viernes, 9 de mayo de 2008

San Lorenzo Heroico

Como hincha del Glorioso Ciclón, quiero hablar de la heroica actuación que San Lorenzo de Almagro tuvo anoche ante River Plate en el Monumental la que, gracias al épico 2-2 con dos hombres menos en el campo de juego, le valió el pase a cuartos de final de la Copa Libertadores de América.

Fue un partido de alto voltaje, jugado intensamente, con ánimos caldeados en los jugadores de uno y de otro lado, (irreprochables) expulsiones por juego brusco y una conmovedora reacción del equipo dirigido por Ramón Ángel Díaz que amedrentó a los de Núñez. Resulta difícil hacer un análisis de un partido tan vibrante cuando se escribe desde la pasión azulgrana que siento.

Al inicio del cotejo, River Plate mostró una gran decisión para ir a buscar al partido debido a la derrota sufrida 1-2 en el Nuevo Gasómetro en el primer partido válido por esta llave de los octavos de final. A eso se le sumó la pálida imagen que dejó el equipo el pasado domingo cuando cayó derrotado 0-1 por su archirrival Boca Juniors.

El partido fue un constante ida y vuelta, con una leve superioridad para los de la banda roja en la primera etapa en la que pudieron ponerse en ventaja con un gol fortuito convertido por Abelairas. Sobre el final de los primeros 45 minutos, Riveros, volante azulgrana su fue merecidamente expulsado por doble amarilla debido a su juego brusco.

A poco de comenzar el segundo capítulo, se dio otra jugada clave: Botinelli, irresponsablemente, le asestó un codazo a Falcao García, el delantero colombiano rivense, implicando su expulsión y la sanción del penal que Sebastián Abreu cambió por gol decretando el 2-0 para los locales. La hinchada riverplatense ya festejaba a cuenta no solo en el Monumental, sino también a lo largo y a lo ancho del país.

A partir de ahí, San Lorenzo sacó a relucir un gran temple para sobreponerse a la gran adversidad de estar jugando con dos jugadores menos y con el marcador 0-2 que lo complicaba. Los de Boedo se llevaron por delante a River, arrinconándolo contra su propio arco.

Con más coraje que fútbol y alentado por su fervorosa y siempre fiel hinchada, San Lorenzo logró el increíble empate con dos goles del gran Gonzalo Bergessio que lo clasificaba a la siguiente fase. También quedaron desnudas las pocas respuestas anímicas de River, equipo que no supo reaccionar para revertir la situación, se desordenó en todas sus líneas (hasta su gran arquero mostró desorientación) y sentó otro precedente más que justifica su célebre apodo de "gallinas".

El partido fue una dulce venganza de parte de Ramón Díaz para con la actual dirigencia de River Plate, encabezada por el inepto José María Aguilar, la misma que despreció al entrenador riojano en más de una oportunidad.

En fin, al margen de cual sea la suerte final de San Lorenzo en esta edición de la (cada vez más comercializada) Copa Libertadores, el partido de ayer será recordado por siempre por todos los que amamos a San Lorenzo y también por los simpatizantes rivenses.

1 comentario:

DeBiotch dijo...

San Lorenzo erótico.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina