veinte minutos de vendaval verdinegro y de ahí en más los dirigidos por Teté Quiroz se sumieron en una gran confusión que los paralizó y que el ordenado conjunto visitante aprovechó. Tigre mantuvo en todo momento un gran orden táctico, apoyado en su sólida defensa, en su eficiente tándem de volantes centrales, Román Martínez y Diego Castaño, más los puntas que estuvieron muy filosos, sobre todo Sebastán Ereros. A diferencia de San Martín, los Matadores de Victoria metían en todos los sectores de la cancha, todos corrían e iban como si fuera la última pelota del partido.

No fue sorpresa que Tigre alcanzara el empate. Ya se estaba haciendo dueño de la iniciativa y dispuso de un par de oportunidades claras para empatar.

El segundo capítulo de este partido fue más de lo mismo. San Martín no sabía a qué jugar y seguía con su ya agotado recurso del bochazo de la defensa hacia los delanteros para que se las arreglen como puedan.

Fue un gran acierto de Teté al incluir a Matías García como encargado de generar el juego verdinegro, ya que siempre intentó poner la pelota al ras del piso y entregarla redondita a sus compañeros aunque por momentos cometía errores por exceso de displicencia. Pero fue un gran error de Teté reemplazar a García por Marcelo Laciar, ya que el sanjuanino nunca se pudo poner a la altura de un partido de Primera División. Lo de Luis Tonelotto volvió a ser muy pobre, pero si uno analiza las condiciones técnicas de este delantero, se cae en la cuenta de que no se le puede pedir mucho más, solo rescatarle su constante (aunque insuficiente) sacrificio de ir a buscar todas las pelotas que le llovían desde la defensa. Solo Ezequiel Medrán y Martín Bravo demuestran que solo ellos no merecen descender al Nacional B: volvieron a mostrar un buen nivel y una saludable rebeldía ante la alarmante apatía de sus compañeros.

Sobre el final, tomó forma la pesadilla que venía presagiando toda la concurrencia. En un córner desafortunadamente provocado por Medrán, Castaño se encontró con una pelota boyando en el área chica y la mandó a guardar para desazón del Pueblo Verdinegro. Se terminó de consumar la merecida victoria visitante.

De ahí en más, la hinchada de San Martín estalló por primera vez contra sus propios jugadores. Hubieron ruidosos cantos recriminándoles su falta de compromiso con la camiseta, hubieron desubicados que se treparon peligrosamente al alto alambrado que los separaba del arco defendido por Medrán. Si bien por el ánimo de los jugadores la suerte de San Martín está echada desde que cayó increíblemente ante Lanús, la permanencia del club sanjuanino depende de un milagro.

Pero tampoco es la vida y la muerte. Es tan solo una circunstancia del juego y esta dolorosa realidad del Verdinegro solo hay que ponerla en su lugar y no trasladarla a otros ámbitos que no vale la pena. Por eso es que no se justifica la ira de una parcialidad, que hubieran disturbios y corridas al final del partido... hay que tener dignidad para saber asumir y digerir una derrota o, en este caso, el virtual descenso de categoría.


Miadosqui: ¿Por qué no te callas?

Ególatra, verborrágico, vedette, sanguíneo, desequilibrado, pueden ser algunos de los calificativos que pueden hablar del modo de Jorge Miadosqui al frente del Club Atlético San Martín.

Si algo faltaba al caldeado clima que se vivió en el barrio capitalino de Concepción, fueron las declaraciones del Presidente de San Martín, Jorge Miadosqui. En lugar de llamar a la cordura, en lugar de calmar las aguas, el mandamás del Verdinegro se hizo presente ante los periodistas para comunicar su "renuncia" a la Presidencia de San Martín porque no toleró haber sido insultado por algunos hinchas presentes en el "Hilario Sánchez".

Tal vez por su propia impulsividad a la que ya nos tiene acostumbrados, Miadosqui protagonizó un nuevo berrinche adolescente optando por victimizarse y sumar más tensión a este difícil momento que atraviesa la centenaria institución sanjuanina. Claro que no sin antes reivindicar su gestión al frente de San Martín, club al que dijo haber puesto "de pie", de tener "800 chicos en las inferiores", aunque a la hora de llegar a Primera durante muchos años optaron por traer jugadores foráneos de medio pelo antes de apostar por esos chicos.

Una de sus insólitas declaraciones fue al referirse a su encuentro personal post partido con el árbitro (de correcta actuación) cuando él mismo relató ante los micrófonos "Fui al vestuario del árbitro Laverni para despedirme de él. Porque no seré dirigente nunca más del fútbol argentino. Me voy con el fracaso del descenso".

Su estupidez alcanzó su cénit cuando dijo "quisiera saber donde están todos los funcionarios que se acercaron a San Martín cuando ascendió. Hoy estoy como me ven ahora, solo. Porque el fracaso es sólo mío. Pretendí dejar al club en Primera y no lo conseguí", en tácita alusión al Gobierno de la Provincia de San Juan, el mismo que le viene aportando abultados subsidios desde antes de ascender al Nacional B cuando Jorge Escobar (confeso hincha fanático del Verdinegro) era gobernador... Debería haber tenido un poco de memoria y dar las gracias a las gestiones del Ejecutivo Provincial que fue fundamental para remodelar el Estadio del club...

En fin, personalmente, espero que, de seguir con estos comportamientos, Jorge Miadosqui cumpla su promesa y no vuelva más...

video video

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina