martes, 6 de mayo de 2008

La impune avaricia del sector financiero de la Argentina

Entidades financieras argentinas están haciendo grandes negocios en Argentina prestando dinero a particulares, a los que inmoralmente les cobran intereses altísimos que promedian el 55% anual ante la vista gorda del Estado argentino.

Además de las tasas nominales que anuncian los bancos, el tomador de préstamos debe pagar los "gastos administrativos" más el IVA. El negocio aparece redondo y es por eso que los bancos llegan hasta llamar por teléfono ofreciendo préstamos de dinero en efectivo con rápida entrega y varias cuotas para pagarlos en cuotas fijas en pesos. En las calles de varias ciudades aparecen afiches callejeros con rostros de personas felices anunciando las bondades de acceder a una determinada cantidad de dinero.

Los altos intereses superan ampliamente a la inflación anual, lo que representa un gran negocio para los dueños de los grandes bancos y entidades financieras que operan en la Argentina. Ofrecen préstamos con cuotas en pesos debido a que el dólar está con un valor bajo en todo el mundo, por lo que no es ventajoso atar la financiación a la cotización de la divisa estadounidense. Con hábiles estrategias de comercialización y reglas de juego no siempre claras, los bancos logran detectar y fomentar el consumismo de los demandantes de préstamos.

Tal es el boom de vender préstamos que se multiplican las casas prestamistas que funcionan como una suerte de "kiosquitos" financieros. No son pocas las tarjetas de crédito también se prendieron en el negocio ofreciendo dinero. El hipermercado Wal Mart picó en punta en su sector al ser el primero en su tipo en ofrecer pequeños créditos de hasta $ 10.000 .

Por otro lado, es sabido que para el sector productivo, los créditos ofrecidos por el sector financiero son escasos y caros. Según un análisis del Instituto Argentino para Desarrollo de las Economías Regionales (IADER) (http://www.iader.org.ar/) publicado en http://www.elcronista.com/, además de ser caros, acceder a préstamos denuncian una realidad muy dispar de una región a otra dentro de nuestro país. Así, las condiciones de financiamiento suelen ser más ventajosas en lugares como Capital Federal, Gran Buenos Aires, y las provincias de Córdoba, Neuquén, Santa Fe, Mendoza, La Pampa y Entre Ríos. En cambio presenta las mayores tasas en Catamarca, Jujuy, La Rioja, Formosa o Santiago del Estero.

Captar el dinero de los ahorristas es otra de las funciones del sistema financiero que los bancos están explotando hasta el extremo. Se ofrecen tasas de plazo fijo bajísimas para los ahorristas que son inferiores a la inflación anual lo que implica, en definitiva, una pérdida del poder adquisitivo del dinero que el ahorrista confía a los bancos. En la televisión se ven avisos de todo tipo, hasta esa estúpida publicidad de plazo fijo en donde un personaje ensaya extraños pasos de baile para festejar que poniendo su plata en plazo fijo gana más "sin hacer nada".

Hoy en día, con la política económica del Gobierno de Cristina Kirchner, se desalienta la inversión. El rumbo económico no es claro y depende, más que nada, de la irancudia de Néstor Kirchner. Los señores financistas están de fiesta lucrando con préstamos "sin hacer nada" y no hay quien defienda a los consumidores.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina