jueves, 22 de mayo de 2008

Carlos Tévez, el futbolista del pueblo, hace historia a pura valentía

Carlos Alberto Tévez es, sin dudas, uno de los mejores futbolistas de la historia del fútbol argentino. Si bien está identificado con Boca Juniors, club del que él es hincha, muchos de los que no somos simpatizantes del club de la Ribera lo admiramos por su aguerrido modo de jugar.

Carlitos se ha convertido en el primer jugador argentino (y el segundo, después del brasileño Cafú) en ser campeón de la Copa Libertadores de América y ahora Campeón en la Champions League que organiza anualmente la Unión Europea de Fútbol. hay que recalcar que Tévez fue titular en ambas finales y pieza fundamental de sus dos clubes con los que las disputó: Boca Juniors y el Manchester United.

Su juego es gravitante más que nada por su bravura que hacen que Carlitos sea un jugador de los que siempre van al frente, que pone su gran técnica al servicio de sus compañeros, de los nunca se esconden y que contagian su temple ganador esté en la cancha que esté, con la camiseta que le toque jugar.

Personalmente, me conmueve su constante entrega en favor de su equipo dentro del campo de juego. Lo demostró cuando apareció en el fútbol argentino integrando el primer equipo de Boca Juniors (aunque parte de sus inferiores las hizo en All Boys, equipo de la tercera división del fútbol argentino), en donde pudo ser campeón y protagonista cuando los xeniezes salieron campeones de la Copa Libertadores en el 2003, en el Torneo Apertura y la Copa Intercontinental del mismo año, como así también la Copa Sudamericana del 2004.

Después pasó al popular Corinthians de Brasil, en donde a fuerza de goles y empeño, rápidamente se convirtió en ídolo de su inmensa hinchada y referente del plantel. Lideró a este equipo hacia la obtención del Campeonato Brasileño del año 2005, en donde estuvo entre los goleadores de ese torneo y se consagró como el mejor jugador de Brasil, siendo el primer extranjero en toda la historia del fútbol brasileño en lograr esta distinción.

En los años 2004 y 2005 la prensa especializada de ´varios países lo galardonó con el premio al mejor futbolista de América.

Al año emigró al modesto West Ham de la liga inglesa de fútbol en donde, pese a luchar por evitar el descenso, se ganó el respeto y la admiración de la afición británica. Su aporte goleador fue decisivo para que West Ham evite el descenso.

En la siguiente temporada, el poderoso Manchester se fijó en él y lo sumó a su plantel plagado de estrellas. Y ahí fue el oriundo de Ciudadela, Provincia de Buenos Aires, quien no se achicó ante tamaño desafío y logró hacerse su lugar en la alineación titular del club inglés, a pesar de las figuras de renombre que ya integraban el primer equipo. En su primera temporada en los diablos rojos, protagonizó la obtención del campeonato local, la Premier League y el ansiado logro de ser campeones de Europa al vencer en dramática definición por penales al Chelsea.

Vistiendo la camiseta de la selección argentina de fútbol, Carlitos lideró a nuestro equipo a la obtención de la Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, el único título que faltaba en las vitrinas de la Asociación del Fútbol Argentino. Participó en el Campeonato Mundial Alemania 2006 aunque, lamentablemente, su titularidad no fue indiscutida; fue conmovedoramente destacada su actuación en el partido contra Alemania en cuartos de final, partido en que nuestra selección fue eliminada en definición por penales.

Carlitos tiene actualmente 24 años, y ya ha ganado diez títulos en su carrera profesional, le queda mucho tiempo por delante para seguir escribiendo su leyenda. ojalá pueda coronar su gran carrera con la obtención de un campeonato mundial con la selección argentina: Sudáfrica 2010 aparece en el horizonte como nuevo desafío para este ídolo del fútbol mundial.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina