jueves, 8 de mayo de 2008

Las penas son de nosotros pero las vaquitas son ajenas

Las regalías que el Estado Provincial cobrará por las explotaciones mineras que se están desarrollando en territorio sanjuanino es un tema que ha despertado polémicas en cuanto a los porcentajes y sobre la base sobre las cual se aplican dichos porcentajes.

El año pasado se planteó en la Legislatura Provincial un arduo y necesario debate acerca si las regalías minera que se cobran por las explotaciones auríferas deberían hacerse en función sobre todo el oro que hay en la roca y que se coloca en el valle de lixiviación, y no sobre el valor del lingote vendido, como se hace actualmente. De haberse optado por la primera opción, hubiera representado unos cuantos millones más a favor de San Juan. Al respecto, según consignó http://www.diariosanjuan.net/, Ricardo Basualdo, miembro del directorio del Instituto Provincial de Exploraciones y Explotaciones Mineras (IPEEM), manifestó que "Barrick manifiesta que en la pila de lixiviación queda el 30% del mineral, ya que trabajan con una recuperación del 70%, es decir que no se recupera el 100%, ese es el problema radical. Pero Barrick debe pagar las regalías sobre el total del mineral que extrajo, si no saca todo es parte de su riesgo empresario".

El reparto del dinero recaudado es también un tema polémico. Los Departamentos en donde están ubicados los proyectos mineros reclaman una mayor participación dentro del total a repartir. El año pasado se sancionó una nueva Ley de Regalías Mineras en donde se determinó que lo que se recaude en concepto de regalías, el Estado Provincial recibirá el 70%, mientras que los departamentos mineros el 20% y Minería el 10 por ciento. Esto regirá para los emprendimientos futuros quedando excluidos Veladero, Pascua Lama, Gualcamayo y Casposo.

Por un lado, lo que actualmente se cobra en la Argentina en concepto de regalías es ínfimo en relación a las ganancias que obtienen las empresas mineras y en relación a lo que en otros países se cobra. Es innegable la abismal diferencia entre la ganancia obtenida por la minera y lo que tributará a los Estados Nacional y Provincial. Para San Juan, el cobro de las regalías representa una oportuniad histórica para poder invertir en infraestructura que esté al servicio del desarrollo de la Provincia. Ojalá nuestros dirigentes estén a la altura de las circunstancias.

También entra en juego un sentimiento nacionalismo mal entendido al rechazar de cuajo toda inversión de capitales extranjeros que obtenga sus réditos dentro de nuestro país. Esto hace que hayan voces que se alzan en contra de cualquier forma de capitalismo ignorando que actualmente no existe en la Argentina empresa alguna que disponga de capital suficiente para invertir en proyectos mineros de gran envergadura.

Según afirma Marcelo Scanu, Secretario de Cultura de UPCN , Barrick S.A. sacará 8000 millones de dólares en oro pagando sólo 56 millones en regalías. Si a esto le restamos todos los beneficios impositivos (no pagan ciertos impuestos, reintegro del IVA, etcétera y muchos etcéteras más), estamos subsidiando a esta empresa con el erario público.

Los sueldos que se pagan en la Mina Veladero no son altos si se tiene en cuenta los amplios márgenes de ganancias de las empresas mineras. Si bien quienes trabajan en Veladero cuentan con una serie de comodidades como habitaciones comfortables y calefaccionadas, televisión satelital, gimnasios, salas de juegos. Los trabajadores que prestan sus servicios en el campamento de Veladero trabajan todo el año en un clima hostil, no tienen permitido organizarse en sindicatos. A pesar de contar con servicios de Internet, sus cuentas de correo electrónico son severamente controladas ya que no se les permite enviar información de la empresa de ningún tipo. Dentro del Campamento de Veladero, no está permitido realizar filmaciones ni grabaciones.

Con este post no quiero sumarme a las hordas (adolescentes) "anti Barrick". No me va. Que una empresa quiera invertir su dinero y obtener el máximo rédito posible me parece entendible (naunque no siempre los fines justifican los medios). No hay que quejarse tanto de las empresas transnacionales, sino más bien de la desidia de nuestros gobernantes que no siempre defienden los intereses del pueblo. Y el pueblo es también responsable con su maldita indiferencia.


(fuente: www.diariosanjuan.net)

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina