sábado, 17 de mayo de 2008

Sur, paredón y después

San Martín sufrió anoche una durísima derrota 1-5 contra Banfield en calidad de visitante que lo hunde más y más en el fondo de la tabla de los promedios.

El equipo del sur del conurbano bonaerense (que utiliza los mismos colores de Sportivo Desamparados) ha exhibido una gran irregularidad a lo largo de la temporada 07-08 aunque, aún así, está ahora en una posición expectante para luchar para acceder a la Copa Sudamericana que se disputará en el segundo semestre de este año.

San Martín no demostró en ningún momento estar apto para dar pelea en este encuentro y sacar un resultado positivo. Salvo Martín Bravo y Ezequiel Medrán, el resto del equipo no tuvo las respuestas anímicas necesarias para afrontar la delicada situación que atraviesa San Martín.

Antes de que se cumplieran los primeros veinte minutos del primer tiempo, los locales se pusieron en ventaja casi sin despeinarse con goles de Darío Cvitanich y José Devaca. Para colmo de males, a los 31 minutos, Félix Décima cometió la irresponsabilidad (tal vez producto de la impotencia) de hacerse expulsar tontamete por un golpe al delantero Cvitanich. Con solo media hora de juego, el partido se terminó: restaba saber cuantos goles podía llegar a convertir Banfield.

Ezequiel Medrán confirmó su buen momento evitando una goleada aún mayor con oportunas intervenciones ante la pasividad de la defensa verdinegra. No es frecuente que un arquero que sufra cinco coles en su propia valla haya hecho una buena faena. Adelante, Martín Bravo las peleaba todas en soledad: Pedro Galván otra vez navegó en la intrascendencia y la valentía de Luis Tonelotto para buscarlas todas chocaba con su propia torpeza. Por momentos, fue conmovedor lo de Bravo quien, a pesar de la hibidrez del juego de sus compañeros, se las arreglaba para complicar siempre a la defensa rival.

Para el segundo tiempo, Banfield salió decidido a cerrar el partido para lo que encontró escasa resistencia en los sanjuaninos. Tan solo veinte minutos le bastaron para ponerse 5-0 con las anotaciones de Jerónimo Barrales, a los 4; Jairo Patiño, a los 13, y Cvitanich, a los 19. Y no fueron más goles por la buenas atajadas de Medrán.

Para el final, solo quedó para rescatar el penal que se inventó Tonelotto y que el árbitro compró. El centroatacante verdinegro quiso hacerse cargo de su ejecución privando a Martín Bravo de seguir sumando goles para volver a ser el pichichi del Clausura 08.

San Martín tiene todavía esperanzas matemáticas para eludir el descenso directo al Nacional B. Lo preocupante del caso es que ayer volvió a jugar como si ya su suerte estuviera echada...

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina