viernes, 2 de mayo de 2008

Preocupante desabastecimiento de combustibles

Hacen varias semanas que la escasez de combustibles se viene sintiendo en toda la Argentina, sobre todo el gasoil que es imprescindible para el transporte público y el agro. Hubieron momentos, como en estos días, en que no se consigue gasoil y nafta súper, en otros días las cantidades vendidas por cliente han sido limitadas. Yendo un poco más atrás en el tiempo, recuerdo algunos días del invierno del año pasado en que el GNC quedó restringido al máximo.

Es preciso resaltar que la escasez ha sido mucho más sensible en el Interior del país, en Buenos Aires es noticia solo cuando vienen los tiempos de vacaciones o en los fines de semana largos. Desde hacen varios días, en la Ciudad de San Juan no se consigue gasoil. La escasez también se sufre en la Ciudad de Buenos Aires y alrededores. Según consigna el Diario Perfil en su edición electrónica, el presidente de la Federación de Expendedores de Combustible y Afines de la Provincia de Buenos Aires (FECOBA), Luis Malchiodi, aseguró hoy que "nunca sucedió un desabastecimiento semejante" de naftas y gasoil como el que las estaciones de servicio vienen denunciando desde hace días, y reclamó la intervención del secretario de Energía, Daniel Cameron, expresando que "la autoridad interviniente, que debería ser el secretario de Energía, todavía no dio señales de empezar algún procedimiento que permita que esto se solucione"

Hay diversos factores que confluyen en este escenario. Producto de la gran liquidez que hay en la Argentina, el parque automotor ha crecido notablemente, sumado al aumento de las ventas de motocicletas 0 km que provoca que cada vez se demande una mayor cantidad de combustible. Por otro lado, el notable alza en el precio internacional del petróleo hace que todos sus derivados se vayan encareciendo. Pero en el mercado interno, las petroleras son "obligadas" a vender a un precio inferior al que se establece afuera de los límites territoriales de nuestro país; lo que hace que los empresarios no estén dispuestos a ver reducidos sus márgenes de ganancias.

Liberar el precio de los combustibles es una alternativa: inevitablemente, subirían notablemente. Seguramente es la que mejor le vendría a las petroleras, aunque no muy bien le caería a los consumidores, en especial los que trabajan en el transporte y en el sector agropecuario. Tal vez una alternativa viable sería fijar cuotas de exportación o un fuerte aumento en las retenciones a las exportaciones a las empresas petroleras de manera tal que éstas se verían virtualmente obligadas a abastecer al mercado interno.

El Gobierno Nacional ha mostrado una total incapacidad para garantizar el suministro de combustibles. No es de extrañarse que quienes están obligados a dar respuestas, miran para otro lado o directamente endilgan responsabilidad a los sectores opositores. Seguramente, mientras muchos sufrimos todos estos males, el matrimonio Kirchner estará pasando unos días hermosos de relax en El Calafate...

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina